Santa Faz de Zurbarán, a subasta

PATRIMONIO

Así es la Santa Faz de Zurbarán que está a subasta en Sevilla

La sala Isbylia saca a la venta un lienzo reconocido por los especialistas como obra del pintor extremeño

Por  0:15 h.

Una de las iconografías más repetidas en la producción de Francisco de Zurbarán es la del paño de la mujer Verónica. La especial habilidad del pintor barroco de Fuente de Cantos para la representación de los paños, especialmente los blancos, y su captación de expresiva de las miradas cercanas, debieron crear una especial fama al pintor que motivó la repetición de la representación en numerosas ocasiones. En la España del siglo XVII, el paño de la Verónica con el rostro de la Santa Faz alcanzó una especial devoción por permitir mostrar la cercanía de un momento de la Pasión, un motivo y un tamaño ideal para oratorios y capillas que acercaban el rostro de Cristo al fiel: el ideal perfecto de los ideales triunfantes sobre la imagen que se alentó desde el concilio de Trento.

A los diversos ejemplares conocidos del tema pintados por Francisco de Zurbarán hay que añadir el lienzo que muestra en estos días la sala sevillana Isbylia, pieza que saldrá a la venta en la próxima subasta de otoño.

La obra es un óleo sobre lienzo de un metro de alto por 82 cm de ancho y presenta la particularidad de estar firmada por el artista en la parte inferior del cuadro, firma a la que se añade la fecha, con la particularidad de que el último número está prácticamente perdido, 163… Una obra de la década de 1630, en la que el autor triunfaba a sus treinta y pico años de vida, con numerosísimos encargos que iban de Madrid a Sevilla, pasando por una ingente producción de encargos destinados a Hispanoamérica.

Santa Faz de Zurbarán, a subasta

El profesor Enrique Valdivieso, catedrático emérito de Historia del Arte de la Universidad, certifica la autenticidad de la pintura, apuntando la fecha de 1639 como la de su posible realización.

“Nos encontramos ante una de las distintas versiones que Zurbarán realizó sobre la iconografía de la Santa Faz, en la cual repitió de forma exacta la descripción de los pliegues del paño y también la expresión del rostro de Cristo. De esta obra se conocen actualmente una docena de ejemplares catalogados a nombre de Zurbarán y, al compararla con ellos, se evidencia un aproximado nivel de calidad. Estas obras figuran catalogadas por Odile Delenda (Zurbarán, 2009) con 1os números 34, 35, 36, 37, 38, 84, 85, 110. Otra Santa Faz de este tipo pudimos catalogar personalmente en Spanish painting (2012, Coll-Cortés, Madrid, p, 152) y en ella la expresión de Cristo en el paño es casi idéntica a esta”.

La mirada craquelada de la Santa Faz de Zurbarán, a subasta

En la catalogación de la obra, el profesor Valdivieso insiste en la catalogación entre 1630-40, especialmente por la idéntica repetición de los paños. “Después, en las pinturas que con este mismo asunto realizó entre 1650 y 1660, la parte baja del paño se resuelve en línea recta a diferencia de las anteriores donde el pintor las configura con un ritmo triangular.”

Una obra que debió ser especialmente atractiva para los clientes sevillanos, por su capacidad devocional de mover a la devoción desde una creación totalmente realista, con ciertas notas de teatralidad propias del mundo barroco. Añade el profesor Valdivieso el concepto de trampantojo o engañifa, que aporta un plus de realismo a la composición: “El juego de los pliegues del paño perfectamente definidos y simétricos junto con la descripción de los cordeles de los que cuelga de la pared y de los alfileres que sujetan la tela produjo un armonioso conjunto de dobleces contrapuestos y equilibrados que enmarcan el rostro de Cristo de manera vistosa y efectista. El resultado que produce el rostro de Cristo, que mira fijamente al espectador, es la transmisión de sus padecimientos físicos y espirituales que, al mismo tiempo le producirían un profundo sentimiento de compasión y arrepentimiento de los pecados, junto con la manifestación de pedir perdón por ellos. Muy importante también son los juegos de luz y de sombra que crean los pliegues del paño y que originan un efecto de potente relieve y volumetría al tiempo que la sensación de estar contemplando algo real.”

Pliegues de los paños de la Santa Faz de Zurbarán, a subasta

El informe de la profesora Odile Delenda, una de las grandes especialistas en la figura del pintor extremeño, también incide en la atribución sin dudas al maestro, incluyendo el lienzo en el amplio catálogo razonado y crítico del artista.

“La primera versión conocida de las numerosas representaciones del rostro de Cristo imprimido en un paño realizadas por el maestro extremeño se encuentra en una colección particular española, y está firmada y fechada en 1631 (fig. 2). Esta temprana representación de la Santa Faz de Cristo debió de ser del agrado de los teólogos y de los devotos comitentes lo cual proporcionó a Francisco de Zurbarán una importante demanda de este tema singular. En este primer lienzo llama ya la atención la peculiar manera del maestro extremeño de tratar este asunto tan popular en el siglo XVII: la presentación del rostro en tres cuartos, su imagen difuminada y el acentuado carácter realista del paño de la Verónica”.

Pliegues de la zona superior de la Santa Faz de Zurbarán, a subasta

A partir de la versión de 1631, la profesora Odile Delenda agrupa una serie de réplicas realizadas por el maestro, con alguna posibilidad de participación del taller en algunas de ellas. “De estas composiciones zurbaranescas concebidas como un trampantojo, la espléndida versión conservada en el Nationalmuseum de Estocolmo es una de las creaciones más sugestivas de todo el siglo XVII. Es una pintura sutilísima, dominada por el blanco lienzo lleno de matices, mediante los cuales Zurbarán representa el rostro del Señor, enmarcada por los vigorosos pliegos del lienzo.

La nueva representación de la Santa Faz que presentamos aquí es la que más se parece al bellísimo lienzo de Estocolmo. La composición del cuadro sobrecoge tanto por su realismo como por su fuerte dramatismo: el rostro doliente de Cristo está sugerido con ligeros toques de ocre grisáceo lo que confiere a esta imagen, algo desvanecida, una impresión de realidad del evento increíble: si la santa Verónica, enternecida, enjugó con su propio velo el rostro sudoroso y ensangrentado de Jesús parece muy verosímil que la imagen impresa milagrosamente fuera así mismo más bien esbozada, lo que debía corresponder más a la realidad del gesto de la piadosa mujer que lo representado en los retratos medievales hieráticos o anteriormente pintados por El Greco en sus propias Verónicas”.

Santa Faz, Museo Nacional de Estocolmo

El lienzo tendrá el verismo de mostrar una posición más real del rostro de Cristo, al aparecer de forma lateral y no frontal. Insiste también Delenda en la idea del trampantojo, resuelto “en estas pinturas del maestro extremeño mediante la ilusión del marco, siendo el único nexo con el mundo exterior unos finos cordeles dobles de los que pende un paño atado con nudos en un espacio neutro e indefinido. Como en las otras versiones imaginadas por el pintor para ese tema en la parte baja un largo alfiler brillante recoge la tela en el centro, creando un marco en el marco, totalmente ilusionista Por otra parte, el paño marfileño, hiperrealista, surge con tremenda fuerza en el lienzo de Zurbarán en profundo contraste con la imagen difuminada del retrato esbozado”

Una forma de presentación que es una invención del propio Zurbarán, casi podríamos decir que una de sus grandes aportaciones a la iconografía cristiana, con unos matices que le dan esa cercanía contemporánea que desmonta otras posibles críticas que se puedan hacer al conjunto de la obra de Zurbarán, un autor que en su madurez prefirió encorsetarse en modelos que sus contemporáneos dieron por superados.

Santa Faz de la capilla Sacramental de San Pedro. Francisco Zurbarán

Odile Delenda insiste en la originalidad de la obra que sale a subasta: “La expresión de Cristo es aquí una muy lograda mezcla de mansedumbre y de majestad. El rostro, esbozado como los demás, se halla al parecer intacto y mira el espectador casi de frente. La peculiar manera de Zurbarán de tratar el tema del paño de la Verónica – con el Santo Rostro visto de tres cuarto e inclinado- parece verdaderamente proceder de las representaciones de Cristo con la cruz a cuestas. Sabemos que curiosamente Zurbarán se inspiró en ocasiones de los grabados del pintor contemporáneo francés Claude Vignon, cuyo estilo casi manierista le era completamente ajeno. Llama la atención especialmente el parecido del rostro de este último lienzo con una estampa del artista francés sobre el tema de Jesucristo camino del Calvario. El rostro de Cristo, más semejante aquí a un retrato, aparece con la barba y el bigote incipientes y apenas se ve la corona de espinas. Sus facciones son delicadas, menos esbozadas que en la versión de Estocolmo, con una expresión tierna y dulce”.

Procedente de una colección particular y desconociéndose sus orígenes, la obra presenta un correcto estado de conservación, aunque es evidente su craquelado y el oscurecimiento que han sufrido sus barnices. Una futura limpieza, que destacara matices ahora imperceptibles, podría colocarlo como parte fundamental del catálogo del pintor extremeño.

La subasta de este lienzo en Sevilla tiene una especial significación por conservarse, en la capilla sacramental de la parroquia de San Pedro, un lienzo con la misma iconografía y que se data en la misma década. A ello habría que añadir la devoción a la iconografía de la mujer Verónica, con histórica hermandad que mantiene en la actualidad la renovación anual de la iconografía de la Santa Faz. La casa de subastas informa del permiso temporal de exportación de la obra hasta febrero de 2020. Zurbarán a subasta. Una ocasión que no se debería pasar.

Santa Faz de Francisco Zurbarán del Museo Nacional de Escultura de Valladolid

Santa Faz. Óleo sobre lienzo. Francisco de Zurbarán.

Precio de salida: 160.000 e.

Isbylia Subastas, Calle Virgen de la Antigua, 5, 41011 Sevilla

Subasta Otoño, 29 y 30 de octubre 2019.

Manuel Jesús Roldán

Manuel Jesús Roldán

Manuel Jesús Roldán

Últimas noticias deManuel Jesús Roldán (Ver todo)