La Soledad de San Buenaventura / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

La Soledad de San Buenaventura, trasladada al altar del Cristo de la Salvación

La imagen permanecerá los próximos días junto al crucificado por obras en el zócalo contiguo a su altar de culto

Por
Actualizado:

La Soledad de San Buenaventura recibirá culto hasta mediados de la semana que viene junto al crucificado de Cerquera, es decir, hasta el inicio del mes de julio estará a los pies del Cristo de la Salvación. La dolorosa ha sido trasladada con motivo de la reparación que se va a acometer en el zócalo contiguo contiguo al altar de la Virgen, justo al lado del altar mayor de la iglesia conventual.

De esto modo, la imagen de Gabriel de Astorga forma un stabat mater que pueden apreciar nada más entrar por la puerta del templo, una estampa que de algún modo, recuerda a aquellos besamanos que la hermandad realizaba entre los años ochenta y noventa del siglo pasado, cuando este culto a celebrar en la festividad de la Inmaculada se efectuaba en este lugar.

Aún continúa de luto para recordar a las víctimas de esta pandemia del Covid_19. Por otro lado, porta los clavos de Cristo y la corona de espinas entre sus manos entrelazadas, unido a la aureola que luce en su sien, algo no habitual en esta talla.

Por último, en el altar de la Virgen se podrá apreciar la Cruz de Caño Quebrado, la pieza que propició la fundación de esta hermandad. Se creó después de una de las epidemias de peste que asoló a Sevilla, en concreto la de 1649. Una pieza de hierro forjado que la hermandad con el tiempo pudo recuperar y que se creó para presidir aquel cementerio instalado en aquella plaza situada entre la Plaza Menjibar a la de los Maldonados, tramo de Castellar, entre la calle Alberto Lista y la calle Laurel. Se llamaba así por los sumideros de agua que brotaban cuando había inundaciones.

Los titulares de la Soledad / M. J. RODRÍGUEZ RECHI