Los tiburones escasean y son más pequeños cerca de ciudades
Los tiburones escasean y son más pequeños cerca de ciudades - ZSL

Los tiburones escasean y son más pequeños cerca de ciudades

Los grandes depredadores marinos, generalmente, no pueden prosperar en la proximidad de localidades con más de 10.000 habitantes y sus flotas pesqueras asociadas

Servimedia
Actualizado:

Las poblaciones de tiburones son más raras en hábitats más próximos a grandes núcleos humanos (de, al menos, 10.000 habitantes) y flotas pesqueras. Y el cuerpo de estos animales y otros depredadores marinos disminuye drásticamente en estas áreas, donde pueden ser capturados por su carne y aletas. Esta es la conclusión principal de un estudio dirigido por Sociedad Zoológica de Londres ( ZSL, por sus siglas en inglés) y publicado en la revisa PLOS Biology.

El trabajo muestra que el tamaño corporal medio y la cantidad de tiburones y otros depredadores marinos, vitales para mantener ecosistemas oceánicos saludables, se reducen significativamente en la proximidad de localidades con más de 10.000 habitantes y flotas pesqueras asociadas.

La distancia mínima de la vinculación de personas y pesca con las poblaciones de depredadores marinos no tuvo un efecto medible a partir de 1.250 kilómetros, lo que va mucho más allá de lo sugerido en estudios anteriores y probablemente se deba al aumento de los recorridos que ahora pueden hacer los barcos pesqueros, por lo que los investigadores solo observaron tiburones en un 12% de los lugares analizados.

Además, los científicos también encontraron que la temperatura de la superficie del mar tenía una fuerte influencia en el tamaño corporal promedio de los depredadores marinos, hasta el punto de que este disminuía cuando el agua estaba a más de 28 grados. Esto es coherente con los patrones biogeográficos normales, puesto que se sabe que especies más pequeñas viven en aguas tropicales, lo que podría convertirse en un problema a medida que las temperaturas globales continúen aumentando.

«La actividad humana es ahora la mayor influencia en la distribución de los tiburones y supera a todos los demás factores ecológicos. Solo un 13% de los océanos del mundo puede considerarse "salvaje", pero los tiburones y otros depredadores son mucho más comunes y significativamente más grandes a distancias superiores a 1.250 kilómetros de las personas. Esto sugiere que los grandes depredadores marinos generalmente no pueden prosperar cerca de las personas y es otro claro ejemplo del impacto de la sobreexplotación humana en nuestros mares», explica Tom Letessier, del Instituto de Zoología de la ZSL y autor principal del trabajo.

Océanos Índico y Pacífico

Para recopilar los datos, el equipo de investigadores analizó imágenes de vídeo tomadas en 1.041 sitios en los océanos Índico y Pacífico, que fueron seleccionados para probar el mayor rango posible de condiciones y hábitats. Los lugares variaban en proximidad a los mercados de pescado y a las poblaciones humanas, ya que algunos estaban cerca de las ciudades y otros a una distancia de hasta 1.500 kilólmetros.

Los tiburones y otros depredadores marinos que nadan libremente se estudiaron con cámaras conectadas a botes llenos de cebo. En total, los investigadores registraron 23.200 animales pertenecientes a 109 especies, entre ellos 841 tiburones de 19 especies diferentes.

«Nuestro estudio también descubrió que los hábitats de aguas de profundidades menores de 500 metros eran vitales para la diversidad de depredadores marinos. Por lo tanto, necesitamos identificar sitios que sean tanto poco profundos como remotos y priorizarlos para la conservación. Sin embargo, existen todavía numerosos puntos de acceso poco profundos en las cercanías de los mercados humanos que no están protegidos adecuadamente y esto debe cambiar. Las grandes Áreas Marinas Protegidas existentes deben cumplirse y extenderse mejor para centrarse en los últimos refugios donde estos animales extraordinarios siguen siendo abundantes», apunta Letessier.

El investigador concluye que «los grandes depredadores marinos, y los tiburones en particular, desempeñan un papel único e insustituible en el ecosistema oceánico», puesto que «controlan las poblaciones de especies de presas, mantienen a esas poblaciones saludables eliminando animales enfermos o heridos y transportan nutrientes entre hábitats poco conectados a grandes distancias».