La Macarena en la calle Jesús de las Tres Caídas / MJ LÓPEZ OLMEDO
La Macarena en la calle Jesús de las Tres Caídas / MJ LÓPEZ OLMEDO

ENTREVISTA

Cabrero: «Si la Macarena quiere ser líder, tenía que ir por la Alfalfa»

Por  0:51 h.

-¿Cómo está la Centuria?

-Estamos creciendo mucho en nivel y en contratos. Irá a más. Han venido a hablar con nosotros algunas que se fueron. La llegada de Paco Moraza ha sido brutal, sumado a la experiencia de Hidalgo. Igual que la coral suena mejor que nunca, por el empeño de sus miembros y la formación de Lilia Kiryukhina, su directora.

-¿Cree que hay que controlar el crecimiento de nazarenos?

-El crecimiento es positivo siempre porque la Virgen te está permitiendo poner en sus manos a personas para ayudarles. Si crecemos en hermanos y lo hacemos con una adecuada formación, la capacidad de ayudar irá a más. Otra cosa es dónde vas con esos hermanos. Hay muchos hermanos que no quieren salir. La hermandad crece en ritmo de unos mil hermanos netos al año. Si de los 14.600 salen un 30%, de los nuevos que se hagan serán 200 más. Por eso nos planteamos lo de ir por la Alfalfa, un itinerario donde no molestábamos a nadie y donde ayudábamos a la seguridad de la ciudad. Me decían: “Éste no gana las elecciones diciendo que qué pasaba si tirábamos por ahí”. Pues mira lo que pasó.

-¿Ha recibido muchas críticas por ello?

-Mis disgustos me costó pero, cuando terminó el recorrido, nadie me dijo que había sido un error. Lo único que recibí fueron parabienes de gente que me dijo que el camino fue más cómodo y con dos horas menos. El servicio a los nazarenos con dos puntos de asistencia para tomar alimento o usar los baños fue idóneo. Recibí alguna queja por ir por la Alfalfa en lugar de por el recorrido que hacía la hermandad desde 1624. Yo siempre respondo que, en ese año, la Madrugada no tenía los problemas de hoy ni el número de nazarenos. Y si la hermandad de la Macarena quiere ser líder de algo, tiene que tener comportamiento de líder, y eso pasa por la generosidad.

-¿Qué le parece la situación actual de la Madrugada?

-Para mí muy respetuosa porque de nuevo este año volvemos a hacer un esfuerzo todas las hermandades. Un recorrido más o menos aceptable y conforme a todas las hermandades y, las que no, tampoco era una disconformidad muy grande porque este año vuelven a hacer lo mismo en un acto generoso.

-¿Qué debe ocurrir para que se arregle definitivamente?

-No lo sé, no soy un cofrade culto ni educado en estas ciencias. Sé lo que tengo que hacer yo: mantener lo que estamos haciendo. Como tengo una confianza grande en mis compañeros de la Madrugada, sé que ellos saben cada uno lo que es lo mejor para la jornada. No tengo dudas de que, llegado el momento, lo harán.

-¿Le aburre a usted también el asunto?

-Sí. Me gustaría que me preguntaras por todo lo anterior. Estoy un poco cansado de esto y ese hecho motivó que fuéramos por la Alfalfa y entráramos a la una.

-¿Qué papel deben jugar las hermandades de la jornada para que el público vuelva a salir a la calle?

-D considerar el nivel religioso de la población, el sentimiento de fe, qué es un culto externo y dónde quedan aquellas cosas que forman parte del costumbrismo, la antropología, el turismo… ¿Y dónde están las ciencias de la seguridad? La gente tiene miedo atenuado. La noche es cansada. Los medios de prevención son necesarios pero quizá le quiten el encanto que tiene. Para promocionarlo, lo mejor es seguir haciendo lo mismo: salir a la calle a hacer protestación de fe con sus imágenes a la Catedral.

-¿Qué lectura hace de la polémica del Martes Santo?

-Tomo por norma no opinar de lo que no sé. Lo leo y lo sigo, pero tengo un gran respeto por lo que deciden los hermanos mayores del Martes Santo y por lo que decide el Consejo de Cofradías y el arzobispo. La negociación debe ser siempre amable y encontrar el concilio. No el baculazo de la Mitra. Tenéis que buscar las mejores cosas para todos, un Martes Santo amable y apacible. Pero si yo no soy capaz de arreglar la Madrugada, cómo voy a arreglar el Martes Santo. No me gustaría verme en ese pellejo.

-Como hermano mayor, ¿cree que usted tiene algo que decir si otra jornada decide cambiar el sentido de la Carrera Oficial?

-Yo creo que no, en mi caso tendría que opinar sobre el día que salgo yo. Pero el hermano mayor de la Macarena metiéndose sobre cómo tienen que ir los de otras jornadas… No es mi vocación, no me siento con autoridad para opinar y si no tengo arreglada mi casa…

-¿Hace falta una reforma de la Carrera Oficial?

-No lo sé, me he declarado una persona poco conocedora de la cofradía en la calle. No conozco el sentido global de la Semana Santa. No me siento con autorización para dar un consejo.

-¿Qué reflexión hace del momento en el que está la Semana Santa?

-Soy proclive al respeto que la estética de los pasos provocan en el desarrollo de la ética. Si no tuviéramos palios, cristos y misterios, los sagrarios no los visitaba nadie. Si no hay hermandades, no hay actividad social, cultural, ni cultual como la que existe. Me preocupa hondamente y algo tenemos que hacer las hermandades y la Iglesia para que en los periódicos vengan los estrenos y no que se encuentra predicando en la Macarena José Ramón Flecha. El periodista escribe lo que vende y para quien demanda. Y yo, como hermandad, no soy capaz de transmitirlo.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla