El tiempo no impidió la salida del Niño Jesús de Praga

Numeroso público acudió a visitar esta procesión por las calles más céntricas de la ciudad

Por
Actualizado:

Existía incertidumbre por la lluvia caída sobre Sevilla estos días, pero finalmente el Milagroso Niño Jesús de Praga pudo hacer su procesión sin ningún tipo de inconveniente desde la iglesia conventual del Santo Ángel, con total normalidad. Antes de la hora de salida, un miembro de la Archicofradía del Carmen anunciaba la celebración de un cabildo de oficiales. Minutos después se anunciaba la salida, organizada de manera fugaz, para recuperar el horario previsto.

Casi una treintena de grupos jóvenes de diversas corporaciones de la hermandad formaban la mayor parte del cortejo, para acompañar al Niño Jesús de Praga en el día de su festividad litúrgica, la misma jornada de la imposición de la corona a la imagen original de la capital de la República Checa.

Cuatro horas de procesión, con numeroso público, que admiraron un paso totalmente culminado y repleto de detalles. Aparte de lo principal de la procesión como es el Niño Jesús, daba mucho de que hablar el exorno floral colocado por Antonio Rivera, uno de los grandes floristas de Andalucía.

De nuevo, la agrupación Santa María Magdalena de Arahal puso los sones musicales, dando una vez más un auténtico recital de música de la formación creadora de este ámbito musical y, que por desgracia, no participa de manera más continúa en la Semana Santa de Sevilla.

La comunidad de los carmelitas descalzos, quien regenta el Santo Ángel y que goza de una gran vida pastoral, volvió a estar presente con esta obra de Fernando Aguado, cumpliendo así, con una salida ya clásica de cada último sábado del mes de enero. La siguiente vez que se abran las puertas de este templo será para el vía crucis del Cristo de los Desamparados que, en este mes de febrero, volverá a casa tras haber permanecido en la muestra dedicada a Martínez Montañés en el museo de Bellas Artes.

 

Procesión del Niño Jesús de Praga desde el Santo Ángel / M. J. RODRÍGUEZ RECHI