El antes y el después del San Juan de la Amargura / J. M. PICHARDO

El antes y el después del San Juan de la Amargura

Enrique Gutiérrez Carrasquilla ha culminado la primera de las restauraciones de los tres titulares de la hermandad

Por
Actualizado:

Quienes se han acercado este jueves a San Juan de la Palma el comentario más generalizado entre los asistentes era «le han quitado años de encima». La restauración que ha realizado Enrique Gutiérrez Carrasquilla en los últimos meses ha consistido en solventar los problemas estructurales que padecía el titular de la hermandad de la Amargura y la eliminación de la suciedad acumulada en la policromía, entre otras cuestiones.

En el rostro recupera su tonalidad más clara, sin llegar a ser blanca del todo, al igual que en las manos y pies. Por otro lado, Carrasquilla le ha sustituido las pestañas, cuenta con nueva nueva peana, una mayor estabilidad, ha rectificado la unión de un dedo que se encontraba roto, ha arreglado los denominados «alfilerazos» y eliminado la cera.

Los hermanos, en un cabildo extraordinario aprobaron por unanimidad su restauración, así como la de la Virgen de la Amargura y el Señor del Silencio en el Desprecio de Herodes, depositando la confianza en el restaurador Enrique Gutiérrez Carrasquilla.

La talla de Benito Hita del Castillo ha sido la primera en regresar a San Juan de la Palma. Antes del septenario regresará la Virgen  y, seguidamente, se retirará el Señor. En estos días el San Juan estará en el altar de la Inmaculada.