La Virgen del Prado / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Carrasquilla culmina la restauración de la Virgen del Prado del Porvenir

La imagen saldrá en procesión el próximo 26 de mayo

Por  0:10 h.

El pasado jueves, la Virgen del Prado del Porvenir regresaba a la parroquia de San Sebastián después de acometerse una restauración por parte de Enrique Gutiérrez Carrasquilla. La titular de la hermandad de la Paz, imagen que preside este templo, ha permanecido retirada el culto en torno a tres meses.

La intervención ha estado basada en una limpieza generalizada y en una retirada de repintes que mantiene sobre su policromía. También «se resanarán algunas grietas superficiales y una fijación generalizada de la policromía ejecutada al óleo en las carnaduras y con la técnica del estofado sobre oro de ley en los ropajes», ha comentado el restaurador.

Durante el domingo de Pentecostés, la talla permaneció expuesta en besamanos en el altar mayor, mientras que el próximo sábado, 26 de mayo, la Virgen recorrerá las calles de su barrio. Hasta el jueves, 24 de mayo, los hermanos que quieran participan en la procesión puede retirar su papeleta de sitio en la casa de hermandad, de 19:30 a 21:30 horas.

La Virgen del Prado / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Entre Vázquez «El Viejo» y Jerónimo Hernández

De autor desconocido, la Virgen del Prado está atribuida a Jerónimo Hernández, nacido en Ávila en 1540, pero que pasó a ser uno de los creadores de la escuela escultórica de Sevilla, en donde murió en 1586. Asimismo también existen expertos que la acercan a Juan Bautista Vázquez “El Viejo”, maestro del propio Hernández.

Datada entre 1577 y 1578, presenta a la Virgen y con el Niño en uno de sus brazos, mientras en la otra mano sostiene una pera, por lo que también se le conocía popularmente como la Virgen de la Pera. Es una imagen de calidad artística suficiente como para ser considerada «un buen ejemplo de la escultura manierista de finales del siglo XVI en Sevilla».

El artista muestra en esta imagen «su maestría en la caída de los paños, que están tallados con enorme naturalidad, incrementando el despliegue de los mantos de la escuela sevillana de escultura. Con su movimiento en la descripción de la figura, se acerca a lo que va a ser una característica en la escuela del barroco sevillano», comenta Carrasqilla.

La que fuera patrona de los hortelanos y de los vendedores de fruta de aquella zona de Sevilla, volvió a procesionar en 2007 por las calles del Porvenir.