Miñarro, autor del Nazareno, junto al boceto de la obra / JAVIER COMAS

REVISTA PASIÓN EN SEVILLA

Así se hizo el Nazareno de la Humildad del Cerro del Águila

Será la gran incorporación de la Semana Santa en 2019, la nueva devoción de este barrio saldrá a la calle el próximo Martes Santo

Por  0:38 h.

No todos los años se estrena una imagen. El próximo Martes Santo los hermanos del Cerro harán estación de penitencia con un Nazareno joven y diferente. El Cristo irá proclamando a los cuatro vientos su autoría porque en la boca está grabado su nombre: «El nombre del Padre».

Miñarro modelando el busto del Nazareno del Cerro

Un padre que se llama Juan Manuel y se apellida Miñarro. El imaginero y profesor es un hombre como sacado del Renacimiento y tele transportado en el tiempo a la calle Viriato.  Miñarro es el humanista que le ha dado forma a otra manera de representar el camino del Calvario. Pero vayamos a su nacimiento. En 2004 y después de muchos años de imaginarlo, la parroquia de Los Dolores recibe un nazareno diferente que toma el título de la Humildad. Los rasgos semíticos, la cruz cuadrada o las señales de la Sábana Santa le dotan de una personalidad extraordinaria. Teniendo en cuenta que el último nazareno estrenado en la Semana Santa fue el de las Penas de San Roque que salió por primera vez en la Semana Santa de 1940, la evolución es absoluta.

Construcción del cuerpo del Nazareno del Cerro / MIÑARRO

“Aunque el Nazareno del Cerro como idea nació bastantes años antes – confiesa Miñarro-  un mes de diciembre del año 2002 en una visita al museo del Prado me enfrenté con un cuadro de Sebastiano del Piombo  fechado en el año 1516,  y ante dicho  cuadro,  a pesar de que ya lo conocía de otras visitas, vi por primera vez el modelo de inspiración de mi Nazareno, que por supuesto también se alimentaria, de forma inevitable, de la mística  fuerza del Señor de Sevilla y de mis estudios Sobre la Sabana Santa de Turín que en aquellos momentos ya había iniciado”.

Estudios anatómicos del Nazareno del Cerro

El autor asegura que su intención no fue cometer la osadía de crear un modelo de referencia. Pero le ha salido. “Lo que si intento siempre en mis obras es esforzarme en tener un comportamiento original y hacer imágenes para el siglo XXI, comprometidas con su tiempo, huyendo  de estereotipos y de estériles estampas piadosas que comienzan a estar muy desfasadas. He intentado hacer una imagen en la cual su personalidad y su  individualidad quedasen  claras e inconfundibles incluso si pudiésemos ver  proyectada solo su silueta.  Algo que es muy difícil de conseguir  en Sevilla,   sin  caer  en exageraciones banales  y máxime  teniendo en cuenta la nómina de nazarenos tan increíbles que poseemos. He buscado una imagen de Poder y a la vez de una representación elocuente de la Humildad” Y al igual que le ocurre al Nazareno de Benlliure de Málaga “el Nazareno del Cerro – dice Miñarro- adquiere una compromiso con su tiempo y con mi historia personal,  y por ello no pasara desapercibida ni quedara adocenada.”

Nazareno de Sebastiano del Piembo del Museo del Prado, fuente de inspiración de la obra

El Gran Poder es una referencia inevitable. El Señor estuvo muy cerca de su autor durante la infancia y también con el paso del tiempo Miñarro reparó en que se trata de “un fenómeno material y  estético abrumador,  único e irrepetible con alma propia,  más allá de lo simplemente formal” La tipología de cruz será una seña de identidad.  Se quiere que sea al mismo tiempo cruz alborea y cruz plana ya que el imaginero no quiere dejar de representa la esencia misma del árbol de la redención, por ello llevara algo de corteza en la parte superior y posterior  del estipes y patíbulo.  La cruz la está tallando en madera de cedro del Canadá, con carpintería de Enrique González Gonzálvez, Enrique Lobo Lozano, autor también de la de camarín y de la de salida del Gran Poder. Otro rasgo diferencial como guiño a los estudios sobre la Sábana Santa es la melena recogida o arremolinada en una coleta que cae sobre la espalda y que se verá muy bien cuando procesiones. Francisco Carrera está estudiando qué tejido elige para su túnica de salida. Y un secreto, “debajo de la lengua –confiesa el autor- lleva fecha y firma.  Y aunque este detalle quizás si sea más conocido, le diré que  en su corona de espinas hay un caracol y uno de los terminales es la cabeza de una serpiente. El caracol representa su  victoria sobre la muerte y  la serpiente su  victoria sobre el pecado”. Si este Cristo pudiera hablar su primera palabra sería Miñarro, como tiene grabado en lo más íntimo de su boca. El nombre del padre.

Nazareno de Sebastiano del Piembo del Museo del Prado, fuente de inspiración de la obra

Escaneado en 3D del Nazareno del Cerro

Prueba de la corona de espinas en la cabeza de madera sin policromar del Nazareno del Cerro / MIÑARRO

La primera prueba de una túnica que se hizo al Nazareno del Cerro / MIÑARRO