El doctor José Pérez Bernal ha sido diez años coordinador de trasplantes de órganos de Sevilla
El doctor José Pérez Bernal ha sido diez años coordinador de trasplantes de órganos de Sevilla

«Las hermandades han sido fundamentales en las campañas de donación de órganos»

Es director general de trasplantes del Colegio Médico de Sevilla

Por  0:11 h.

El doctor José Pérez Bernal ha sido Coordinador de Trasplantes de Sevilla durante diez años (2001-2011). Actualmente sigue trabajando en la UCI del Hospital Universitario Virgen del Rocío, donde lleva cuarenta y un años, y el Colegio de Médicos de Sevilla le ha nombrado director general de trasplantes. Nacido en Sevilla está casado y es padre de dos hijos. Se siente  orgulloso de ser médico voluntario de las Residencias de Ancianos de Hermanitas de los Pobres desde 1973. Ha superado las mil doscientas conferencias en la provincia de Sevilla, casi todas dirigidas a jóvenes de colegios e institutos, informando sobre donaciones de órganos y trasplantes, transmitiéndoles que la Solidaridad es una fuente de Vida.

A pesar de tener la Medalla de la Ciudad de Sevilla (2007), haber encarnado al Rey Melchor en el año 2012 o ser Premio Semana Santa de Sevilla a su Obra Social (2015), afirma que su mejor curriculum es haber logrado que Sevilla ya no sea reacia a  las donaciones de órganos y haber conocido a miles de  personas de gran categoría,  trasplantados y familiares de donantes de órganos, muchos de los cuales   le consideran un  amigo. Las hermandades han sido claves para el desarrollo de esta labor. Estuvimos con este insigne médico y gran impulsor de la donación de órganos que nos expresó su relación con las hermandades, la evolución de la donación de órganos en las mismas y el futuro sobre estas donaciones en el seno de estas corporaciones religiosas.

– ¿Es usted cofrade? ¿De qué hermandades?

– Soy un médico cofrade. Desde niño pertenezco a la hermandad de los Negritos, la más humilde y antigua de mi barrio, y más recientemente a la Macarena, Estrella y Sol.

– ¿Cuál o cuales son sus devociones en las cofradías hispalenses?

– Siempre las Vírgenes. Mi madre murió cuando yo solo tenía 6 años y la  identificaba en Ellas. A quien siempre  tuve como Madre  para darle las gracias,  para refugio de mis penas o  pedirle ayuda ha sido a la Esperanza Macarena. La Virgen de los Ángeles forma parte de mis raíces y todas las Vírgenes sevillanas  de mis sentimientos pero, siendo sincero, mis pasiones son cuatro: Macarena, Estrella, Esperanza de Triana y Angustias de los Gitanos.

– ¿Ha sido importante la aportación de las hermandades en las campañas de donación de órganos?

– Han sido fundamentales. Cientos de miles de sevillanos tenemos sentimientos  relacionados con ellas  y las hermandades son  “escuelas de valores”. En los momentos claves de nuestras vidas deciden, más que la razón, los sentimientos mas profundos y estos se aprenden en la familia y en ambientes tradicionales, privilegiados y excepcionales,  como son  nuestras hermandades.

– ¿Cree que en las hermandades hay conciencia de que la donación de órganos es vital para muchas personas?

Cirios de donantes de órganos en la Semana Santa de Sevilla

Cirios de donantes de órganos en la Semana Santa de Sevilla

– Ya sí, pero ha costado mucho esfuerzo que abordaran este tema. Sevilla era muy reacia a las donaciones de órganos y este siempre fue un tema tabú que se evitaba. Curiosamente evitábamos hablar de la muerte, pero todos nuestros sentimientos religiosos giran alrededor de una muerte, la de Cristo, que se transforma en vida y eso es exactamente lo que ocurre en los trasplantes: Existe vida después de una muerte, gracias  al amor al prójimo, que es como llamamos los cristianos a la solidaridad.

Lo chocante era que todos estábamos dispuestos a recibir, pero pocos a dar. Sin donantes no son posibles los trasplantes y, por desgracia, se nos morían muchas personas sin poder disfrutar de una segunda oportunidad en la vida por falta de donaciones. Gracias a Dios, la situación ha cambiado radicalmente. Las negativas familiares a las donaciones de órganos, tras el fallecimiento de un ser querido, han descendido en Sevilla, en solo 15 años, del 45% a solo el 18%. Además, tenemos muchísimos donantes vivos para riñón o hígado. ¿Habrá algo más cristiano que dar parte de tu cuerpo para salvar a  la persona que amas?

– ¿Qué hermandad o hermandades están más concienciadas y ayudan más a este proyecto?

– La primera que captó que necesitábamos ayuda fue la Macarena. Joaquín Sainz de la Maza, entonces hermano mayor, me dijo que detrás de la Macarena llegarían todas. Y así fue. Le siguieron el Calvario, Bellavista, el Sol,  la Estrella, Pasión, el Valle, Negritos, Gitanos,… prácticamente todas. A las de Penitencia le siguieron las del Rocío y las de Glorias. Siento que mi  sueño se está haciendo realidad.

-¿En Sevilla tenemos Patronas de Donantes y Trasplantados?

Las hermandades rompen el "tabú" de las donaciones de órganos

Las hermandades rompen el “tabú” de las donaciones de órganos

– Hace ya 15 años, hicimos a la Esperanza Macarena Patrona de los Trasplantados de Hígado. La Virgen de la Estrella es Patrona de los Trasplantados de Corazón. Angustias de los Gitanos es la Patrona de los Donantes de Órganos de Sevilla. Muy recientemente, la Asociación de Enfermos Renales y Trasplantados de Riñón ha solicitado a la hermandad de la Sed el patronazgo de sus titulares: Sed y Consuelo. Sevilla es única: hermandades, profesionales sanitarios, donantes, enfermos y trasplantados, todos unidos en la lucha por la vida potenciando un instrumental único: la solidaridad.

-¿Algunas personas que especialmente le han ayudado?

– Tengo que nombrar a tres personas fundamentales. Don Carlos Amigo ha sido un “regalo” para muchísimos enfermos terminales de Sevilla que se han salvado con el trasplante de un órgano. Cuando la Iglesia pasaba de puntillas sobre este tema, el nos escribió una Carta Pastoral pionera: “No te lleves al cielo lo que necesitamos aquí”.Manuel Román nos abrió las puertas del Consejo de Hermandades y Cofradías. Además, con su bondad y visión de futuro, captó que el tema de los cirios dedicados a los donantes de órganos junto a nuestras Imágenes  tenía muchísima fuerza. Nos animó a que este tema no se  quedara en un cartel, el que pintó el genial Emilio Díaz Cantelar por encargo del Consejo en 2008, y en el que  incluyó un cirio votivo  dedicado al donante de su esposa junto a la Amargura.

En la última Semana Santa ya han salido con esta Luz de Vida y Esperanza 21 hermandades de Sevilla, muchísimas de los pueblos e incluso  de Málaga y Cádiz.

– ¿Cómo se podría ayudar más desde el seno de las hermandades para este proyecto solidario?

– Como lo están haciendo: incluyendo este tema en los ciclos de formación, abriendo los boletines y las web a artículos o noticias relacionadas con los trasplantes, poniendo un cirio dedicado a los donantes de órganos junto a sus titulares, mostrando el hermano mayor y su junta sus tarjetas de donantes. Yo les animo a que nos inviten a ofrecer una mesa redonda en cada hermandad. Siempre voy acompañado de personas trasplantadas, de donantes vivos y de familiares de donantes fallecidos. Con sus testimonios siempre emocionan a los asistentes, que captan que todos  podemos ser, en un momento dado, receptores o donantes y, sobre todo, que valores tan cristianos como la generosidad o el amor son capaces de salvar vidas.

¿Hay música cofrade dedicada a los Donantes de Órganos?

– Efectivamente. La banda de la Vera Cruz de Utrera tiene una marcha dedicada a los donantes de órganos titulada “Lagrimas de Vida”. El autor es Benjamín Monge, su director musical. Precisamente esta Banda de cornetas y tambores nos regala, desde hace cuatro años, un concierto en cuaresma dedicado a los donantes de órganos. Este año fue en la Basílica del Cachorro. Anteriormente ante la Macarena, Esperanza de Triana y Gran Poder. En 2016 será en Los Gitanos, ante la Patrona de los Donantes.

– ¿Algún colectivo especialmente solidario en las hermandades?

– Sin duda, los costaleros. Son los más receptivos a los temas solidarios, los más generosos con su esfuerzo  y, además,  los  primeros que ponen el brazo en  las donaciones de sangre. Antonio Santiago fue el primero que me llevó a sus ensayos para hablarles a sus hombres. Después he ido a muchísimos con “El Niño”, los Ariza, los Gallego, José Manuel Palomo, Julián Huertas, Reguera, Luna, Vizcaya … Muchas  cuadrillas de costaleros muestran con orgullo sus fotos con las tarjetas de donantes.