El aumento del estrés térmico podría llevar a una pérdida de productividad
El aumento del estrés térmico podría llevar a una pérdida de productividad - ABC
EL SECTOR AGRÍCOLA, EL MÁS PERJUDICADO

Así influye el aumento del estrés térmico en la reducción de la productividad en todo el mundo

El calentamiento global producirá la pérdida de 80 millones de puestos de trabajo a tiempo completo para el año 2030, según la Organización Internacional del Trabajo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se prevé que el aumento del estrés térmico provocado por el calentamiento global traiga consigo pérdidas de productividad en todo el mundo equivalentes a 80 millones de puestos de trabajo a tiempo completo para el año 2030.

Con arreglo a esas proyecciones, basadas en un aumento de la temperatura mundial de 1,5°C para finales del presente siglo, se estima que dentro de una década se perderán el 2,2% de las horas de trabajo en todo el mundo. Ello conllevará pérdidas económicas a escala mundial de 2,4 billones de dólares.

En el informe, los autores inciden en que dicha estimación es «conservadora», al haberse tenido en cuenta que «el incremento promedio de la temperatura a escala mundial no rebasará 1,5°C».

El estrés térmico guarda relación con el aumento de calor que puede soportar el cuerpo humano sin padecer degradación fisiológica. Por lo general, esta se produce a temperaturas superiores a 35°C en condiciones de elevada humedad. El exceso de calor en el ámbito laboral constituye un riesgo al restringir las funciones y aptitudes físicas de los trabajadores y su capacidad. En casos extremos puede provocar insolaciones, que podrían llegar a ser mortales, advierte la OIT.

Se prevé que el sector más afectado a nivel mundial sea el agrícola: las predicciones le atribuyen el 60% de las horas de trabajo perdidas en todo el mundo como consecuencia del estrés térmico. Dicho sector cuenta con 940 millones de trabajadores en todo el mundo.

La construcción también se verá gravemente perjudicado: el 19% de las pérdidas de horas de trabajo. Otros sectores particularmente en peligro son los de «bienes y servicios medioambientales, recogida de basura, emergencias, trabajos de reparación, transporte, turismo y deportes, así como determinadas formas de trabajo industrial», detalla el organismo internacional.

Los efectos tendrán lugar de forma desigual a nivel mundial. Aunque se estima que Asia meridional y África occidental serán las regiones en las que más horas de trabajo se perderán.