Virgen de las Lágrimas de la Exaltación en Santa Catalina / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ
Virgen de las Lágrimas de la Exaltación en Santa Catalina / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

El hermano mayor que «cerró» Santa Catalina: «Mi madre no pudo tener su misa de difuntos en la iglesia»

Emilio Iriso recuerda cómo estaba el templo cuando tuvieron que tomar la decisión de que las imágenes de la Exaltación se exiliaran en 2004

Por  11:10 h.

Este sábado 24 de noviembre, 14 años después de su salida de Santa Catalina, la Iglesia volverá a abrir sus puertas para recibir al Cristo de la Exaltación y la Virgen de las Lágrimas. Cuando solo llevaba dos años de mandato, Emilio Iriso tuvo que vivir como hermano mayor uno de los momentos más amargos para la corporación del Jueves Santo. Ahora, casi tres lustros después, el exhermano mayor recuerda a Pasión en Sevilla cómo se vivieron aquellos momentos en la hermandad de la Exaltación.

-¿Cómo recuerda el momento de la salida?

-La verdad que con desánimo aunque se veía venir. El templo estaba en malas condiciones. Fue mayo de 2004, 14 años atrás. Llevaba dos años de hermano mayor y el último culto que se celebró allí fue el quinario en febrero. Por aquel entonces ya había cubos de plástico en la iglesia porque caía agua. De hecho, en la Cuaresma hubo que cambiar la situación habitual de los pasos para que no se mojara.

-¿Cómo se les comunicó?

Emilio Iriso, exhermano mayor de la hermandad de la Exaltación.

Emilio Iriso, exhermano mayor de la hermandad de la Exaltación.

-Se nos comunicó de manera muy visual. Un día estaban los bomberos en las instalaciones y nos comunicaban que el templo se cerraba. En una reunión de catequesis las familias se encontraron allí a los bomberos. El resto ya es conocido. Nos trasladamos a los Terceros provisionalmente, y después San Román meses después porque también estaban de obras. Tengo que decir que siempre la hermandad de La Cena nos ayudó mucho.

-¿Cree que la información ha sido siempre detallada sobre el estado de la Iglesia y sus obras?

-El tema de las obras lo ha llevado siempre el Arzobispado. Las hermandades no hemos tenido participación en casi nada.

Después de las noticias del año pasado, ¿está claro las cantidades que tiene que abonar la hermandad?

-La hermandad no tiene claro nada sobre la cuantía. Se dijo que había que pagar 600.000 euros y si el Arzobispado perdía el juicio de 800.000. Lo último que sé, es que como consecuencia de este batiburrillo que fue después de Semana Santa, la hermandad informó a los hermanos de que cuando terminaran las obras y el arzobispado tuviera las cifras claras y acordes con la participación de la propietaria de las dos capillas de la hermandad, entonces dependiendo del porcentaje de participación en la propiedad del templo se sabría el importe que tiene que abonar la hermandad. Se informó a los hermanos que por parte del Arzobispado la predisposición era buena para que los pagos se hicieran en unos plazos para que no afectara a la vida general de la hermandad.

Emilio Iriso, junto con el restaurador Pedro Manzano, el anterior presidente del Mercantil, Salvador Casado y el ahora delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis; en la inauguración de la exposición patrimonial de la Exaltación en 2010 / JAVIER COMAS

Emilio Iriso, junto con el restaurador Pedro Manzano, el anterior presidente del Mercantil, Salvador Casado y el ahora delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis; en la inauguración de la exposición patrimonial de la Exaltación en 2010 / JAVIER COMAS

-¿Qué ha echado de menos?

-Estar en tu casa. Hemos estado muy bien en San Román. En mi caso he sentido que ciertos sacramentos en el ámbito familiar no los hayamos podido vivir en Santa Catalina. Vi como mi hija hacía la Comunión días antes del cierre de Santa Catalina. Sin embargo, mi madre no pudo tener su misa de difuntos allí como ella habría querido. Ahora tenemos mucha ilusión y estamos deseando de volver a nuestro templo.

Ignacio Cáceres

Ignacio Cáceres

Ignacio Cáceres

Últimas noticias deIgnacio Cáceres (Ver todo)