Una joven reciclando vidrio
Una joven reciclando vidrio - ECOVIDRIO
TRIBUNA

«Desaprender insostenibilidad» para un futuro cercano

José Manuel Núñez- Lagos, director general de Ecovidrio

Actualizado:

En el Día Internacional del Reciclaje, celebramos que no son pocas las señales motivadoras que se están produciendo a nuestro alrededor en materia medioambiental. Es el caso del imparable movimiento de los jóvenes de «Fridays For Future», capitaneados por Greta Thunberg, que toman las calles para exigir medidas contra el cambio climático o los dirigentes de más de 180 países reconociendo en la pasada Asamblea General de la ONU para el Medio Ambiente la necesidad urgente de frenar el deterioro de los entornos naturales.

¿Es esto suficiente? O nos decidimos a asumir el desarrollo sostenible como el nuevo paradigma o estaremos perpetuando un modelo que no responde a las demandas ambientales más urgentes. O caminamos hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 o no resolveremos los grandes desafíos de la humanidad para el siglo XXI.

En clave nacional, el calendario electoral va a dejar suspendidas en el aire iniciativas que pueden determinar la hoja de ruta de nuestro país en materia de medioambiente. La implementación de la Estrategia Española de Economía Circular o la Ley de Cambio Climático y Transición Energética deben generar un marco de acción ambicioso y realista para avanzar en el sentido necesario. Recordemos que España es un país especialmente vulnerable al cambio climático.

Ante este desafiante escenario, es evidente que reciclar no es la varita mágica que todo arreglará, pero sí es una pata imprescindible para la transición ecológica que necesitamos. Además, es una de las palancas más visibles para los hogares y, en definitiva, una de las que más requiere de la participación de la sociedad, de abajo a arriba. Es decir, tiene un efecto movilizador y creador de conciencia colectiva.

El reciclaje de envases de vidrio es clave para la lucha contra el cambio climático. El año pasado evitó las emisiones de CO2 equivalentes a dar 120 vueltas al mundo en avión y la extracción de 1.072.800 toneladas de materias primas vírgenes. Y todo ello en un proceso circular, gracias a un material natural y 100% reciclable.

En materia de residuos, la próxima legislatura jugará un papel clave debido a la trasposición de las nuevas Directivas de residuos, de envases y residuos de envases. En 2025 deberemos reciclar el 55% de los residuos municipales. Según los últimos datos de Eurostat (2016) reciclamos el 34%: ¿Cumpliremos los objetivos? .

La respuesta pasa por entender que, en materia de reciclaje, existen dos velocidades. Por un lado, los residuos de envases - tanto de vidrio como ligeros- que entre ambos solo suponen el 15% del total de los residuos municipales y cuentan con exitosas tasas de reciclaje por encima del 76% y, por otro, fracciones de residuos que no están siendo gestionadas y van a parar al vertedero o a contaminar los espacios naturales. Un ejemplo muy claro es el de los biorresiduos, que suponen casi el 40% del total de residuos, o el textil. Urge actuar.

Volviendo a los envases de vidrio, el año pasado se recicló un 9% más que en 2017. Este incremento, récord de la última década, se ha traducido también en el mayor salto en la tasa de reciclado en nuestro país.

Estos datos confirman que la recogida de envases de vidrio a través de un sistema de contenerización es el más efectivo para impulsar el reciclaje, que años de esfuerzo en materia de concienciación calan en la sociedad y que los ayuntamientos cada vez apuestan más por dar un paso al frente en sus planes de correcta gestión de residuos. Respecto a este último punto, pensamos que aún queda camino por recorrer para que nuestras administraciones públicas se alineen con los países con mejores tasas de Europa. Países que hace años comprendieron que es necesario asegurar que los grandes generadores y ciudadanos separen obligatoriamente sus residuos en origen, así como que cueste menos enviar estos recursos al vertedero que reciclarlo, entre otras medidas.

La visión que compartimos con empresas, administraciones y ciudadanía sobre la necesaria circularidad de los procesos económicos nos traslada la responsabilidad de encontrar procesos responsables y coherentes con la limitación física de nuestro Planeta ¿Cómo podemos avanzar hacia una eco-producción desde el origen? ¿Cómo serán nuestros patrones de consumo? Recordemos: a veces no hay que cambiar las respuestas, sino las preguntas.

Como argumenta el ecopensador James Greyson, «el cambio de sistema no es difícil de hacer, sino de ver». Y por eso no solo hay que aprender sostenibilidad, sino también «desaprender insostenibilidad».