La pintura que descontamina el aire
La pintura que descontamina el aire - AIRLITE

La pintura que descontamina el aire

Pionera e innovadora, cada metro cuadrado pintado equivale a estar plantando la misma superficie de árboles

D. Moreno
Actualizado:

Paneles de madera generados a partir de residuos agrícolas, revestimiento de suelos a partir de neumáticos, vidrio reciclado en mosaicos, tejas a partir de plástico, hormigón ecológico... el sector de la construcción apuesta por la sostenibilidad. Teniendo en cuenta que es el responsable del 40% de las emisiones de CO2 el aterrizaje de una pintura capaz de descontaminar el aire es, sin lugar a duda, un paso tan importante como decisivo.

«Pintar una superficie de 100 m2 con Airlite reduce la contaminación del aire igual que lo haría un área de 100 m2 cubierta de árboles», explica María Marín, directora de Airlite España, quien puntualiza que el desarrollo de esta pintura ha costado diez años de minuciosa investigación. «Ahora sus efectos están comprobados, hemos hecho pruebas en sitios de alta contaminación, sujetas a un ingente tráfico como son los túneles. Purifica el aire igual que lo hacen las hojas de los árboles combatiendo la polución urbana. El sector de la construcción y la rehabilitación tiene un papel importante a la hora de cuidar el planeta. Este es nuestro compromiso con el medio ambiente», sentencia Marín.

Esta ecopintura, capaz de reducir la contaminación atmosférica hasta un 88%, «puede ser utilizada en cualquier lugar donde se desee disminuir las sustancias contaminantes y nocivas del aire, tanto en los hogares como en edificios públicos, escuelas, hospitales, hoteles, fachadas, parkings, túneles... Tanto en interior como exterior porque su capacidad purificadora no pierde efectividad con el paso del tiempo», explica Marín. Esta exclusiva tecnología anti-contaminación solo necesita la energía de la luz solar para convertir edificios y paredes en un purificador de aire.

Una pintura pionera que, además, consigue reducir las emisiones de CO2, responsable del cambio climático. ¿Cómo? «Refleja la mayor parte de la radiación solar infrarroja, impidiendo el paso del calor excesivo. En verano y en climas cálidos crea ambientes más frescos de manera natural, con un ahorro de energía eléctrica de aire acondicionado que se sitúa entre un 15 y 50%, algo con lo que se consigue reducir las emisiones de efecto invernadero», explica Marín. Acaba de aterrizar en España, pero ciudades como Londres, Milán o México ya cuentan con Airlite en muchas de sus construcciones y edificios tanto públicos como privados.

Vivir en un bosque

Cuenta con la certificación de prestigiosos laboratorios y sellos de calidad. Esta ecopintura autolimpiable carece además de compuestos orgánicos volátiles, como el benceno, los solventes y los barnices, muy perjudiciales para la salud. Repele el polvo y la suciedad en el aire porque descompone las sustancias grasientas que se depositan sobre la superficie y además crea una película de protección invisible que evita que la suciedad y el polvo se fijen a las superficies. Por ello, sus creadores aseguran que está especialmente recomendada para entornos como hospitales o centros de salud, que precisan ser estériles.

«Apostamos por una economía verde, y estamos buscando soluciones para aplicarla en otros muchos productos. Sería fantástico que cada cosa que requiere de pintura pudiera convertirse en un descontaminador del aire. Vivir en edificios con pintura plástica es como hacerlo en una bolsa con ventanas. Ahora podemos vivir dentro de un bosque», sentencia María Marín.