De izquierda a derecha: Amargura, Virgen del Valle y Esperanza de la Trinidad

17 altares para 17 dolorosas coronadas

Por  2:31 h.

Con la Virgen de la Paz, un total de 17 dolorosas estarán coronadas en Sevilla. La primera de ellas, tuvo lugar con la Amargura en 1954, no siendo quién inició el ciclo de coronaciones en la ciudad y en Andalucía, ya que ese título lo ostenta la Virgen de los Reyes en 1904.

Amargura, Macarena, Esperanza de Triana, Angustias, Encarnación, Mercedes, Gracia y Esperanza, Estrella, Valle, Dolores del Cerro, Rosario de Montesión, Palma, Virgen de la O, Esperanza de la Trinidad, Caridad, Regla y Paz. En años venideros habrá al menos dos más: la Virgen de la Salud de San Gonzalo y la Virgen de la Victoria.

El Cardenal Segura y Sáez, Bueno Monreal, Amigo Vallejo y Monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, son los cuatro pastores de la iglesia de Sevilla que han coronado a las dolorosas de Sevilla.

Cada una de ellas se ha celebrado de forma diferente, bien en la Catedral, en otro templo, en la propia calle o por ser convalidada a través de la Autoridad Eclesiástica.

Paz

El altar de la coronación de la Virgen de la Paz / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

El altar de la coronación de la Virgen de la Paz / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

La Virgen de la Paz será la última en serle concedida tal distinción. Con ella, han vuelto los altares de coronación en la Catedral tanto para el triduo como para la Misa Estacional. Quedará como la primera aprobada por Asenjo Pelegrina en la capital.

La Virgen de la Paz está situada delante del imponente retablo de Laureano de Pina, junto a San Isidoro y a San Leandro. Colocada en una nueva estructura encargada por la propia hermandad, con unas escaleras por las que accederá el arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, para coronar a la dolorosa del Porvenir.

Por otro lado, la Virgen porta la nueva diadema de los hermanos Delgado, la saya confeccionada por Manuel Solano con motivo del 75 aniversario fundacional, la nueva toca de sobremanto del citado bordador de Morón de la Frontera y un manto de vistas bordado por el taller de Sobrinos de Elena Caro en 2008, una pieza de tisú bordada en hilo de plata. El conjunto lo completa un mar de flores situados tanto en el retablo como en el presbiterio. Un trabajo ejecutado por floristería Grado.

Amargura

Altar de triduo de coronación de la Amargura / SERRANO

Altar de triduo de coronación de la Amargura / SERRANO

Coronación de la Amargura / SERRANO

Coronación de la Amargura / SERRANO

Es la primera dolorosa en ser coronada en Sevilla. Sucedió en 1954, hace casi 62 años, mismo año del Congreso Mariano. La Amargura era trasladada en rosario de la aurora tres días antes de la ceremonia sin la imagen de San Juan Evangelista. Presidió la Catedral en el retablo mayor ante un altar instalado con un dosel y varios elementos cedidos por el primer templo metropolitano. Lució corona, algo no usual hoy día antes de la coronación.

El cardenal Segura y Sáez, le impuso la presea de cinco kilos y medio de oro de Cayetano González. Una corona que cuenta con hasta ocho cascos con símbolos marianos y bajo la leyenda «Qué angustiada, vacilante y llorosa camina. En el frontal, posee una custodia labrada rodeada por querubines. Por otro lado, la ráfaga, compuesta por rayos lisos de puntas biseladas, siendo intercalados por adornos.

La ceremonia se celebró con la Virgen de la Amargura sobre su paso de palio en el trascoro, sin ningún altar, aunque sí presidió la Catedral durante tres días, culminada con la procesión triunfal de regreso de aquel 21 de noviembre de 1954. Tanto en el 25 como en el 50 aniversario regresó a la Catedral para conmemorar tal efeméride aunque la dolorosa permaneció en su paso de palio.

Macarena

Altar de coronación de la Macarena

Altar de coronación de la Macarena

Coronación de la Macarena

Coronación de la Macarena

Una década después de la Amargura, en 1964, la Macarena era coronada en la Santa Iglesia Catedral. No era el lugar elegido, ya que la ceremonia iba a ser en la plaza de España, pero las inclemencias meteorológicas lo impidieron.

José Mena Martagón era el encargado de levantar el altar de la coronación de la Macarena. Predominó la plata, con varias zonas del camarín de la basílica de Marmolejo, con el dosel como telón de fondo. Peana y jarras cedidas por la hermandad del Gran Poder y culminado por el frontal de plata de la capilla de la Virgen de la Antigua. Todo ello, cubierto por una gran cortina roja de terciopelo. Lucía el manto celeste de la Virgen del Rosario. Confeccionado por José Guillermo Perea Carrasquilla. Asimismo, lució una diadema de plata.

El 31 de mayo del citado año 1964, la Macarena era coronada por el Cardenal Bueno Monreal, también en su paso de palio, junto a la puerta de la Asunción. Debido al mal tiempo, la Virgen no regresó hasta el 3 de junio a la basílica en una procesión triunfal. En años sucesivos, en el 25 y 50 aniversario, la Macarena volvió a realizar un triduo en el interior de Santa María de la Sede con otros dos altares instalados por la priostía de la hermandad. Hace dos años, en 2014, la Macarena sí pudo ir hasta la plaza de España. A la tercera fue la vencida de un hecho que por fin pudieron vivir sus hermanos.

Esperanza de Triana

Altar de triduo de coronación de la Esperanza de Triana / HDAD. ESPERANZA DE TRIANA

Altar de triduo de coronación de la Esperanza de Triana / HDAD. ESPERANZA DE TRIANA

Coronación de la Esperanza de Triana / HDAD. ESPERANZA TRIANA

Coronación de la Esperanza de Triana / HDAD. ESPERANZA TRIANA

2 de junio de 1984. Veinte años pasaron para volver a ver a una dolorosa coronada. Un acontecimiento que desde finales del siglo XX y lo que llevamos de XXI, ocurre con más frecuencia.

Una coronación, la de la Esperanza de Triana concedida por medio de una Bula Pontifica, con el sello del Pescador, del Papa Juan Pablo II, hoy santo de la iglesia. Era un hecho único en Sevilla.

Antes de ser trasladada, la Esperanza de Triana celebró el triduo preparatorio en la parroquia de Santa Ana, delante de la patrona del arrabal y ante el imponente retablo de Pedro de Campaña. Para la ocasión, estrenaba un manto verde. No portaba nada en sus sienes, ni en el triduo ni en el traslado a la Santa Iglesia Catedral.

Era la primera corona colocada por el todavía Arzobispo Carlos Amigo Vallejo, que llegó dos años antes procedente de Tánger. Presidió al encontrarse el Cardenal Bueno Monreal en mal estado de salud, pero asistió a la eucaristía celebrada con la Virgen de la Esperanza en su paso de palio en el altar del Jubileo de la Catedral. En 2009, la hermandad volvió a recrear todo lo ocurrido 25 años, donde tampoco hubo altar, ya que permaneció durante el triduo celebrado esta vez sí, en la Catedral en su paso hasta la vuelta a la capilla de los Marineros.

Angustias

Altar triduo de coronación de la Virgen de las Angustias / EUGENIO BORREGO

Altar triduo de coronación de la Virgen de las Angustias / EUGENIO BORREGO

Coronación Virgen de las Angustias

Coronación Virgen de las Angustias

La cuarta dolorosa y la tercera de la Madrugada iba a ser coronada.  el 29 de octubre de 1988, el por aquel entonces Arzobispo de Sevilla, Fray Carlos Amigo Vallejo, colocaba la presea de Manuel Seco Velasco en las sienes de la Virgen de las Angustias de los Gitanos.

El triduo preparatorio al igual que la Amargura, lo llevaron a cabo en el altar mayor. Portaba toca de sobremanto, un manto celeste bordado, diadema dorada y una saya bordada.

La coronación volvió a realizarse en el trascoro de la Catedral el 29 de octubre de 1988, rincón habitual de este tipo de eventos religiosos. Hasta en tres ocasiones tuvo que resguardarse, En el arquillo del Ayuntamiento, en la iglesia del Santo Ángel, donde permaneció esa noche y en la iglesia de la Anunciación, apareció de nuevo la lluvia en esa mañana, pudiendo salir minutos después y regresar a la parroquia de San Román. Hace tres años cumplió el 25 aniversario y lo celebró a lo grande, con un triduo en el Santuario, una misa en la Catedral y posterior procesión y besamanos extraordinario.

Encarnación

Altar de triduo y coronación de la Virgen de la Encarnación / HDAD. SAN BENITO

Altar de triduo y coronación de la Virgen de la Encarnación / HDAD. SAN BENITO

Será la siguiente en cumplir el 25 aniversario de la coronación. Lo hará en 2019. Amplio programa de actos y cultos organizó esta hermandad de San Benito. Sin duda, una coronación multitudinaria y la más tardía, al celebrarse durante el mes de diciembre de 1994.

La corporación instaló un altar en el triduo preparatorio en el trascoro de la Catedral con la dolorosa en su palio, flanqueado por varios candeleros cedidos por la hermandad de la Sed, claveles blancos y el gran tapiz oriental de la Catedral, que cubría la puerta de la Asunción.

Levantado sobre el entarimando del altar del Monumento del Jueves Santo. El conjunto lo completaba un frontal confeccionado con los respiraderos y faldones del palio de la Virgen de la Hiniesta. Por último, la dolorosa portaba el manto de Fernández y Enríquez, la toca de sobremanto de Carrasquilla, saya bordada de terciopelo azul marino, también salido del taller de Fernández y Enríquez, y el estreno de un nuevo tocado de Chantilly.

Ese mismo lugar, el Cardenal Fray Carlos Amigo Vallejo, le colocó la presea que dio paso a un regreso triunfal a la parroquia de San Benito.

Mercedes

Coronación Virgen de las Mercedes / HDAD. SANTA GENOVEVA

Coronación Virgen de las Mercedes / HDAD. SANTA GENOVEVA

Una de las imágenes que ostenta una coronación convalidada. El Cardenal Bueno Monreal el 23 de septiembre de 1972 le imponía la corona en un altar montado en la avenida Almirante Topete, en el corazón del barrio del Tiro de Línea.

Hace casi 20 años, el 15 de agosto de 1997, el cardenal Amigo Vallejo, elevó el rango de litúrgica a canónica, decreto leído aquel año durante el transcurso del 25 aniversario de la coronación.

Gracia y Esperanza

Coronación de la Virgen de Gracia y Esperanza / HDAD. SAN ROQUE

Coronación de la Virgen de Gracia y Esperanza / HDAD. SAN ROQUE

Otra convalidada es la de la dolorosa de San Roque, la Virgen de Gracia y Esperanza. En 1946, un hurto provocó la pérdida de la corona. Las fuerzas de seguridad detuvieron al autor que declaró que tiró la presea al río Guadalquivir.

Esa Semana Santa, la imagen salió sin corona a pesar de los ofrecimientos. En ese verano, era aprobado el diseño de García Armenta. Se consiguió gracia a la aportación de muchas personas e instituciones. Un año más tarde, el Cardenal Segura impondría la corona en una eucaristía. Por aquel motivo, el Cardenal Amigo Vallejo concedió en 1997, casi medio siglo después, en la misma fecha de la Virgen de las Mercedes de Santa Genoveva, la concesión del rango de coronación canónica.

La Virgen estuvo situada en un humilde altar, con ropajes sencillos tras el terrible suceso que provocó la unión de una feligresía para devolver una nueva corona a la Virgen de Gracia y Esperanza.

Estrella

Altar coronación Virgen de la Estrella

Altar coronación Virgen de la Estrella

Ha pasado más de una década y media de la coronación de «La Valiente», de la Virgen de la Estrella. Volvió a ser valiente una vez más, esta vez, debido a la lluvia caída en el inicio del traslado de aquel 24 de octubre de 1999.

Una semana estuvo en la Catedral. La hermandad preparó el triduo con un altar en el Jubileo, donde fue coronada, algo único. Lució un manto de camarín y no el de salida, debido a falta de espacio. La Estrella estrenó el palio de Garduño, por lo que el de Rodríguez Ojeda presidió el triduo y la coronación. Sirvió la coronación, como acto del I Congreso Internacional de Hermandades y Religiosidad Popular.

Valle

Altar de triduo y coronación Virgen del Valle / HDAD. DEL VALLE

Altar de triduo y coronación Virgen del Valle / HDAD. DEL VALLE

El altar de la coronación de la Virgen del Valle, es y será uno de los más recordados por el gran trabajo realizado por la priostía. Situado en el altar del Jubileo, con bastante puntos de luz, característica en esta hermandad, con las imágenes de Santa María Magdalena y San Juan Evangelista, formando la Sacra Conversación, tal y como llegó a salir en la Semana Santa y como cada Domingo de Resurrección pueden admirar en la iglesia de la Anunciación para rememorar tal etapa. Todo ello, culminado por claves rosas en forma cónica.

Otra dolorosa coronada en un altar. Hubo un triduo preparatorio del 28 al 30 de octubre de 2002. El Pontifical tuvo lugar el 1 de noviembre, mientras que el regreso se produjo el día 3, ya que un día antes, la corporación celebró una eucaristía por los hermanos y familiares difuntos.

Dolores del Cerro

Coronación de la Virgen de los Dolores del Cerro

Coronación de la Virgen de los Dolores del Cerro

Es la primera coronación de una dolorosa no realizada en la Catedral, sin contar con las litúrgicas. La Virgen de los Dolores era coronada en su parroquia. Una hermandad joven y poco tiempo después de obtener el carácter penitencial, Amigo Vallejo concedió la máxima distinción para una imagen, gracias a la unión entre barrio, hermandad y parroquia. Fervor, devoción, vida pastoral, de formación, de acción social. Un claro ejemplo para entender la Semana Santa de Sevilla está en el Cerro.

En 2002 era coronada, mismo año de la Virgen del Valle. Hubo un triduo preparatorio y un Pontifical con el mismo altar, que no era otro que tener como centro de atención a la Virgen de los Dolores que permaneció entronizada en su nuevo camarín.

El montaje lo completaban candeleros y jarras de la hermandad de la Paz y del Hospital de San Juan de Dios de Sevilla, rematado por el palio de la Virgen de la Sangre de la Vera Cruz de Huévar del Aljarafe. Además, la Amargura cedió dos ángeles tenantes y claves blancos. Por la tarde, la Virgen de los Dolores salió en procesión extraordinaria como colofón.

Rosario de Montesión

Coronación de la Virgen del Rosario de Montesión

Coronación de la Virgen del Rosario de Montesión

La siguiente en conseguir tal distinción es la Virgen del Rosario de Montesión. Era coronada en el altar del Jubileo, el 31 de octubre de 2004. Se situó sobre su antiguo palio, igual al actual confeccionado en el taller de José Ramón Paleteiro. Candelería baja repartida por toda la mesa y respiraderos de plata con faldones celestes y clavel blanco.

Otra extraordinaria donde la lluvia hizo acto de presencia. Se decidió salir, pero finalmente la Virgen regresó a casa en la mañana del 1 de noviembre desde la Anunciación.

Palma

Altar de coronación de la Virgen de la Palma

Altar de coronación de la Virgen de la Palma

Cuatro años seguidos de coronaciones en la ciudad. La Virgen de la Palma del Buen Fin era la segunda en 2005 tras la de Montesión. Histórica al ser la última vez que una dolorosa ha sido coronada en un altar, el del Jubileo y sin su palio. Sencillo, pero austero y con el fondo del retablo de Laureano de Pina.

Una coronación franciscana, la Virgen de Amigo Vallejo que tuvo el honor colocar la presea de una de sus devociones más importantes. Un reconocimiento a la gran labor que hacen con el Centro de Estimulación Precoz.

Trinidad

Altar de coronación de la Esperanza de la Trinidad / FOTOS COFRADES

Altar de coronación de la Esperanza de la Trinidad / FOTOS COFRADES

El 10 de junio de 2006, la decimotercera dolorosa en ser coronada. Lo hizo en su paso de palio aunque acompañado de unas credencias con flores, cera y plata.

Como todas, celebró un triduo extraordinario. Con esta coronación, se cerraba una trilogía consecutiva en la Catedral que culminó con un regreso a la basílica de María Auxiliadora.

La O

Altar de triduo de la coronación de la Virgen de la O / DAVID JIMÉNEZ

Altar de triduo de la coronación de la Virgen de la O / DAVID JIMÉNEZ

Coronación de la Virgen de la O / CABALLERO

Coronación de la Virgen de la O / CABALLERO

Como culminación de la cuarta imagen coronada en cuatro años de forma consecutiva, la Virgen de la O. El triduo como la Esperanza de Triana, se efectuó en Santa Ana.

Imponente altar, de los que desgraciadamente se han perdido en la Catedral de Triana tras la última restauración del retablo mayor. La ceremonia de coronación tuvo lugar en Triana, en la plaza del Altozano, la última dolorosa coronada por el cardenal Fray Carlos Amigo Vallejo en otro altar instalado en el corazón del barrio y que dio paso a una procesión por el arrabal.

Caridad

Coronación de la Virgen de la Caridad / HDAD. DEL BARATILLO

Coronación de la Virgen de la Caridad / HDAD. DEL BARATILLO

Otro de los decretos firmados por Amigo Vallejo, el cardenal de las coronaciones. Lo concedió por la imposición de la corona efectuada por Bueno Monreal el 20 de marzo de 1969 en la propia capilla del Baratillo, en el Arenal.

Regla

Coronación de la Virgen de Regla

Coronación de la Virgen de Regla

La última de ellas hasta el día de hoy es la de la Virgen de Regla de los Panaderos. Iban a ser 2010 y 2011, dos años muy históricos para la hermandad.

Coronada en su palio en el altar del Jubileo el 27 de septiembre de 2010, la primera de Monseñor Juan José Asenjo Pelegrina aunque aprobada por Fray Carlos Amigo Vallejo. Estrenó un nuevo manto y saya de salida, obra de Mariano Martín Santonja, más la restauración del palio en el taller de José Ramón Paleteiro.

Un año más tarde, esta imagen estuvo en Madrid, en las Jornadas Mundiales de la Juventud para estar en el Vía Crucis presidido por el Papa Benedicto XVI.