Todos somos policías ambientales
Todos somos policías ambientales - ABC
DENUNCIAS

Todos somos policías ambientales

Ecologistas en Acción y Greenpeace piden que los ciudadanos denuncien de manera anónima delitos ambientales en Fíltrala

Actualizado:

La Administración usa la denuncia anónima en su lucha contra el fraude. La Seguridad Social y Hacienda emplean este mecanismo con éxito. Ahora la ciudadanía tiene la facultad de poder utilizar este procedimiento para que se conozcan los delitos contra el medio ambiente.

La Constitución consagra, en su artículo 45, que el medio ambiente debe gozar de protección especial: «Los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales… Para quienes violen lo dispuesto… se establecerán sanciones penales o, en su caso, administrativas». El Código Penal regula los llamados delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente. La normativa persigue conductas delictivas por emisiones y vertidos, traslado de residuos, explotación de instalaciones con actividades o sustancias peligrosas. extracciones o excavaciones, aterramientos, residuos, vibraciones, inyecciones o depósitos.

Poder ciudadano

La lentitud de la Justicia ha provocado que algunas asociaciones como Ecologistas en Acción o Greenpeace se hayan sumado a la plataforma Fíltrala para que los ciudadanos puedan denunciar delitos ambientales y sociales desde el anonimato. Ecologistas en Acción pretende incitar a los ciudadanos a denunciar más delitos contra el medio ambiente o la equidad social como la contaminación, la destrucción de la biodiversidad, el cambio climático, el agua o la pobreza energética. Cuidar el anonimato de la denuncia es fundamental, como explica Greenpeace: «Hay que proteger a las personas que defienden el medio ambiente y que no se atreven a denunciar por miedo a represalias ante el repunte de la persecución a los activistas ambientales».

Este es un procedimiento que utilizan Trabajo y Hacienda, organismos que reciben miles de denuncias anónimas en la lucha contra el fraude o las conductas dudosas. El pasado año creó un buzón abierto al ciudadano la Comisión Nacional de Mercados y de Competencia (CNMC). El Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que lo implantó en 2013, reconoce que ha habido más de 200.000 denuncias. Y la Agencia Tributaria solo en 2016 recibió 12.555 denuncias. Fíltrala, sin embargo, no tiene nada que ver con la Administración. Ha sido desarrollada por Associated Whistleblowing Press, organización no gubernamental sin ánimo de lucro, con sede en Bélgica, que se dedica a combatir la corrupción y violaciones de derechos humanos a través del periodismo de investigación y de herramientas para la transparencia, según datos de su web www.filtrala.org.

Ecologistas en Acción lanzó la campaña «En busca del lindano» a través de Fíltrala. El lindano es un insecticida considerado cancerígeno. A pesar de su prohibición, las confederaciones hidrográficas detectan su presencia en los cursos de agua de casi toda España. Por eso Ecologistas en Acción pide a aquellas personas que hayan trabajado en empresas de lindano que les hagan llegar cualquier pista sobre posibles localizaciones de vertidos incontrolados de residuos. A través de Fíltrala, Ecologistas en Acción ha recibido información sobre mala gestión de residuos de la Refinería del Campo de Gibraltar. Y así lo han denunciado Verdemar-Ecologistas en Acción. La presencia de todo tipo de residuos en el entorno del edificio de Capitanía Marítima del Pantalán de refinería en San Roque ha movilizado a la organización.

Cuidar el anonimato

Fíltrala aconseja que se sigan determinados pasos para no poner en riesgo el anonimato, como que no se facilite información nunca desde el ordenador del trabajo o que no se guarde copia del material enviado. Además, sugiere que se use el navegador TOR para que nadie sepa qué se ha depositado en el buzón.