Raúl López, prioste de la Exaltación / MANUEL GÓMEZ

Anónimos y protagonistas: Raúl López, ida y vuelta en Santa Catalina

Fue el prioste que sacó las imágenes hacia el exilio en aquel fatídico junio de 2004. Catorce años después, es el primero en llegar a casa

Por  0:10 h.

Era un joven de 23 años cuando aquel 4 de junio de 2004 le tocó abrirle camino a la comitiva del exilio que trasladaba a las imágenes calle Sol arriba por la ruina de su casa. Santa Catalina se quebraba. Nadie sabía por cuanto tiempo pero tampoco ninguno podía imaginar que aquello duraría un vía crucis de catorce años. Raúl López García (Sevilla, 1980) era por entonces prioste segundo de la Exaltación, el hombre que bajó al crucificado y a la Virgen de las Lágrimas del altar para prepararlos en las andas antes de la partida. Aquel chaval con manos de orfebre y corazón de policía fue el primero en salir por la puerta. Y, hace apenas tres meses, fue el primero en pisar de nuevo el mármol en el regreso a casa, con el mismo cargo con el que salió y el que devolvió a las imágenes a aquel altar que se quedó huérfano durante todo un calvario.

Cuenta Raúl López que, supervisando la capilla días antes de la llegada de las imágenes, encontró el perno de la argolla que sujeta al crucificado en el mismo sitio donde lo dejó catorce años antes, «lleno de polvo, en una esquinita del altar». Todo está en su sitio, aunque el paso del tiempo ha cambiado muchas cosas. Ahora, con 38 años, el prioste regresa casado con Ana María, la mujer -entonces novia- con la que iba de la mano en aquel exilio. Tienen un hijo de dos años que se llama Javier. Ese pequeño monaguillo del Jueves Santo no recordará otro templo que no sea Santa Catalina, todo lo contrario que aquellas generaciones de miembros del grupo joven que nunca pisaron el suelo de la casa donde se bautizaron, se casaron sus padres o se despidieron sus seres queridos.

El próximo 18 de abril será uno de los días más especiales para los hermanos de los Caballos. Será el estreno para todos aquellos que nunca salieron de allí y el regreso de tantos que han visto cómo a lo largo de este vía crucis la hermandad se fue apagando poco a poco. «Estar como nómadas todo este tiempo ha sido muy duro -explica Raúl-, hay cerca de un centenar de hermanos que no han podido regresar a su casa, aunque sus nombres irán en la candelería del paso de palio». Entre esos nombres estará el de Sonia Gallardo, que murió por una enfermedad en 2015 a los 31 años. «Me acordaré mucho de ella, la conocía desde que éramos niños y su madre y mi mujer son camareras de la Virgen tal y como eran antes de salir de Santa Catalina», cuenta el prioste. Tan especial será el Jueves Santo, que se espera un incremento de nazarenos porque muchos volverán a revestirse.

El prioste irá de costalero en el paso de misterio: «La cofradía saldrá como en 2004, pero la cuadrilla es casi entera distinta, la mayoría no conoce lo que es echar a tierra ese paso para salvar los dos dinteles a la salida y a la entrada, no saben cómo pesa eso cuando venimos de vuelta…». Junto con Manuel, el prioste primero, forman un grupo que ha ido creciendo y que ha hecho posible el montaje del imponente quinario que recordaba a los que se instalaban antaño. «Los diseñamos por ordenador -dice-, y las decisiones las tomamos entre todos. Estoy orgulloso de ellos porque aquí lo hemos pasado muy mal en el exilio».

Raúl López, prioste de la Exaltación y policía nacional / LUIS DE VEGA

De orfebre a policía

Raúl López García es policía nacional. Tuvo que dejar de salir de costalero en sus hermandades de Pino Montano, la Cena y la O para trabajar como escolta en Semana Santa. Le duele cómo hay veces que se enturbia el trabajo que hace el Cuerpo cuando suceden episodios como el de aquel agente que, en el traslado de ida a la Catedral en noviembre de 2016, se encaró con algunos periodistas. «La mayor parte de los que salimos de acompañamiento es porque lo pedimos, nos encanta la Semana Santa. Hay excepciones y compañeros que vienen de otros lugares que quizá no entienden la idiosincrasia de la fiesta. Me sabe mal pero comprendo su trabajo».

El prioste de los Caballos llegó a la academia de Policía por vocación, aunque su oficio siempre fue el de orfebre. Fue aprendiz con Villarreal y trabajó para otros talleres. En sus ratos libres, toma el cincel del que ha salido el puñal de salida de la Virgen o las potencias de camarín del Cristo.

Fiscal de cruz del exilio que trajo a las imágenes de vuelta, prioste, costalero, policía, orfebre… El Jueves Santo volverá a salir el sol en Santa Catalina.

Muy personal

Lugar y fecha de nacimiento
Nació en Sevilla el 7 de octubre de 1980, onomástica de la Virgen del Rosario, patrona de la feligresía de Santa Catalina.

De prioste a costalero
Ocupa el cargo de prioste segundo, el mismo que tenía cuando el exilio en 2004. Sale de costalero en el misterio y fue el diputado de cruz en la partida hace 14 años y, en 2018, del regreso.

Polifacético
Es policía nacional por vocación. Habitual escolta en los pasos de la Semana Santa, tiene un hobby, el de orfebre. De sus manos han salido piezas que lucen las imágenes de la cofradía.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla