Consejera, ¡vivan los rancios!

Ese "dios" que usted escribe con minúscula, como si fuera Apolo y no el Gran Poder, Jesús el Rico o el Cristo de Mena. Porque su habilidad ha sido infinita para quedar mal de un ...
Por 24 de enero de 2019 14:07 h.