Pepe Hidalgo posa ante la Basílica de la Macarena / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ
Pepe Hidalgo posa ante la Basílica de la Macarena / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Entrevista

La última entrevista a Hidalgo: «Para la Macarena la Centuria es lo más grande»

Sabor a una Semana Santa en peligro de extinción, sonidos de toda la vida. Así es el aroma que desprende el alma mater de la Centuria

Por  8:15 h.

Sabor a una Semana Santa en peligro de extinción, sonidos de toda la vida. Así es el aroma que desprende Pepe Hidalgo, alma mater de la Centuria Romana Macarena y defensor de un estilo de música inconfundible y seña para la ciudad. Entrevistamos al director de la banda más antigua de Sevilla. Café en su lugar habitual de cada mañana, el bar «La Chacha» en la Resolana. El arco y la Basílica, tras la ventana, en una mañana de día laborable, el trajín de personas no cesa en una de las arterias de la ciudad. De fondo, un goteo constante de fieles entran para buscar a la Esperanza. Cerca están la campanas de repicar en vísperas de misa de 11:30…

Pepe Hidalgo / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Pepe Hidalgo / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

– Buenos días Pepe.

– Buenos días.

– ¿Sigue las redes sociales?

– ¿Yo? Las quitaba. Es un sitio donde hay insultos. Eso no es serio. En las redes sociales se meten en unas cosas que no son productivas…

– Hablemos de algo bonito… ¿Cuántos años con un tambor?

– 55…

Hidalgo tocando el tambor en la Centuria Macarena en la década de los 70 / FOROCOFRADÍAS

Hidalgo tocando el tambor en la Centuria Macarena en la década de los 70 / FOROCOFRADÍAS

– ¿Y cómo empezó todo?

– Cuando yo estaba en el colegio Santa Marina, me gustaba el tambor y mi padre habló con el director y entré en la banda del Padre Majón. Entonces estaba de cabo Manolito Tejera. Pepín Tristán estuvo conmigo en el colegio y además fue compañero mío.

– Después vino la Centuria…

– Después de siete años sin tocar… Al salir de la banda del colegio me fui a la Banda de la Giralda, que los que estaban ahí, casi todos pasaban luego a la Centuria. Mi madre tenía ilusión de que entrara. Yo trabajaba en Peinado en la Resolana (hoy sede de la ONCE) y vino un capitán, que en paz descanse, y me dijo que necesitaban un tambor para reforzar la banda en la Madrugá. Yo le dije que sí, que por supuesto. Y hasta la fecha… Con esta Semana Santa serán 45 años…

– ¿Cuándo asumió la dirección?

– Aunque en la hermandad está malamente puesto (recalca), yo no la cogí en el 92 como dicen, la cogí en el 78 con Paco Gahona. Estuvimos juntos muchos años.

– Defina el estilo «Centuria»

– Yo era muy fanático de la Policía. La Policía Nacional ya no tiene banda, pero lo sigo siendo de ellos. Yo tocaba en la banda de Patón, de mi trabajo cogía el camión y me iba para República Argentina, lo dejaba dentro de su comisaría y me iba con ellos a tocar, donde están ahora los aparcamientos. Tocaban igual que la Centuria. Vi el ritmo del tambor y es una obsesión mía desde entonces. El ritmo verdadero y el que gusta, todo el mundo me lo dice. Hay cofradías y capataces que me dicen que se conformarían con sacar los tambores. Uno de ellos es Manolo Vizcaya de la Estrella (se ríe).

El misterio de la Sentencia de la Macarena en Javier Lasso / J. J. ÚBEDA

El misterio de la Sentencia de la Macarena en Javier Lasso / J. J. ÚBEDA

– ¿Cómo es la simbiosis con la hermandad?

– Para la Macarena la Centuria es lo más grande. Lo hemos pasado mal y lo hemos pasado bien. Ahora estamos en una altura grandísima. Pero como digo yo siempre, somos una costilla más de la hermandad. Esto es grande, date cuenta que la banda no es de hace unos días, en el 1897 se formalizó otra vez (que ya existía antes). La banda se hizo para tocar al Cristo de la Sentencia pero en el año 1954 fue cuando la Macarena dio luz verde para que saliésemos en otras cofradías. Teníamos la Borriquita, el Tiro Línea (donde estuve once años), San Esteban, San Bernardo… La primera donde yo toqué fue en la Hiniesta con Padre Majón, que estrenábamos un uniforme de pantalón corto (recuerda entre sonrisas). Después en la Estrella con catorce años…

Pepe Hidalgo posa en el atrio de la Basílica de la Macarena / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Pepe Hidalgo posa en el atrio de la Basílica de la Macarena / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

– Pepe, ¿ve cerca el momento de la retirada?

– Yo de momento tengo mis pensamientos… Mientras éste que está aquí (señala a la Basílica) y ella quieran seguiré hacia adelante. Cuando llegue me va a pesar mucho. Tocar el tambor se tocarlo todavía, pero el día que lo deje directamente hablaré con mi hermandad, iré con mi corbata como van casi todos los maestros de la banda… Uno lo sabe, el cuerpo de momento no. Pero uno tiene pensado cuándo, pero de momento no voy a darle ese caprichito a nadie. Me iré cuando buenamente quiera, no cuando lo digan (suenan las campanas de la Basílica anunciando la misa de la mañana).

– Es difícil querer más a un padre que a una madre (y viceversa) pero, ¿Señor de la Sentencia o Esperanza Macarena?

– Yo soy de los dos, pero mí esto (se señala al corazón), mi Macarena… Yo muero con mi Macarena y también con mi Cristo, pero mi Virgen, Ella… la Virgen es la que sostiene el listón tan alto que tiene esto (señala a toda la Resolana). Aunque el Señor también, por supuesto. Yo llevo con él toda una vida. Me encuentro orgulloso de ir detrás de mi Cristo de la Sentencia y el de llevar a su banda, como él se encuentra más que orgulloso de tener a una madre como la que lleva detrás. Yo tengo una discusión, a mí me dicen mucho por la calle: «Pepe, tú eres del Cristo». Y yo siempre digo una cosa: «Que me diga a mí que macareno viene aquí y se hace hermano por el Cristo…». Todo esto es la Virgen, es muy grande (se le escapa alguna lágrima). La Señora es la Señora.

Esperanza Macarena en besamanos / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Esperanza Macarena en besamanos / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

– ¿Cómo ves a la hermandad ahora?

– Muy bien. Yo únicamente me dedico a lo mío, que es la banda. Hombre, yo dentro de lo que hay, hablo con la gente y la hermandad va muy bien.

– ¿Cuál es tu momento clave en la Madrugada?

– Cuando hago el recorrido por la tarde del Jueves Santo. Lo voy haciendo por estaciones y digo: «Ya he hecho esto, ya he hecho lo otro…». Y cuando llego a la Macarena y veo salir al Cristo es cuando a mí me emociona, porque le doy las gracias por estar un año más ahí, un añito más… A pesar de que vengo a verlo todos los días, pero es diferente. Lo veo salir y le digo: «Muchas gracias». Igual se lo digo al Gran Poder: «Gracias por tenerme aquí».

Los armaos salen de la Basílica del Gran Poder / JOSÉ ANTONIO ZAMORA

Pepe Hidalgo, junto con los armaos, salen de la Basílica del Gran Poder / JOSÉ ANTONIO ZAMORA

– ¿Cómo es ese momento en el Gran Poder?

– Eso es muy grande. Entrar allí y darle la vuelta al Señor. Eso es el no va más. Es hablando y me emociono, más cuando lo veo.

Pepe Hidalgo recogió "El Llamador 2013"

Pepe Hidalgo recogiendo “El Llamador 2013”

– Y cuando recibió El Llamador de Canal Sur Radio, ¿qué significó aquello?

– Fue una alegría muy grande. Se vio cómo estaba el teatro. Fran López de Paz me dijo que hacía muchos años que no estaba así con la entrega del premio, con la gente dos minutos aplaudiendo de pie. Lo que dije allí, que tiene un poco de guasa: «Los que me quieren me dicen que esto ha llegado demasiado tarde y yo digo que no, que esto ha llegado cuando tenía que llegar, porque los macarenos sabemos esperar».

– Recuerda la anécdota que contó.

– ¿Otra vez? (se ríe) Bueno..: «Yo me visto en mi casa de armao, lo hace mi hija a las cinco y media. Cuando terminó, vi que mi «cuñao», que me tenía que recoger, no venía y tuve que llamar a un taxi ya que me gusta llegar a la cita media hora antes para saber cómo está la gente. Cuando llegó el taxi a mi casa, bajé, la gente haciéndose fotos con un armao, después meto el tambor y el casco en el maletero para que las plumas no se echen a perder. Y cuando me siento delante junto al conductor, el chófer abre su puerta, se sienta y me dice: «¿A dónde vamos?» Y le dije yo: «¿Dónde vamos a ir niño, a la Pañoleta a comprar vino dulce?». (más risas).

– Cambiando de tema, ¿por qué no renovaron en San Roque?

– No lo sé… Si ellos lo creen conveniente pues nada. Hemos terminado nuestro ciclo tras 53 años. Ellos han creído conveniente que hasta aquí hayamos llegado.

– ¿Te comentaron algo?

– No me han comentado nada, de nada, de nada… y a la Macarena tampoco. Yo respeto a la hermandad, pero ni la Macarena tuvo después conocimiento de nada y nosotros tampoco. Estamos muy agradecidos por el tiempo que hemos estado. Aunque esté arriba, al único que agradezco de verdad es a una gran persona de San Roque que quería mucho a su hermandad, a la Macarena y a la banda: Fernández Palacios.

El Señor de las Penas de San Roque enfilando la calle Santiago / JUAN FLORES

El Señor de las Penas de San Roque enfilando la calle Santiago / JUAN FLORES

– Se echará de menos ese tambor a la salida de San Roque…

– Ni soy quién para juzgar a nadie, pero como cofrade… Allí ha terminado nuestro ciclo, no podemos decir nada, nunca le he faltado el respeto a nadie, siempre he estado bien con todos, hemos estado siempre a disposición de San Roque, tanto en la cofradía como en su paso chico que sale en mayo con nuestra banda juvenil. Pero agradezco haber estado allí. Con todo lo que hagan, que tengan mucha suerte.

Pepe Hidalgo posa ante la Basílica de la Macarena / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Pepe Hidalgo posa ante la Basílica de la Macarena / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

– ¿Cómo ve a la Centuria ahora?

– La banda está de dulce. A aquellas personas que decían que esto va regular, «¡la banda de la Macarena nunca!, estando Hidalgo, Antonio, Juan, quien quiera estar…, siempre irá para adelante». A la banda no hace falta que se le ayude como dicen por ahí. Aquí hay músicos para tener una banda únicamente para salir el Jueves Santo si quisiera. Aquí las cosas las hacemos por amor, no por dinero. ¿Qué hay más feliz que salir tras el Señor de la Sentencia?

Centuria Romana Macarena / PASION EN SEVILLA

Centuria Romana Macarena / PASION EN SEVILLA

– Pasamos al fútbol. ¿Hasta qué punto de sevillista?

– Ser sevillista y macareno es lo más grande del mundo, tienes las puertas del cielo abiertas, no hace falta pedirle permiso a San Pedro, te deja pasar rápido para dentro (se ríe).

– ¿Estará contento entonces?

– Hombre, imagínate.

– Cuénteme un secreto que sé que tiene guardado…

– Sí. Hay una hermandad que queremos mucho. Yo ya lo he hablado con el hermano mayor y con todos. Son extraordinarios, como el que sale como el que entra, están todos los miércoles del año organizando actividades, tienen lo de los chiquillos (Centro de Estimulación Precoz)… Cumplimos 25 años en el Buen Fin, entonces pensamos cómo agradecer ese cuarto de siglo a ellos, así que visitaremos su iglesia en la tarde del Jueves Santo con los armaos, el antiguo convento de San Antonio de Padua. Es un orgullo, un sentimiento grande. Vamos los armaos al Buen Fin, vamos a entrar dentro.

Pepe Hidalgo / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Pepe Hidalgo / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

– ¿Sabe el recorrido?

Aún no lo hemos cerrado, pero seguramente iremos primero al Buen Fin y al final al Gran Poder.

– ¿Le gustaría ir a Triana con los armaos?

– Claro, yo siempre lo he dicho, aunque tampoco depende de mí. Hay mucha más gente que le gustaría que fuésemos a Triana. Donde vayan los armaos es bonito, pero yendo a Triana… Este año será muy bonita la visita a García Morato (Hospital Virgen del Rocío).

– ¿Qué le pide a la Virgen?

– Mucha salud a mi familia y a mí, y que me haga disfrutar esta Semana Santa, nada más, no le pido más nada. Que la vea salir y la vea entrar…

Pepe Hidalgo posa ante la Basílica de la Macarena / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Pepe Hidalgo posa ante la Basílica de la Macarena / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)