Las carreteras también son espacios que deben protegerse de la invasión de la basuraleza
Las carreteras también son espacios que deben protegerse de la invasión de la basuraleza - SEO/BIRDLIFE | ECOEMBES
PROYECTO LIBERA

Las carreteras también son espacios que deben protegerse de la invasión de la basuraleza

Una campaña trata de sensibilizar a conductores y peatones de que arrojar residuos a rutas y caminos «nunca lleva a un buen lugar»

Natural
Actualizado:

Las cunetas son espacios donde se produce una gran concentración de residuos. Y tal acumulación puede incrementar, por ejemplo, el riesgo de que se produzcan incendios o accidentes de tráfico.

El proyecto Libera, creado por las organizaciones medioambientales SEO/BirdLife y Ecoembes, ha lanzado este verano la campaña «Tirar basuraleza en la carretera nunca lleva a un buen lugar» con el objetivo de sensibilizar a la población sobre el impacto negativo que los residuos mal gestionados originan en el medio natural. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Dirección General de Tráfico.

«Atascamontes», «Vallemarchito» o «Colillas de la Vega» son algunos de los nombres elegidos por el proyecto Libera para ejemplificar en qué se convertirían los municipios españoles si no se frena el abandono de residuos en las cunetas y las carreteras.

Según los datos que manejan los responsables de Libera, los conductores y los peatones son los principales responsables, en un 53% y en un 23%, respectivamente, de que determinados residuos terminen en las cunetas y las carreteras. La pérdida de las cargas de los camiones, los coches y las camionetas, así como del aceite de motor, o los elementos que se desprenden de los propios vehículos representan otras fuentes.

La presencia en las carreteras y en las cunetas de colillas mal apagadas o de restos de cristales que acumulan luz en un punto y provocan el llamado «efecto lupa» pueden provocar incendios. Asimismo, la acumulación de basura en las rutas de circulación y zanjas aledañas impide el correcto funcionamiento de las vías de encauzamiento del agua, agravando los efectos de una posible inundación. Además, la presencia de residuos también pone en peligro a conductores y transeúntes, al obligarlos a sortearlos.

«Otro impacto de graves consecuencias producido por la basuraleza en las cunetas es la contaminación por vertido de sustancias tóxicas ya que, aunque la presencia de estos residuos no sea elevada, restos como frigoríficos, termómetros, latas de pintura o baterías de coche tienen un alto impacto en el entorno», subrayan desde Libera.

«Tenemos que acabar con la despreocupación en torno a arrojar un residuo a una cuneta. Las carreteras son espacios que también deben protegerse de la invasión de la basuraleza», insiste Sara Güemes, coordinadora del proyecto en Ecoembes. «La gran diversidad de paisajes que vemos en nuestros trayectos por carretera debería ser un recordatorio de la gran riqueza natural que tenemos en nuestro país y de la responsabilidad que tenemos de mantenerla en buen estado para las generaciones futuras», añade Miguel Muñoz, de SEO/BirdLife.