Cristo del Mayor Dolor / DANIEL SALVADOR

El Cristo del Mayor Dolor del Dulce Nombre regresa al culto

Carmen Bahíma ha sido la encargada de restaurar al crucificado

Por
Actualizado:

El titular más antiguo que posee la hermandad del Dulce Nombre regresa al culto, el Cristo del Mayor Dolor, era retirado del culto el pasado mes de diciembre para ser intervenido por Carmen Bahíma, la restauradora encargada de haber intervenido a todas las imágenes de esta corporación en los últimos años. Algo más de cinco meses después, regresa a la parroquia de San Lorenzo.

La hermandad tenía previsto haber vuelto al culto en la pasada Cuaresma, coincidiendo con su besapiés y vía crucis, pero el estado de alarma decretado por la pandemia del coronavirus hizo que el crucificado no pudiese volver en el tiempo previsto en un principio.

A las doce del mediodía se oficiará una eucaristía de acción de gracias que pueden seguir por las redes sociales de la hermandad.

Cristo del Mayor Dolor

Hace mas de una década, el crucificado era llevado al IAPH para someterlo a un estudio y comprobar su estado de conservación. Un año más tarde, el informe detectó la aparición de un documento en el interior del cuerpo con forma de cilindro o lámina enrollada.

Este crucificado es de autoría anónima, de un metro y cuarenta centímetros, de estilo marienista, atribuida a autores como Juan de Oviedo y de la Bandera, el Mozo y de Andrés de Ocampo. La imagen era restaurada allá por 1941 por Sebastián Santos Rojas, cuando un fuego fortuito producido en la iglesia de San Antonio de Padua, antigua sede del Dulce Nombre, le provocó quemaduras en sus piernas.

Su última salida data del 23 de noviembre de 1985, en conmemoración del cuarto centenario fundacional, saliendo sobre las antiguas andas del Cristo de la Vera Cruz, que actualmente se encuentran en la localidad sevillana de Umbrete.

La hermandad le da culto en su capilla. En el mes de noviembre, coincidiendo con la festividad de Cristo Rey, la imagen preside la ceremonia. Además, en Cuaresma se celebra un besapiés, y sale en vía crucis por la feligresía.