Así contribuye la segunda ballena más grande del mundo a frenar la acumulación de CO2 en el mar
Así contribuye la segunda ballena más grande del mundo a frenar la acumulación de CO2 en el mar - UEX

Así contribuye la segunda ballena más grande del mundo a frenar la acumulación de CO2 en el mar

El cambio climático ha posibilitado que los rorcuales encuentren importantes zonas de alimentación en el litoral catalán, propiciando el aumento de su población

Actualizado:

Desde 2011, la asociación conservacionista EDMAKTUB monitoriza las poblaciones de rorcual común (Balaenoptera physalus) en la costa del Garraf (Gerona) y el resto de litoral catalán para analizar las condiciones que favorecen la presencia de esta ballena, la segunda en tamaño tras la ballena azul. Según sus resultados, el número de ejemplares habría ido en aumento durante los últimos años.

De hecho, según recoge la memoria anual de avistamientos que realiza la asociación, en 2017 se han observado más de 300 rorcuales. El equipo científico registró 102 animales y desde la red de pescadores y navegantes que colaboran con el proyecto Rorcual se avisaron de 155 observaciones, con más de 200 ballenas contabilizadas.

Tal incremento se debe, sobre todo, apuntan los expertos, a que los rorcuales han encontrado zonas importantes de alimentación en el litoral catalán. «El aumento de la temperatura y la radiación está aumentando los niveles de clorofila en los mares. Esto, unido a los aportes de nutrientes de los ríos y los fosfatos de la agricultura, está favoreciendo el incremento del fitoplancton y, por ende, del zooplancton (krill y crustáceos marinos), que es de lo que, principalmente, se alimenta este cetáceo», ha detallado Daniel Patón, del área de Biología Vegetal, Ecología y Ciencias de la Tierra de la Universidad de Extremadura.

La población de ballenas, «que son los grandes sumideros de carbono de los mares», está contribuyendo a revertir los perjuicios del calentamiento global, asegura el profesor.