La Macarena en la calle Jesús de las Tres Caídas / MJ LÓPEZ OLMEDO
La Macarena en la calle Jesús de las Tres Caídas / MJ LÓPEZ OLMEDO

SEGURIDAD EN LA SEMANA SANTA DE 2019

El Ayuntamiento permitirá a los bares abrir de nuevo en la Madrugada

La escasa afluencia del año pasado y la localización por parte de los expertos de los puntos conflictivos motivan la rectificación municipal

Por  1:14 h.

El Ayuntamiento suavizará las medidas de seguridad en el Centro durante la próxima Semana Santa. Y la primera consecuencia de esa decisión será que los bares podrán abrir de nuevo durante la Madrugada. Es decir, se levantará la llamada «ley seca» cofrade y se permitirá la actividad de la hostelería en los alrededores de la Carrera Oficial, algo que se prohibió en la pasada edición porque se detectó que los puntos de venta de alcohol eran los más conflictivos. Sin embargo, tras el desarrollo del sistema de videovigilancia que comenzó a implantarse en la pasada Cuaresma, los responsables de Seguridad del Ayuntamiento han decidido matizar esas medidas de control. Para ello ha sido clave la información obtenida gracias a este dispositivo en las últimas salidas extraordinarias, fundamentalmente la de la Esperanza de Triana, que ha sido la que más público ha congregado. Tras analizar los datos de las cámaras y de las balizas de información a los teléfonos móviles, los responsables del Cecop han concluido que la venta de alcohol sólo es problemática en zonas muy concretas que ya están plenamente identificadas.

Esta medida ha sido la más polémica de cuantas se han llevado a cabo en 2018 porque ha provocado muchas quejas en el sector de la hostelería. La denominada «Ley Seca de la Semana Santa» se basa en la prohibición de servir copas a la calle en las zonas por los que transcurre una cofradía y en el cierre de los bares durante la noche. Todo eso se tramitó a través de un decreto sobre veladores que se distribuyó entre los hosteleros. En el documento se ordenaba la recogida de las mesas y sillas una hora antes de la llegada de la cruz de guía de una hermandad. Además, a las cuatro de la tarde había que retirar todos los veladores de las calles por las que transitaba más de una cofradía en cada jornada. Y a este decreto el Ayuntamiento añadió un absoluto celo a la hora de aplicar la ordenanza vigente para evitar beber en la calle. Todas estas medidas se mantendrán de forma muy similar en 2019, con algunos matices, salvo la del cierre de los establecimientos durante la Madrugada, ya que el Cecop entiende que con el control de los puntos conflictivos que ya están claramente identificados es suficiente. Los problemas están localizados en varias calles de Triana, en Reyes Católicos y en la zona del Arenal, sobre todo en la calle Arfe, donde se originó la pelea que, según la versión policial, provocó las avalanchas en 2017.

El Ayuntamiento optará por vallar estos puntos e incrementar la vigilancia en ellos para evitar sucesos como los acaecidos hace dos años, pero no cerrará los bares. La decisión ya ha sido abordada con los representantes de los hosteleros, con quienes se han reunido en las últimas semanas el delegado de Seguridad, Juan Carlos Cabrera, y el responsable del Cecop, Rafael Pérez, con la intención de acordar medidas de manera conjunta que eviten los incidentes y permitan el paso de las cofradías con normalidad.

En el seno del propio gobierno municipal se habían producido discusiones acerca de este tema porque algunos concejales defienden que el cierre de los bares es una medida demasiado drástica. El alcalde, Juan Espadas, defendió la postura de Cabrera, que optó por la solución más conservadora. Pero la escasa afluencia de público ha abocado a la rectificación. La próxima Madrugada se podrá tomar café, o lo que cada cual quiera.

A la espera de una ordenanza específica

En 2017, el Pleno del Ayuntamiento aprobó la realización de una nueva ordenanza municipal específica para la Semana Santa y la Feria. Esa nueva normativa se denominaría Ordenanza de Fiestas Mayores, ya que hasta entonces sólo estaba regulada la Feria. Sin embargo, un año y medio después de aquel acuerdo plenario, la ordenanza sigue sin rematarse. La idea del gobierno municipal, que fue quien la propuso, era crear un marco normativo para la organización de la Semana Santa teniendo en cuenta las dimensiones que ha adquirido este acontecimiento que históricamente se ha regulado a través de decretos, lo que hace que cada año se modifiquen muchas medidas. Con la nueva ordenanza se solucionarían los cambios de criterio o, al menos, se exigiría un consenso de todos los partidos políticos representados en el Pleno para poder llevar a cabo nuevas acciones. Pero por ahora todo sigue como estaba: decidirá el gobierno.

Alberto García Reyes

Alberto García Reyes

Alberto García Reyes

Últimas noticias deAlberto García Reyes (Ver todo)