ENTREVISTA / ALBERTO TENA

«La Virgen de los Dolores es el sello de identidad del Cerro»

El sexto párroco lleva casi 50 años vinculado con el barrio y es el que más tiempo ha estado al frente del templo, que celebra ahora el 75 aniversario

Por  0:34 h.

Nacido en Valencia del Ventoso (Badajoz), no reniega nunca de sus «orígenes extremeños», aunque allí solo estuvo los primeros siete años de vida «porque mi padre era funcionario del Estado y lo trasladaron a Écija», aclara. «Desde entonces viví allí, hasta que después de terminar Magisterio entré en el Seminario en 1962, año en el que comenzó el Vaticano II», explica.

En 1971 fue destinado como coadjutor de la parroquia del Cerro del Águila, cargo que tuvo hasta el año 1975, cuando era párroco Francisco Barragán. «Creo que les gano a todos en el tiempo, pues fui nombrado párroco hace más de cuarenta años, aunque llevo aquí casi cincuenta si se cuentan los años como coadjutor». La primera institución que se hizo presente en el barrio fue la Iglesia católica en 1943, recuerda Alberto, «ya que hasta los años 60 no lo recepciona el Ayuntamiento». «Por eso sostengo que la parroquia, además de templo, es para nosotros la gente del Cerro, casa de comunicación, ágora de debate y, sobre todo, escuela donde tenemos depositados nuestros más queridos símbolos de identidad: nuestra madre la Virgen de los Dolores. Con Ella al frente nos hemos reafirmado siempre como comunidad. Ella ha sido y es el espejo en donde nos reflejamos», dice. «La Virgen de los Dolores ha sido a lo largo de todos los años de historia del Cerro del Águila el sello de identidad donde nos reconocemos, donde nos vemos reflejados y retratados.

«Seguimos siendo pueblo»

Lo mejor del barrio es el carácter de su gente. Te hace ser feliz porque es un carácter solidario que siempre sale ante cualquier situación de dificultad o del tipo que sea», añade. «Durante todos estos años El Cerro ha cambiado, pero como pueblo no ha cambiado. Seguimos siendo pueblo. Los hijos y nietos de los primeros pobladores siguen teniendo como su sello de identidad el barrio del Cerro, y para todo aquí vienen. La parroquia es también un signo de identidad para celebrar su fe. Incluso me han manifestado muchos que «el día que podamos nos venimos al Cerro». Aquí «había en sus orígenes muchas casas de vecinos, que con el boom inmobiliario se tuvieron que ir, sobre todo a Pino Montano y Montequinto, aunque siguen identificados con el barrio», dice.

Alberto Tena afirma que «el nivel cultural también ha ido para mejor». Ante el fenómeno de «cultura individualista, se siguen dando elementos fundamentales de fraternidad y sociabilidad. En los momentos de dificultad se sigue manifestando la solidaridad en el barrio», afirma el párroco. «Si digo que en el Cerro su origen y realidad es de pueblo, su religiosidad también es popular. Las dos hermandades aglutinan el fenómeno de la religiosidad popular y quienes pertenecen a ellas también se sienten identificados por la parroquia, y en los momentos importantes de su fe también acuden», añade.

El 75 aniversario

La parroquia fue erigida el 2 de febrero de 1943 por el cardenal Segura. Hay dos actos fundamentales para celebrar dicha efeméride: la misa de acción de gracias de apertura celebrada el 2 de febrero y la clausura, que va a tener dos partes el 15 de septiembre: a las 13.00 del mediodía habrá una función de clausura dedicada a la Virgen, y por la tarde, a partir de las 20.30 será la salida extraordinaria por las calles del barrio. «Habrá también más actos en que se irán programando a lo largo de este tiempo: una exposición, una peregrinación a un centro mariano cercano, comida de fraternidad…», dice.

Hytasa

«El Cerro es un pueblo en la capital. Triana tiene su especificidad porque históricamente hubo una barrera que era el Guadalquivir; en el Cerro, la barrera era el arroyo del Tamarguillo. San Jacinto sería a Triana como Afán de Rivera es al Cerro del Águila». «Cuando esto empezó en los años 20 aquí no había nada. Los primeros pobladores eran jornaleros de las zonas más pobres de la Sierra Norte de Sevilla, Badajoz, Huelva y los pobladores de aquí», afirma.

«En el Cerro hay varias fechas importantes. En la formación del barrio tuvo que ver una fábrica de las más fuertes de España, que fue Hytasa. Llegó a tener más de 3.000 trabajadores. El problema fue la desaparición de la fábrica: movilizaciones, tensiones… fue un momento muy amargo para todos nosotros», añade. Otro momento triste fue «la desaparición del templo anterior, que era precioso». Aunque especialmente alegre fue «el 15 de septiembre de 2002 cuando el cardenal Amigo Vallejo dedicó el nuevo templo», añade.

Pedro Ybarra

Pedro Ybarra

Pedro Ybarra

Últimas noticias dePedro Ybarra (Ver todo)