La Virgen del Rocío se presenta al Simpecado de las Cabezas de San Juan / MANU GÓMEZ

Crisis del coronavirus

Así vivirá el mundo rociero la fiesta de Pentecostés en un año sin romería

Tras la suspensión de la romería el mundo rociero aprende a rezar por las redes

Por
Actualizado:

Leyendo estas páginas, los caminos estarían a punto de poblarse de romeros que, vara en mano, siguen a un Simpecado. Las veredas aparecerían limpias de matojos y maleza y dispuestos los carteles que, colgados de un pino, acotan la parada de cada hermandad. Aquí se iban a suceder como cada año rezos, cantes y bailes. Vivencias, ilusiones que regresan, y pensábamos que así iba a ser siempre, con la primavera. Este año han sido sesgadas, de repente, por un extraño y desconocido virus que nos hizo confiar más que nunca en la Blanca Paloma. Se supende El Rocío.

Sólo recuerdan algo similar aquellos rocieros más veteranos a los que también les toco vivir la Guerra Civil. Se podía sospechar pero nadie quería pensar en ese anuncio. Tras el Angelus, delante de la Virgen, y en el presbiterio de la parroquia de la Asunción de Almonte, un circunspecto presidente de la Hermandad Matriz, Santiago Padilla,  tomó aquella mañana de cuaresma el micrófono. El anuncio más amargo y sin aún haber estrenado el cargo en Pentecostés. “Con dolor pero con fortaleza. A la vista de la evolución y la ampliación de la pandemia,  creemos que es el momento de anunciar la suspensión de todos los actos previstos por la hermandad Matriz. Creo que no somos capaces de tener una visión del final de esta pandemia; de lo que tenemos aún que sufrir y de las consecuencias económicas que para todas las familias de Almonte va a atraer. Lo ofrecemos como sacrificio a la Virgen para que ella nos ayude a salir de esta situación” vino a decir Padilla serio y sereno.

Era el 23 de marzo de 2020. Un mes después el máximo dirigente de la Hermandad Matriz reflexiona para Pasión en Sevilla “Es una idea que se fue madurando, por cierto, con poco tiempo, en base a la evolución de la pandemia, y que se hizo efectiva diez días después de decretarse el Estado de Alarma y de haber tenido que cerrar la Parroquia de Almonte. Pesaron la responsabilidad y un sentido solidario, pues la salud se había convertido en un objetivo prioritario de todo“.

El Simpecado de Triana en el Vado del Quema / J. MACÍAS

A qué negarlo, fue un auténtico jarro de agua fría para todo el mundo rociero. En los días previos, la hermandad del Salvador ya había advertido a sus hermanos que este año no habría camino como tal. Que iría al Rocío sólo la carreta del Simpecado acompañada de peregrinos. En Triana, la junta de gobierno no quería ni imaginar el escenario y anteponía la situación sanitaria y social a la decisión que se pudiera tomar. La cancelación de los dos últimos domingos del calendario de las peregrinaciones extraordinarias si se consensuó con las hermandades afectadas. “En el caso de la Romería se había hablado con las administraciones públicas competentes en el control de la pandemia, que agradecieron mucho nuestra actitud” recuerda Santiago Padilla.

La Virgen del Rocío vestida de Pastora en el centenario del Rocío Chico en 1913

El último Rocío republicano

El ultimo precendente nos remite a junio de 1936, un mes antes del comienzo de la guerra. Era la última romería republicana que Chaves Nogales describe así para el diario «Ahora» y en un reportaje titulado Andalucía roja y la Blanca Paloma.

Estamos en el corazón de Triana, mientras en plena calle se organiza procesionalmente la Hermandad para emprender a través de los campos la marcha hacia el santuario de Almonte. Piafan briosas las jacas de los pintureros caballistas, que lucen orgullosos sus verdes escapularios; las carretas de los romeros cubiertas con blanquísimas sábanas y adornadas con finos encajes se alinean lentamente ajenas al nervioso tintinear de los tranvías que les piden paso libre; suben a ellas las mocitas, dando aire a sus amplias faldas de faralaes; repiquetean alegres las castañuelas, y hasta la calle llega desde la iglesia de San Jacinto el olor del incienso que están quemando en la solemne misa de los romeros. Y mientras deletrea trabajosamente los cartelones rojos incitando a la rebelión, que en las fachadas de todas las casas de Triana han colocado los sindicalistas y los comunistas, nuestro “envogé special” se coge la cabeza con las manos.

Retrato único de la salida de la hermandad de Triana cuyos peregrinos tendrían que quedarse en casa en los dos próximos años (1937 y 1938). Y no es la única ocasión como recuerda Santiago Padilla “…la romería se supende con anterioridad con motivo de la Guerra de la Independencia, y también en otros casos de grandes epidemias, pues se utilizaban estrategias de confinamiento parecidas”.

En 2020 no habrá hermandades filiales en el Rocío. Se queda en casa el famoso millón de personas que cada año supuestamente participa en ella. Un importante varapalo económico para el conjunto de Andalucía, donde se estima que la romería mueve cada año algo más de 100 millones de euros y genera cientos de empleos con una repercusión salarial que los sindicatos no son capaces de cifrar. “Son miles las visitas que se dejan de recibir. Efectivamente. Nosotros (como Hermandad Matriz) y el pueblo de Almonte, estamos afectados por esta situación que nos preludia una fuerte crisis económica a todos los niveles” destaca Padilla. Y no sólo para Almonte, el Ayuntamiento de Villamanrrique estima pérdidas de hasta 100.000 euros después de que se suspenda el paso por aquí de hasta 64 hermandades.

No hay posibilidad de trasladar la Romería a otra fecha. En este sentido la Matriz es tajante “…la romería, como tal se volverá a celebrar en 2021. Este año celebraremos la fiesta litúrgica de Pentecostés, como mejor podamos, y en ello estamos trabajando” reconoce Santiago Padilla.

La Virgen del Rocío entrando en la parroquia de Almonte / MIGUEL ÁNGEL JIMÉNEZ

En Almonte, hasta 2021

Hasta en tres ocasiones estaba previsto que saliera la Virgen del Rocío a este año: la primera por las calles de su pueblo el 17 de mayo y vestida de Reina. El regreso a la aldea, de Pastora, estaba fijado para el día 24 de este mismo mes de mayo y a la semana siguiente habría tenido lugar su salida habitual del Lunes de Pentecostés. Todo ha quedado en la nada y la Virgen del Rocío por tiempo indeterminado en la parroquia de la Asunción de Almonte. La hermandad Matríz asegura que de momento no hay nada previsto sobre el traslado a la aldea pero si que será en 2021.

Hay otros casos documentados en los que la venerada imagen estuvo en Almonte de manera más prolongada. El más cercano en 1963 con motivo del derribo de la antigua ermita y la construcción de la actual. Para ganar tiempo en las obras se trasladó a la Virgen a la villa recién pasada la Romería y se celebró en la localidad onubense el Rocío Chico. Con anterioridad hay que remontarse a la Guerra de la Independencia (1808-1813) cuando la patrona de Almonte también permaneció un largo periodo en la Parroquia o al terremoto de Lisboa (1755). Éste afectó gravemente a la fábrica de la antigua ermita, permaneciendo la Virgen  en el pueblo hasta su reconstrucción en 1758.

La Virgen nunca había estado tan cerca y tan lejos a la vez de su gente. Nunca estaba sola. A lo largo del día las continúas entradas y salidas de niños de la mano de sus madres, las abuelas pidiendo algún favor o dando gracias, los hombres después de sus tareas en el campo y los abuelos subiendo las escalinatas con algún esfuerzo. De noche, las guardias… pero el virus cerró el portón de madera. “Las mañanas y tarde son radicalmente distintas. Ha desaparecido el bullicio que había en la plaza Virgen del Rocío, a cualquier hora del día, y especialmente entorno a la hora de la Salve. Ahora en vez de entrar y salir a la Parroquia, se sale y se entra en la televisión local, o en el canal de YouTube de la Matriz. En definitiva, lo sobrellevamos con un dolor atenuado. Entre otros motivos, porque está la Virgen en Almonte.”

El altar de novena del Rocío de Triana / ROBERTO PARDO

Un Pentecostés muy diferente

Al igual que ha ocurrido con las fiestas principales de nuestra tierra a las que por este año hemos dicho adiós, éste será un Rocío muy extraño “… me lo imagino con un sabor agridulce. Siempre Pentecostés debe ser un motivo de alegría para los rocieros, porque celebramos la Venida del Espíritu Santo con María como protagonista y el nacimiento de la Iglesia, pero lógicamente ahora nos encontramos con unas posibilidades de celebrarlo difíciles y muy distintas. No obstante, es evidente que vamos a celebrar Pentecostés, igual que se ha celebrado la Semana Santa” argumenta el presidente de la Hermandad Matriz.

En la parroquia de la Asunción, la Blanca Paloma permanece vestida igual que cuando se cerraron las puertas del templo aquel fatídico 23 de marzo. No ha habido ningún cambio a excepción de las flores, que a la hermandad le está costando encontrar… y otra más:  un cirio verde, color de la esperanza, “…lo encendimos a finales de marzo, cuando la pandemia se extendía, por todos los enfermos del Coronavirus y los difuntos. Estará encendido hasta que todo pase”.

A todos los rocieros

Desde estas páginas, Santiago Padilla, lanza un mensaje de fortaleza y de esperanza. “El Rocío ha sido siempre luz para nuestras vidas, luz para nuestro caminar junto a María. Y en muchos casos ha sido luz para personas o generaciones que han debido afrontar dificultades de diverso carácter y magnitud, muchas veces homologables con la situación actual. Y eso no lo ha cambiado la pandemia“. Padilla invita a que busquemos consuelo en la Virgen “…ahora, si cabe, estamos agarrando sus manos con más fuerza, mirando con más intensidad al Niño que sostiene y nos ofrece, y sintiéndonos más hermanos de nuestros hermanos. Y sabemos que Ella es nuestra Luz, nuestra mediadora, nuestra fortaleza y nuestra esperanza hasta el final”.

Rocío de Sevilla Sur / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

La universalidad rociera en números.

En estas circuntanscias la hermandad Matriz organizó una novena especial que los almonteños y todo el orbe rociero pudo seguir a través del canal YouTube de la corporación. Cada tarde los rezos se entrelazaban por los balcones del pueblo ayudados por la megafonía de la plaza. La tecnologías se alían para paliar las circunstancias. Las redes emiten diariamente desde el interior de la parroquia para que se pueda rezar a la Patrona de Almonte, entre las diez de la mañana y las dos de la tarde, y por la tarde, igualmente, cuando se conecta a partir de las ocho para la Eucaristía y el rezo de la Salve. Esta situación ha provocado un crecimiento exponencial de los seguidores. En YouTube las visualizaciones han pasado de las 26 mil habituales a más de 60.000. Las reproducciones en directo superan las 4 mil de media, con una audiencia principalmente de España, Argentina, México, Estados Unidos y Colombia. En Facebook, la Hermandad Matriz suma casi 4 mil nuevos seguidores: un 80% más de lo habitual. Santiago Padilla quiere subrayar además “el magnífico trabajo que está haciendo la televisión local de Almonte, Doñana Tv” para acercar de una forma u otra a la Virgen a su pueblo.

Virgen del Rocío / JAVIER COMAS