ENTREVISTA

Monchi: «Mi primer recuerdo es ver las Cigarreras desde una barquilla en el río»

Lo primero que ve al despertarse es la imagen del Señor de Pasión

Por  3:15 h.

Ramón Rodríguez Verdejo ‘Monchi’ es el director deportivo del Sevilla. Isleño de nacimiento y sevillano de adopción, ver y contratar futbolistas es su trabajo. Sin embargo, el exportero sabe «ponerse el traje de cada fiesta» para vivirla al máximo. En la casa hermandad de San Bernardo se abren las puertas para que Monchi relate su visión de las cofradías, se moje sobre el conflicto de la Madrugada, desvele sus recuerdos y proyecte su Cuaresma de 2018 con Pasión en Sevilla.

-¿Monchi era cofrade en San Fernando?

Sí siempre he sido cofrade porque he vivido en un barrio muy cofrade en mi pueblo, el barrio de la Pastora.

-¿Cómo llega a San Bernardo?

En el año 88. La primera vez estuve más san Bernardo que en Sevilla. Y ya cuando me vine a vivir aquí al barrio en el año 90, las casualidades me hicieron ser vecino de un miembro de junta. Me metió el veneno y me hizo hermano en enero del 91. Mi idilio con el barrio, la hermandad y su gente ha sido total.

-¿Cómo vivía la Semana Santa de pequeño?

Por utilizar un término carnavalero, era un «jartible». El Domingo de Ramos estaba en la Salle el primero. Veía salir en la calle a todas las cofradías. No era un prototipo de capillita pero si era persona que me gustaba mucho. Por edad, no me podía permitir toda la Madrugada fuera de mi casa. Pero recuerdo un año con mi abuela viendo en la Plaza de la Iglesia la salida del Nazareno. Estuve dos horas antes sentado en una silla de la plaza esperando con afán a que saliera.

-¿Cuál es su primer recuerdo de la Semana Santa de Sevilla?

Es ver las Cigarreras cruzando el puente. Yo estaba montado en la barquilla en el río paseando. Fue mi primer año en Sevilla con mi novia, ahora mi mujer, y mi cuñada. Fuimos a dar un paseo por el Guadalquivir. Duró poco. No es nada para presumir. Es para sonrojarse y ser castigado por inculto. Todavía no era hermano de San Bernardo.

-¿Con qué se quedas del Jueves Santo?

Con Pasión. Lo he heredado. No duermo con una imagen del Cristo de la Salud. Duermo con una imagen del Señor de Pasión. Un dibujo de pizarra del cristo.

-¿Ha vivido el amor viendo Semana Santa?

Estando mi mujer embarazada de mi hija en el año 99, en esa Semana Santa el equipo iba muy mal. Habíamos perdido el Sábado de Pasión 3-1 y el Lunes viendo el Cautivo en la calle Tetuán de ida, estaba en primera fila, y no había un nazareno que no se metiera conmigo. Digo: «voy a poner a mi mujer delante, embarazada». En el momento que se puso delante ese espíritu cofrade hizo que nadie se metiera conmigo.

Noticias relacionadas

Entrevista a Monchi PARTE 2

Entrevista a Monchi PARTE 3