Uno de los edificios que formará parte del hotel
Uno de los edificios que formará parte del hotel - Raúl Doblado
TURISMO

La cadena Vincci abrirá su segundo hotel en el Centro de Sevilla

Explotará el edificio de la antigua escuela de hostelería, propiedad de la Fundación Cajasol que lo recuperará como alojamiento

SevillaActualizado:

La cadena Vincci hoteles abrirá en 2020 un nuevo alojamiento en el Casco Histórico de Sevilla. Será el segundo que el grupo gestione en la capital andaluza, a escasa distancia del Vincci La Rábida, situado en la calle Castelar. El edificio en cuestión ocupará los inmuebles que albergaron en su día la antigua Escuela de Hostelería y la residencia de ancianos de la plaza Molviedro, ambos propiedad de la Fundación Cajasol, que los rehabilitará para convertirlos en un hotel de cuatro estrellas.

Con la llegada del operador se dará forma al proyecto, con capacidad para 70 habitaciones, que verá la luz a lo largo de 2020, como confirman fuentes de la cadena hotelera, que se ha hecho con el edificio mediante un concurso privado. La cadena Vincci fue la que presentó la mejor oferta económica de entre más de una decena de propuestas. Precisamente la cercanía con el otro establecimiento ha sido determinante para tomar la decisión, pues permite generar sinergias entre ambos y aumentar la capacidad.

Con ello se consolida la presencia del grupo turístico en Sevilla, donde explota desde hace quince años el alojamiento de Castelar. El objetivo es mantener el mismo concepto de «hotel con encanto» en esta nueva apertura, que permitirá recuperar varios inmuebles con catalogación histórica que dan a la plaza.

La inversión que realizará la Fundación Cajasol ronda los cuatro millones de euros para acondicionar esta esquina, que actualmente se encuentra desocupada. Los cierres de los centros formativos y el geriátrico, unido a la marcha y el fallecimiento de antiguos residentes dan una sensación de abandono al enclave, situado en pleno corazón del Casco Histórico y zona de tránsito habitual de los turistas.

Muralla a la vista

El futuro alojamiento de lujo tendrá una superficie de más de 4.500 metros, repartidos en tres alturas, que albergará las 70 habitaciones. El proyecto respetará las particularidades de cada una de las fincas que se van a integrar y los elementos, como una parte de la antigua muralla almohade que se ha hallado y que se encuentra en buen estado de conservación. El lienzo se exhibirá en el vestíbulo del hotel, cuyo acceso será por la propia plaza, a la que dará la puerta de entrada y la zona de hostelería, que se ubicará en el edificio de la antigua escuela.

Tanto el operador como el promotor están muy ilusionados con el proyecto, que todavía está a expensas de los últimos trámites administrativos. Tiene pendiente el paso por la Comisión de Patrimonio, informar a la Delegación de Turismo y el informe de calificación ambiental. Mientras tanto, se está terminando el proyecto de ejecución y se procederá a la búsqueda de la constructora que se encargará de la obra, una vez que cuente con lal licencia.

Crece la planta hotelera

Con este nuevo alojamiento, la planta hotelera de la ciudad seguirá creciendo a un ritmo que no se recordaba desde la Expo. Se espera de que aquí a cinco años la oferta sume unas 700 camas más todas en el Centro de la ciudad. El mayor revulsivo ha sido el proyecto de la cadena Hotusa en la Torre Sevilla, donde ya tiene en el mercado 159 habitaciones, con capacidad para recibir a 318 huéspedes. Otro de los grandes desarrollos hoteleros es el que avanza a gran velocidad en la antigua sede del Banco Andalucía, en la avenida de la Constitución. Se trata de un cuatro estrellas con casi 100 habitaciones que explotará la cadena AC by Marriott.

Y tras el verano se retirarán definitivamente los andamios del edificio de la Encarnación, que terminará las obras en otoño y estará a punto para la decoración de otro alojamiento de lujo, que gestionará el grupo turístico Gimeno.