El hermano mayor de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero / RAÚL DOBLADO

ENTREVISTA

«Si sacamos a la Macarena en 2020, sería para visitar a enfermos y mayores»

El hermano mayor de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero, habla sobre los proyectos de la corporación

Por  0:54 h.

-Se ha cumplido un tercio de su mandato, ¿en qué momento se encuentra la hermandad?

-Desde el punto vista relacional, óptimo, porque era un empeño de la junta de gobierno. Y desde el punto de vista de los objetivos, muy satisfecho porque si uno coge los 37 compromisos que vienen en el programa, estamos en el 67%.

-La Macarena ha mejorado su imagen exterior. ¿Era un objetivo?

-No necesariamente, porque la Virgen y la hermandad por sí solas autogeneran una buena imagen. El objetivo era generar una hermandad más encaminada a sus propios fines fraterno, caritativo y social para que igualaran a la gran cofradía que es. Si seguimos entre nosotros no sabiendo trabajar juntos por un fin mayor, que es la hermandad, todavía no habremos aprendido. Todo el esfuerzo que dediquemos a eso, será poco. Mi empeño no es hacer túnicas ni mantos ni bordados. Habrá que conservar, pero mi empeño es crecer en las personas, en la bondad y en el sentido macareno de ellas. En definitiva, aumentar la dimensión espiritual.

-¿Se han cerrado las heridas de puertas hacia dentro?

-No tengo heridas ningunas, y mantengo unas relaciones cordiales, amistosas y cariñosas con todos mis antiguos compañeros de junta. Ahora no hay un día que nos les vea que no me dirija a ellos con el saludo, la sonrisa en los labios y el corazón abierto. Se lo merecen, son grandes macarenos todos.

-¿Es difícil gobernar una hermandad como ésta, con más de 14.500 hermanos?

-Es complejo, pero eso no siempre va unida a la dificultad. Para gobernar sin dificultad tienes los fines. Ser un hermano mayor próximo, cercano, abierto, coloquial y muy atento a la escucha de las demandas de los hermanos. Eso no es difícil.

-El año que viene se cumple un aniversario por el que la Virgen podría salir. ¿Está descartado completamente?

-No, no podemos pensar de esa manera. Nunca, ni en campaña, hemos manejado salir con la Virgen. Entendíamos que había un montón de actividades más que desarrollar en un 425 aniversario que, además, coincide con el centenario de la muerte de Joselito el Gallo. Yo no me planteo, ni la junta de gobierno, salir con la Virgen. Eso sí, estoy fácil y frágil a las demandas de hermanos que piensan que podríamos hacer algo. Y no se me escapa que la Virgen puede salir a centros donde es necesitada. Si yo tuviera un montón de peticiones o unas presiones fuertes, sería un necio si no presto atención.

-¿Valoraría llevar a la Virgen a zonas deprimidas como va a hacer el Gran Poder?

-Ya lo ha hecho el Gran Poder y lo va a hacer bien. Le felicito, porque creo que es donde debe estar el Señor. Más aún, me temo que el Señor anda más por esos barrios que por nuestros entornos. Porque ese es el barrio de los pobres, de los terminales, de los excluidos, de los presos… Y, si miras la historia del de la plaza de San Lorenzo, estuvo siempre con esos. Es verdad que tuvo amigos con perras como Nicodemo, Zaqueo o José de Arimatea. Pero andaba más con los otros. Por eso es para felicitarles. Si nosotros hacemos algo, iríamos en esa línea, más orientado que a barriadas, posiblemente orientados a enfermos y a mayores en residencias y en asilos o centros de acogida.

-Suena a planteamiento serio…

-Es una posibilidad que se maneja dentro de todo un programa que hay para el aniversario.

-¿Qué otras actividades se plantean para 2020? Se habló de habilitar visitas al camarín…

-Se habló en un supuesto, dije que en lugar de sacar a la Virgen, por qué no dejábamos el camarín abierto todo el año, no sólo los sábados y domingos. Un año antero para estar cerca de ella. Fuera de ahí, no hemos barajado nada. Eso sí, en materia cultual tenemos previsto un programa de sabatinas extraordinarias, una al mes, para tocar temas concretos como hablar de las siete virtudes. En la línea cultural, ¿qué problemas acucian al hombre, a la sociedad o a la familia de hoy? ¿Cuántos terapeutas hay en España para establecer conferencias mensuales? Javier Marías, Bernabé Tierno, Enrique Rojas… Y luego habrá alguna obra social que habrá que inventársela y que está ya pergeñada y realizaciones materiales importantes para la hermandad. Estoy trabajando en estas líneas para presentárselo a la junta y esperar de ellos las correcciones y aportaciones.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla