La Virgen de los Dolores del Cerro del Águila, de regreso, el Martes Santo de 2018 / JUAN FLORES

CRISIS DEL MARTES SANTO

El Ayuntamiento garantiza la viabilidad del plan del Martes Santo de 2019

Pese al informe desfavorable de las cofradías del día, la reestructuración planteada por el Consejo cumple los requisitos de las autoridades públicas

Por  1:01 h.

El plan propuesto por el Consejo de Cofradías a las hermandades para el Martes Santo cumple con «todos los requisitos» para llevarlo a cabo. Así lo asegura el Ayuntamiento de Sevilla, cuyos responsables de seguridad no dan validez al informe de las ocho hermandades de la jornada que lo han considerado inviable presentando posibles descuadres horarios. Así, los encargados municipales de la coordinación de la Semana Santa mantuvieron una reunión con la junta superior del Consejo para analizar la propuesta, y dieron su visto bueno ya que «mejora notablemente la situación respecto a los años anteriores, incluido el de 2018».

Desde el Consistorio consideran que el conflicto del Martes Santo se trata de un problema de intereses particulares en los que no va a entrar, ya que su función es poner los medios para que se celebre el evento con las mayores medidas de seguridad. No obstante, han estudiado cada uno de los informes expuestos por las cofradías del día y consideran que sus alegaciones no se corresponden a los ritmos de paso que incluso llevaron a efecto en el Martes Santo de 2018.

Entonces -explican-, el año pasado las hermandades modificaron los dos vectores que entran en juego: el espacio (con cambios de recorrido) y el tiempo (con cambios de orden y de ritmos de paso). Así, las ocho cofradías cumplieron lo pactado, igual que ocurrió en 2017 cuando aún se mantenía la configuración tradicional. De esta forma, desde el Ayuntamiento creen que cruces como el que se prevé en la Puerta de Jerez entre los Estudiantes y el Cerro es perfectamente viable, teniendo en cuenta los ritmos de paso medios e, incluso, no pondrían ninguna objeción a que fueran dos cofradías en paralelo como ocurrió el año anterior con la Candelaria y el Cerro, ya que la Puerta de Jerez es «como un campo de fútbol».

«Los requisitos se cumplen siempre y cuando la tabla de espacio y tiempo se cumpla, que es perfectamente factible viendo cómo en años anteriores los ritmos de las cofradías han tenido hasta menos margen que los que se les pide este año», aseguran fuentes municipales. Una prueba de ello es el tiempo que tardó los Estudiantes en llegar a la Catedral el año pasado, que es el mismo que pone como objeción la propia diputación mayor de gobierno de esta hermandad para regresar este año por el mismo sitio apuntando que las cofradías no llevan los mismos ritmos a la ida que a la vuelta. Tampoco el Rectorado pondrá problemas con la hora de entrada, ya que se trata de un edificio «abierto» durante toda la Semana Santa en caso de refugio de cualquier cofradía, al igual que ocurre con el Salvador, la Anunciación o, este año, Santa Catalina. De hecho, la propia Universidad acogió a la Candelaria cuando tuvo que guarecerse de la lluvia, horas más tarde de que entrara los Estudiantes.

Reunión este jueves

Los hermanos mayores del Martes Santo se reúnen estos días para establecer una estrategia de cara a la cita de este jueves, cuando se sentarán de nuevo con el delegado de la jornada, Daniel Perera, y el presidente del Consejo, Francisco Vélez. Las posiciones, a priori, están claras: las cofradías pretenden repetir la experiencia de 2018 y el Consejo les pone como único requisito que la estructura sea yendo en el sentido habitual por la Carrera Oficial. Pese a ello, en el seno de algunas hermandades han comenzado a deslizar tímidamente alternativas, como informó el pasado lunes El Llamador de Canal Sur Radio, que llevarían a establecer un nuevo orden a falta de un estudio mayor: las últimas serían las que tengan un recorrido de vuelta más corto (Los Estudiantes, San Esteban y Santa Cruz), con los Javieres pasando la primera, como ocurría hasta la incorporación del Cerro.

No obstante, cofradías como San Esteban no aceptarían pasar a un horario nocturno, ya que incluso con la estructura tradicional hasta 2017 esta hermandad apenas tenía problemas. Concretamente, la cofradía de la calle Águilas empeoró su situación en 2018 debido al parón al que fue sometida al salir de la Carrera Oficial en la recta que va de San Pedro a Cuna. Por ello, también hay quien comienza a ver como salida a esta situación enquistada la vuelta al modelo de 2017.

El Ayuntamiento, en el caso de que se le presentara esta opción, no pondría ningún problema ya que el Martes Santo tradicional «cumple también los requisitos de seguridad si hay voluntad de cumplir los horarios», ya que cualquier «accidente» que pueda ocurrir como la rotura de un varal, afectaría igual que en cualquier otra jornada de la Semana Santa. Y, en este sentido, estas fuentes recuerdan que el día más problemático es el Domingo de Ramos, seguido de la Madrugada. De esta forma, las autoridades públicas darían su plácet al modelo de 2017 «si es lo que quieren las hermandades».

Cabe recordar que el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, fue claro al respecto al valorar el año pasado el Martes Santo a la inversa: «Cada día por libre, como que no», respetando lo aprobado por el Consejo el año pasado pero abogando por la uniformidad de la Semana Santa.

¿Baculazo?

Por su parte, ante la posibilidad de que acabe imponiéndose el plan propuesto por el Consejo de Cofradías para 2019, en el Arzobispado lo tienen claro: «El vicario general siempre firma lo que le presenta el Consejo, en todos los días de la Semana Santa. Siempre ha sido así», indica el delegado de Hermandades de la Archidiócesis, Marcelino Manzano, que aclara que «si ahora quieren llamarle a eso baculazo, pues llevamos años y años de baculazos en cada Cabildo de Toma de Horas».

 

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla