Valerio Merino
Juderías en Andalucía

Viaje a la España de las Tres Culturas

Córdoba, Sevilla, Lucena y Jaén invitan a recorrer sus barrios legendarios, un entramado de callejas y rincones cuyas piedras rezuman historia

Actualizado:

Tartésica, romana, judía, medieval y árabe, Andalucía ha sido enclave fundamental de diferentes civilizaciones que la han marcado y definido con sus huellas. Calles, plazoletas y edificios cuentan la historia en primera persona de un territorio de encuentros y convivencia. Y es la coexistencia de culturas el motivo por el que aparecieron en el medievo los barrios de los judíos, una de las comunidades más prósperas de la época que gozó de una fuerte presencia en la vida política, cultural, social y religiosa.

De oeste a este, encontramos cuatro localizaciones incluidas en la Red de Juderías de España. Estas son las de Sevilla, Córdoba, Lucena y Jaén. Cuatro estandartes de la cultura sefardí que conforman un atractivo turístico para los curiosos y nos proponen un paseo por la historia.

Judería de Sevilla

Por el oeste, la primera que encontramos es la judería de Sevilla, una de las zonas de mayor atractivo turístico de su casco histórico, que es, a su vez, uno de los más extensos de Europa. Cuando el rey Fernando III reconquistó la ciudad en el año 1248, la comunidad judía comenzó a asentarse al otro lado de la muralla que cercaba la urbe.

Hoy es un lugar mágico en el que perderse por su entramado de callejuelas estrechas y plazas de ensueño. Los jardines de Murillo, el Alcázar, la Plaza de los Venerables o el Callejón del Agua son solo algunas de las localizaciones imprescindibles. Las vistas a la catedral que se encuentran en algunos puntos de Santa Cruz o la barriada de San Bartolomé son otros de los reclamos.

La judería y los besos

La Calle Reinoso, también conocida como Calle del Beso, es una de las más estrechas de Sevilla. Por la cercanía entre los balcones de una fachada y la otra, apunta el historiador Antonio Navarro Cuesta, la calle adoptó este nombre. Además, entre la Plaza de los Venerables y Doña Elvira, hay un pequeño azulejo que toma protagonismo: «Antiguo rincón del beso».

Judería de Córdoba

Córdoba ofrece historia, callejones de cal y balcones que parecen dibujados. Uno de sus lugares más emblemáticos, sin duda, es esta judería que se conformó entre los siglos X y XV y que es un paseo irremplazable en la ciudad de los patios blancos, cuyo centro histórico fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1994.

Algunos de los puntos de mayor interés son la Sinagoga, que data de 1315 y es una de las pocas que conserva su estructura original, la Iglesia de San Juan, la Capilla gótico-mudéjar de San Bartolomé, los Baños Árabes de la calle Comedias o el zoco, donde se reúnen los artesanos para vender sus mercancías. La ciudad de Córdoba es la única del mundo que posee cuatro declaraciones como Patrimonio de la Humanidad, lejos todavía de las 13 que tiene Roma.

Judería de Lucena

Lucena, o la «Perla de Sefarad», como también se le conoce, fue uno de los grandes asentamientos judíos en la Edad Media durante los siglos IX y XII, anterior, por tanto, a las juderías ya mencionadas. Muestra de ese pasado son las calles que se entrelazan alrededor de la antigua sinagoga, en la que la temperatura esquiva a la asfixia del verano.

También puede visitarse la necrópolis, que fue descubierta en el año 2006 y cuenta con 346 tumbas que se extienden a extramuros de la ciudad medieval. Lucena se encuentra a menos de una hora en coche de la capital cordobesa.

Lápidas judías

Se han descubierto numerosas lápidas judías con inscripciones en hebreo. En Lucena, al igual que en otras partes de España, se reutilizaron algunas de estas piedras como material de construcción, sin importar lo que llevasen inscrito. De ahí que se hayan encontrado en construcciones civiles patrimonio de este valor. La lápida del rabí Amicos, encontrada en 1958 en el número 2 de la calle Santiago, puede visitarse en el museo arqueológico de la ciudad.

Judería de Jaén

La última que encontramos en la Andalucía oriental es la de Jaén, donde habitó la comunidad judía hasta el S. XVIII, tiempo después de la expulsión de los hebreos andaluces. Un lugar en el que disfrutar y conocer a la España de las Tres Culturas a través de un conjunto monumental plagado de leyendas e historia. El Callejón del Gato, la Plaza del Rostro, Santa Cruz o la Fuente de Caños se reparten el corazón de esta barriada.

La antigua sinagoga es hoy la Capilla de San Andrés, en el Palacio de Villadompardo se pueden ver los baños árabes, que años atrás también fueron utilizados por judíos y cristianos, y el monasterio de Santa Clara, que ganó terreno a la judería con sus jardines, también puede visitarse. Jaén es olivo y patrimonio. Y en el año 2005 se comenzó la recuperación de esta zona al incluirse en la Red de Juderías de España: «Caminos de Sefarad».