Recreación de cómo quedará la capilla de la Estrella tras las obras

Así será la capilla de la Estrella cuando se inaugure la ampliación en 2020

La hermandad aumentará un 40% el espacio del templo y mejorará notablemente las dependencias de la casa hermandad

Por  17:13 h.

La hermandad de la Estrella someterá a votación de los hermanos el próximo 12 de junio la aprobación del proyecto de ampliación de la capilla en el que lleva trabajando la corporación desde que en 2009 comprara el inmueble colindante al templo, en el número 39 de la calle San Jacinto. Durante ese tiempo, la comisión nombrada a tal efecto y la junta de gobierno han ido superando los trámites necesarios para poder acometes unas obras que permitirán aumentar el espacio de la capilla alrededor de un 40%, con unos 150 metros cuadrados y un aforo de 255 personas (actualmente tiene para unas 70), además de la mejora de las instalaciones de la casa hermandad.

Una vez conseguido que se le retire el nivel de protección B a la parcela recién adquirida y habiendo obtenido los permisos necesarios por parte de la Comisión de Cultura y de la Gerencia de Urbanismo, la junta de gobierno convocó un concurso por invitación en el que participaron varios estudios de arquitectura con experiencia en rehabilitación y obra nueva en el casco histórico, en el que resultó elegido el proyecto elaborado por «lacooperativa arquitectos», que según el hermano mayor, Manuel González, «respetaba la herencia de Antonio Delgado Roig -arquitecto que realizó la capilla en 1962- y que a nivel de casa hermandad es un proyecto valiente como ha sido la hermandad durante su historia».

La obra pretende unificar las dos parcelas propiedad de la hermandad, el número 39 (el nuevo inmueble) con el 41 (la capilla) de forma funcional, para dotarla del mayor espacio de culto y que quede completamente diáfana. Así, la corporación solucionaría los graves problemas de espacio que ha tenido desde que se marchó de San Jacinto. «Desde entonces ha sido una absoluta obsesión de la hermandad», indicó el hermano mayor. Tanto es así, que «más del 20% de los fieles que acuden a misa a la capilla tienen que estar de pie y muchos hermanos por ello acuden a otros templos e incluso no pueden casarse ante sus imágenes».

La hermandad, eso sí, se va a encontrar con una serie de limitaciones normativas como el respeto de la fachada y la primera crujía de la capilla, así como las alineaciones exteriores. Serán, al fin y al cabo, dos fincas independientes que podrán tener una agrupación funcional, pero no una agregación urbanística que la conviertan en una única parcela; por lo que no se podrá plantear un proyecto unitario de  capilla.

Planta baja

El boceto de Raúl Berzosa para el presbiterio de la capilla

 

La cervecería «La Grande» que tiene arrendado el local hasta 2026, continuará con su funcionamiento. Sin embargo, el resto del espacio y de alturas será completamente adaptado. Así, se liberará el mayor espacio posible en la capilla, que ocupará todo el perímetro de ambos edificios con un forjado igualado a la misma altura. Para evitar los pilares actuales, se plantean dos vigas que recogen la arquería de Delgado Roig y permiten que el espacio a nivel de suelo sea diáfano manteniendo siempre el concepto diseñado por el insigne arquitecto. En la frontera de la capilla y el actual local, se introducirá un mobiliario para almacenaje que será, a su vez, móvil e incluso eliminable. En un futuro, a partir de 2026, la hermandad podría plantearse agregar el espacio del local al conjunto de la capilla e instalar allí una tienda.

Lo que sí se plantea ahora es que la capilla «sea lo más versátil posible», como ha explicado el arquitecto Manuel Heredia. La otra gran novedad será la incorporación en una especie de atrio un montacargas para hacer accesible todas las plantas y facilitar el manejo seguro del patrimonio. Por ello, se conservará el acceso actual desde la calle Jesús de las Penas. Allí se instalará una escalera al aire, creando como un hall de recepción. Por otro lado, la capilla tendrá por fin luz natural. Se crearán dos óculos en el paramento que da al callejón Jesús de las Penas y se instalará un sistema de climatización tanto en el templo como en la casa hermandad.

Respecto a los retablos, se ubicarán uno al lado del otro y serán adelantados unos metros para permitir instalar camarines visitables para las imágenes, con puertas de seguridad. Así, se colocarán las dos imágenes de frente en una zona amplia. Entre ambos retablos se ubicará, por petición expresa del arzobispo, el la mesa de altar. En el espacio que separa ambos retablos, Raúl Berzosa pintará un mural que tendrá como motivo principal el Lignum Crucis, titular de la hermandad, que cubrirá la bóveda y tendrá un rompimiento de gloria, que jugará a modo de trampantojo con la arquitectura de la capilla. Esta pintura será relativa al Triunfo de la Santa Cruz, con una peana hecha con cabezas de ángeles donde se situaría el relicario, hacia arriba la Fe abrazando la cruz y elevando un cáliz y, en el rompimiento de gloria, el Espíritu Santo y Dios Padre.

La ampliación de la capilla, dado el tamaño de la cofradía, no permitirá que todos sus tramos se formen dentro el Domingo de Ramos, pero sí que algunos tramos más se integren en el templo, aunque seguirá usándose la calle y el colegio San Jacinto. Los pasos podrán situarse uno al lado del otro.

Primera planta

Vista de las dependencias administrativas de la hermandad tras las obras

 

El primer piso de la casa hermandad tendrá un funcionamiento administrativo. Se abrirán dos patios para dotarla de iluminación y ventilación natural. Allí habrá un gran salón de actos con vitrinas a doble cara donde se expondrá el patrimonio. Se instalará una panelería que permita compartimentar esa sala como se necesite. Asimismo, se creará una terraza asociada al despacho del hermano mayor y al salón de actos con vistas a la calle San Jacinto. Todo ello con un lenguaje contemporáneo.

Segunda planta

Sólo se construirá en la parte del número 41 y tendrá usos más lúdicos con vinculación a la terraza. Allí estará el bar de la hermandad y una sala para la priostía además de salas polivalentes para diversas diputaciones, como caridad, y también para catequesis y otros grupos.

Columbario

La ampliación de la capilla contempla también un columbario mayor al actual, que ya tiene el plácet de la parroquia de San Jacinto pero que necesitará el permiso definitivo del Arzobispado. El hermano mayor se compromete a que los familiares cuyos difuntos descansan en los actuales lóculis, tendrán información «absoluta» sobre el traslado de los restos.

Así será el acceso a la casa hermandad de la Estrella

 

Plazos

De aprobarse, las obras comenzarían después de la Semana Santa de 2019 y tendrían un plazo de ejecución de 8 a 11 meses. En todo caso, estarían concluidas antes de la Semana Santa de 2020. Las imágenes, como es lógico, tendrán que ser trasladadas a otro templo aunque de momento la hermandad no sabe a dónde irán. Entre los posibles destinos se baraja Santa Ana, donde celebra habitualmente los cultos la hermandad; San Jacinto, convento con el que la corporación ha mejorado notablemente las relaciones; o incluso Las Mínimas, que permitiría que las imágenes volvieran a sus orígenes.

Financiación

El cabildo del día 12, además de aprobar el proyecto de la capilla, también dará el visto bueno de la financiación de los trabajos que, en todo caso, no supondrán un aumento de la cuota de hermanos ni una cuota extraordinaria. Manuel González aseguró que «las obras se van a pagar con el presupuesto que la hermandad destina a patrimonio y en ningún momento la actividad de la hermandad se verá afectada». La hermandad de la Estrella lleva años ahorrando para acometer esta gran obra.

¿Qué pasará con la cervecería?

La hermandad intentó llegar a un acuerdo con el bar que ocupa el local contiguo a la capilla, propiedad de la hermandad y arrendado hasta 2026. La corporación solicitó que durante el desarrollo de las obras el bar permaneciera cerrado a cambio de otras opciones. Sin embargo, no se ha llegado al acuerdo y los trabajos se desarrollarán de igual manera, ya que no afectarán a la parte de arriba, que servirá como coro o como una zona cerrada, que «no se tocará».

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla