El hermano mayor de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero / RAÚL DOBLADO

Cabrero pide perdón a todas las hermandades de Sevilla

El hermano mayor de la Macaren ha indicado que se pone a disposición de todas ellas para seguir trabajando en comunión por la caridad a los que más lo necesitan

Por
Actualizado:

El hermano mayor de la hermandad de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero, pide disculpas a todas las hermandades de Sevilla por su intervención en la entrega de los VIII Premios de Responsabilidad Social Empresarial, en la que asegura no haber sabido transmitir adecuadamente su mensaje para animar a más corporaciones a sumarse a la iniciativa del guiso solidario promovido por la Asociación de Hosteleros de Sevilla.

En este sentido, reconoce que viendo el vídeo de su intervención, y sin haber estado presente en el acto en que se producen, entiende que se hayan interpretado sus palabras como una recriminación a las hermandades en general en lugar de una invitación a participar en esta actividad del guiso solidario. En su descargo aclara que sus palabras enlazan con la intervención del presidente de los hosteleros de Sevilla, de ahí que su exhortación, contextualizada, se enmarcara en una llamada a que más hermandades se sumaran para elevar el porcentaje de participación actual.

El hermano mayor ha trasladado al presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla sus disculpas para que las haga extensivas a todos los hermanos mayores de la ciudad. Remarca que en ningún momento se le ocurriría dar lecciones ni criticar la caridad de otras hermandades, labor que conoce a la perfección al haber desempeñado el cargo de consiliario de asistencia social de la hermandad de la Macarena y, por tanto, haber estado en contacto y colaborando con sus homólogos de otras corporaciones.

Si alguien ha interpretado esta llamada como una crítica premeditada, el hermano mayor indica que nada más lejos de su intención disculpándose por no haber sabido transmitirla como tal; desea borrar cualquier sombra de duda sobre su elevado concepto de las obras de caridad en todas las hermandades de Sevilla. El trabajo en caridad y asistencia social es encomiable, reconociendo el compromiso ejemplar de todas y cada una de las hermandades en la medida de sus posibilidades. A este respecto, es sabedor del enorme esfuerzo que todas las hermandades realizan, tanto de penitencia como de gloria y sacramentales, sin excepción.

Reconoce que como hermano mayor de la hermandad de la Macarena jamás se dirigiría a otras hermandades con una actitud arrogante, tan en contra del cargo que ostenta y de su propio carácter personal; de ahí que considere necesario disculparse también antes sus hermanos de la Macarena. Muy al contrario, asegura que solo concibe el desempeño de su cargo desde una actitud de humildad, servicio y comunión fraterna con el resto de hermanos mayores y hermandades de Sevilla.

El hermano mayor concluye reiterando sus disculpas a las hermandades de Sevilla y a los hermanos de la Macarena con la esperanza de que sus explicaciones aclaren este desagradable malentendido y se pone a disposición de todas ellas para seguir trabajando en comunión por la caridad y a favor de los más pobres y excluidos de nuestra sociedad.