La vida silvestre prospera en el área prohibida de Chernobyl
La vida silvestre prospera en el área prohibida de Chernobyl - ABC
UCRANIA

La vida silvestre prospera en el área prohibida de Chernóbil

Existe un grupo de aves y mamíferos que transfieren los nutrientes acuáticos hacia el paisaje terrestre

Chernobyl: seis falsos mitos sobre la radiación de uno de los grandes desastres nucleares del mundo

Actualizado:

La vida silvestre está proliferando en abundancia en el área prohibida por el accidente nuclear de Chernóbil (Ucrania) de 1986, según un nuevo estudio con cámaras que empleó vísceras de pescado como cebo.

Investigadores de la Universidad de Georgia avistaron diez especies de mamíferos y cinco de aves durante su estudio de captura fotográfica, que se dilató durante un mes.

«Estos animales fueron fotografiados mientras recogían los cadáveres de peces ubicados en las orillas de los ríos y canales en el CEZ (la Zona de Exclusión)», explica James Beasley, profesor de Ecología y autor del estudio. «Habíamos visto evidencias de una diversidad de vida silvestre en el CEZ a través de nuestra investigación anterior, pero esta es la primera vez que hemos observado águilas de cola blanca, visones americanos y nutrias de río gracias a nuestras cámaras», continúa el experto.

Beasley se refiere a un estudio de 2015 que proporcionó la primera constatación de que la vida silvestre, incluidos los lobos, existe en abundancia en esta zona ecológica de aproximadamente 1.500 kilómetros cuadrados y que los humanos abandonaron después del accidente nuclear de 1986.

Los nuevos resultados, publicados en la revista Food Webs, muestran que los recursos de nutrientes acuáticos pueden fluir a paisajes terrestres y estar disponibles para la vida silvestre terrestre y semi-acuática, como la nutria y el visón.

El investigador principal, Peter Schlichting, de la Universidad Estatal de Arizona, manifestó que los estudios anteriores informaron que la actividad de captación de desechos puede conectar varias redes alimenticias, pero los científicos no entienden completamente cómo ocurre esto.

En el estudio actual, se colocaron vísceras de peces al borde de las aguas abiertas en el río Pripyat y en canales de irrigación cercanos, imitando la actividad natural que se produce cuando las corrientes transportan peces muertos a la costa, según Schlichting.

Los resultados muestran que el 98% de los cadáveres de peces fueron consumidos en una semana por una multitud de carroñeros.

«Esta es una alta tasa de recolección, y dado que todas nuestras fueron consumidas por especies terrestres o semi-acuáticas, verifica que el movimiento de los recursos nutricionales entre los ecosistemas acuáticos y terrestres ocurre con más frecuencia de lo que se reconoce a menudo», puntualiza Beasley. «Tendemos a pensar que los peces y otros animales acuáticos permanecen en el ecosistema acuático. Esta investigación confirma que si una proporción razonable de peces muertos llegan a la orilla, hay un grupo completo de especies terrestres y semi-acuáticas que transfieren esos nutrientes acuáticos para el paisaje terrestre», matiza el experto.

El equipo comparó la actividad del carroñero en el río con la actividad del carroñero en los canales, evaluando los parámetros que incluyen el porcentaje de cadáveres consumidos y la rapidez con la que se consumieron; el número de especies que aparecieron; y con qué frecuencia se detectó cada especie.

«Muchas áreas agrícolas anteriores dentro del CEZ fueron irrigadas mediante el uso de estos pequeños canales. La mayoría de ellos todavía tienen agua, pero están cubiertos de vegetación que proporciona cobertura para la vida silvestre, por lo que son utilizados por una amplia gama de especies», detalla Beasley.

El equipo descubrió que la eficiencia del carroñero era mayor en el río dada la cobertura limitada de la orilla, la cual aumentaba la visibilidad de los peces. Pero, la mayor abundancia de estos se halla en los canales.