Acto de proclamación del pregonero universitario 2020 / HDAD.

Así ha recordado los Estudiantes el día del pregón universitario

Federico Martínez-James Hidalgo, pregonero universitario 2020, ha recibido mensajes de apoyo de otros pregoneros ante la suspensión de este acto por el coronavirus

Por
Actualizado:

Este viernes 24 de marzo, el estudiante de tercer curso del Grado de Derecho, Federico Martínez-James Hidalgo, debería haber pronunciado el pregón universitario en el paraninfo de la Universidad de Sevilla, pero ante el estado alarma decretado por el coronavirus, el acto ha tenido que ser suspendido, como prácticamente toda la actividad social hasta nuevo aviso.

Por tal motivo, la hermandad ha querido enviar un mensaje de ánimo y apoyo para el pregonero por medio de las redes sociales. Varios pregoneros de años anteriores como Manuel Martín Fajardo, Alejandro Mañez Gonzalez o María Santana Martínez, han tenido unas palabras para Federico Martínez-James.

Manuel Martín Fajardo

«No estés triste, amigo. Que la melancolía no asalte tu mente y no invada tu interior. Hoy, más que nunca, es tiempo de Esperanza, de acogernos y de ampararnos en Ella. Tus palabras no se han desvanecido por el aire, están en tu corazón, tu gran corazón cristiano. Las veletas de la Ciudad volverán a señalar el camino que nos lleven a lo más íntimo de tus entretelas, cuando menos te lo esperes. Te hemos acompañado en esta travesía y, ahora, no seremos quienes te vayamos a abandonar. Sevilla, los universitarios y los cofrades te arropamos desde la distancia. Sigue proclamando a los cuatro vientos que Cristo vive y, cuando te cobijes en la oración, recuerda que el Gran Poder de su Buena Muerte, nos espera en la Capilla Universitaria».

Un abrazo, amigo

Alejandro Mañes González

«Dios, dispone. Nosotros somos sus siervos. En la actualidad que vivimos, debemos aferrarnos más que nunca a la misericordia de Cristo. Él tendrá respuesta para todas nuestras preguntas. Federico, mucho ánimo. El Señor está contigo».

María Santana Martínez

Son momentos duros, te lo dice una enfermera, y precisamente ahora es cuando más nos tenemos que aferrar a nuestra fe. Esta noche hubiera sido mucho más feliz escuchando tu voz resonar en el Paraninfo Universitario, en vez de tener que estar dándole la mano a un enfermo cuya vida se escapa. Hubiera sido mucho más feliz impregnándome de todas las experiencias de Dios que esconden las letras de tu Pregón, en vez de escuchar alarmas de ventiladores. Fede me encantaría esta noche poder darte un abrazo y darte la enhorabuena por el gran Pregón Universitario que escucharía. Lo primero no puedo hacerlo porque las reglas no me dejan; pero lo segundo sin haberlo escuchado sí. Porque sé, que cuando las cosas salen del corazón siempre salen bien. Los grandes se crecen ante las adversidades. Felicidades pregonero»