Cara y cruz en el día de María Auxiliadora

María Auxiliadora de Triana no pudo salir, mientras que Nervión pudo salir con total normalidad

Por  0:45 h.

El día de María Auxiliadora estuvo marcado por la lluvia. Cara y cruz para las dos procesiones que tenían que celebrarse en este 24 de mayo en Triana y Nervión. La primera tuvo que suspender la salida, mientras que la segunda pudo salir media hora más tarde a lo previsto.

Cerca de las seis de la tarde, apareció la lluvia. En Triana, había esperanza y ganas de salir. En el interior del colegio se formaba la procesión, una de las que cuenta con un mayor cortejo de todas las Glorias. Los niños, en el patio del colegio gritaban «queremos salir, queremos salir». Una ilusión que no pudo llevarse a cabo, tras esperar una hora.

El tiempo no acompañaba, tampoco las obras en la zona de Rodrigo de Triana y sobre todo, que las carretas apresuraban el regreso a casa y ambas hubiesen producido un tapón en el arrabal. No pudo ser, pero eso no impidió que fuese un día grande en los Salesianos. La iglesia permaneció abierta para admirar a la «Sentaita» y a San Juan Bosco.

En Nervión, retrasaron la salida en media hora. También había ganas de salir y lo pudieron hacer. La primera decisión fue recortar el itinerario, pero cuando los partes daban mejoría, decidieron efectuar el recorrido previsto.

Un día familiar, donde los antiguos alumnos regresan para compartir un rato con compañeros y profesores. Hecho que en este viernes volverá a repetirse en San Vicente y mañana sábado desde la basílica de María Auxiliadora de la Trinidad.

María Auxiliadora de Nervión / M. J. RODRÍGUEZ RECHI