Cautivo de San Ildefonso / M. J. RODRIGUEZ RECHI

Así regresa el Cautivo de San Ildefonso tras su última intervención

Por
Actualizado:

Los restauradores Alejandro Cascajares y Manuel Ballesteros han intervenido durante los últimos días al Cautivo de San Ildefonso. Una devoción que se mantiene en Sevilla desde el siglo XVII.

Entre la plaza del Cristo de Burgos y la calle Dormitorio, los trinitarios descalzos dedican una iglesia a la Virgen de Gracia pero no tardan en colocar una imagen igual que el Cautivo de Medinaceli de Madrid.

Restauración

Después de un estudio para comprobar las deficiencias que con el paso del tiempo padecía, se han recuperado las zonas pérdidas de la policromia, sobre todo, en la zona de las manos. Asimismo, se ha procedido a la limpieza, ya que el Señor tomó un color anaranjado debido a su última restauración.

Cautivo de San Ildefonso

Esta imagen es anónima del siglo XVIII. Permaneció también en la iglesia de San Hermenegildo tras la desaparición del convento de los carmelitas descalzos en la Desamortización.

Desde 1909 permanece en San Ildefonso por la confraternidad del escapulario de la Trinidad. En el mes de marzo se celebran sus cultos. Largas colas se forman ante una de las imágenes con más devoción de Sevilla.

El Viernes de Dolores protagonizó un vía crucis por la feligresía, algo que no pudo celebrar en la Cuaresma pasada por la lluvia. De nuevo, ya recibe culto en San Ildefonso. Nunca está solo. Contemplar el rostro de sus devotos cuando se postran ante sus plantes hacen ver la fe que produce entre los sevillanos cada día.

Con estos trabajos, el Cautivo de San Ildefonso vuelve a como llegó a la que es su casa desde hace más de un siglo. Para algunos puede parecer un desconocido pero las generaciones ya se encargan cada mes de marzo de enseñar el significado de esta imagen.

Galería fotográfica: Manuel Jesús Rodríguez Rechi.

Encuentra más fotos como esta en Cofrades