CENTENARIO

«Amarguras» de Font de Anta cumple 100 años

El 14 de marzo de 1919 se firmó la marcha que es todo un símbolo de la Semana Santa española

Por  5:20 h.

Es 14 de marzo de 2019. El mismo día de 1919, hace justo 100 años, Manuel Font de Anta cerraba el último acorde del que es considerado por el pueblo el himno de la Semana Santa de Sevilla. Una de las piezas más universales del genero marcha que ha sido tocada por formaciones de medio mundo, una música que resuena en el subconsciente de todos desde que nacemos, una marcha que símbolo de la ciudad: «Amarguras».

Todo nació por cuatro fotos con el rostro de la Virgen de la Amargura que viajaron a Madrid dentro de una caja china de marfil. En la casa del León 18 de la capital vivían Manuel y José Font de Anta. Hasta ellos llegó este regalo enviado por su padre, Manuel Font Fernández de la Herranz con una misiva clara: «Ya que a mí no me haces caso, ¿serías capaz de negárselo a Ella?».

Tras el palio que bordó Juan Manuel Rodríguez Ojeda en 1902 y el manto de terciopelo de tonalidad azul pavo real que realizara en 1905, ahora en los Judíos de San Mateo de Jerez, la marcha fue estrenada por la Banda Municipal el 13 de abril de 1919, Domingo de Ramos (casualmente, este año será Sábado de Pasión).

Partitura original de la marcha «Amarguras»

Su significado

Los acordes de este poema sinfónico llevan al espectador a situarse «en la calle de la Amargura. La marcha avanza y se oyen los rumores del cortejo que conduce al Redentor. Los primeros compases, que constituyen el tema fundamental de la obra, describen la omnipotencia de Cristo. Tras ello, se escuchan las trompetas anunciadoras de la comitiva que se aproxima. Continúa el poema con el desarrollo el tema inicial. Constituye el segundo motivo, una frase de apacible dulzura, inspirada en las consoladoras palabras de San Juan a la Virgen. Dicha frase es interrumpida por los apóstrofes e imprecaciones lanzadas por las turbas al Redentor.

La Virgen de la Amargura / RECHI

Esta segunda frase llega a su más alto grado de sonoridad. Seguidamente, comienza el tercer motivo en forma de Coral, en “pianísimo”, evocador de los rezos de los creyentes y es interrumpido varias veces por las trompetas romanas. Continúa el Coral en “fortísimo”. Alejase el cortejo dejándose escuchar el nuevo tema base de la obra… el cortejo ha desaparecido. Óyense los comienzos de una saeta interrumpida por las campanas, saeta que queda sin terminar, como invitando al pueblo para que la continué. Termina el poema con la frase en “fortissimo”, fundamento del mismo».

Los retratos de la Amargura con los que se inspiró Font de Anta para componer «Amarguras»

Los retratos de la Amargura con los que se inspiró Font de Anta para componer «Amarguras»

Así lo describió Font de Anta hace ahora cien años. En 2019 se celebra el centenario de estos acordes tocadas mil y una veces, en cada rincón de España y en todas sus Semanas Santas. Es un día histórico para la música procesional, cien años de la reinvención regionalista de Sevilla, cien años del inicio de toda una época. Hoy «Amarguras» cumple su centenario de vida.

Carta de agradecimiento de Manuel Font de Anta a la Amargura / ARCHIVO AMARGURA

Carta de agradecimiento de Manuel Font de Anta a la Amargura / ARCHIVO AMARGURA

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)