El Cristo de la Salud de San Bernardo por la calle Ancha / J. M. SERRANO

HISTORIA

«El clasicismo de San Bernardo refuerza la identidad de barrio»

El historiador Manuel Jesús Roldán analizó el contexto histórico que vivía la ciudad en 1669 y el antropólogo Mariano López Montes desgranó las claves de uno de los barrios más populares de Sevilla

Por  0:10 h.

Fue una de las reflexiones extraídas en la conferencia celebrada con motivo del 350 aniversario de la hechura del Cristo de la Salud, donde la hermandad de San Bernardo, entre los actos preparados para su conmemoración, organizó una mesa redonda en la que intervinieron el antropólogo Mariano López Montes; el historiador Manuel Jesús Roldán y Carlos García Lara, director de Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla. La mesa ha estado moderada por el periodista Francisco Robles.

Manuel Jesús Roldán situó el contexto histórico de la ciudad en 1669, fecha de la talla de la imagen del Cristo de la Salud. Para ello destacó varios aspectos políticos como la independencia de Portugal. El fracaso de la política de Olivares. La definitiva separación de los reinos. Los portugueses en Sevilla, de su capilla propia a las conjeturas sobre el pasado converso de algunos apellidos portugueses.

La herencia de José de Arce y el triunfo del taller de Pedro Roldán eran los modelos a seguir en la época. Este año, 1669, el maestro realizó los relieves de la capilla de los Vizcaínos, el retablo de la Piedad que acabaría en la parroquia del Sagrario. El triunfo de Roldán como modelo de un taller que perduraría durante generaciones. Por otro lado en la pintura, Murillo realizaba las obras del Hospital de la Caridad. 1669 será un año donde la muerte estará presente en la vida diaria, de ahí la importancia del Hospital de la Caridad y la figura de Mañara. Manuel Jesús Roldán recordó que en esa época los destinos de la iglesia sevillana eran dirigidos por el arzobispo Ambrosio Spinola «en una situación de una diócesis rica, una ciudad convento con un patrimonio espectacular, pero en declive económico y social», señaló.

Por su parte Mariano López Montes, en su intervención agradeció a la Hermandad «el acierto  de organizar esta puesta en común con diferentes ópticas  sobre un tema en este caso su Imagen titular, desde diferentes visiones que creo que nunca deben de ser enfrentadas y excluyentes, y si complementarias pues ven una misma realidad desde diferentes puntos de vistas (Esto se llama visión Caleidoscópica de la realidad)», resaltó. Tras detenerse en explicar la importancia de la imaginería, López Montes se centró en el caso específico de San Bernardo destacando la importancia y el contenido de la dedicatoria: «Dedicado a los vecinos de la nostalgia y el sentimiento que desde siempre se han sentido y siguen siendo  parte de San Bernardo».

Los colectivos que conformaron el tejido social de la Hermandad, Mundo Taurino, fábricas y Arma de Artillería o el Parque de Bomberos, también fueron reconocidos por el antropólogo que resaltó como  «el Miércoles Santo es día grande y vuelta y recreación de unos orígenes, trasmitidos por tradición oral que se manifiesta por la idea y el sentimiento de pertenencia en nuevas generaciones. Yo soy de San Bernardo aunque no haya vivido nunca en el barrio».

Para Mariano López Montes, San Bernardo funciona como una cofradía clásica de barrio y sus hermanos y la propia Sevilla la tienen asimilada como un modelo a seguir con identidad y personalidad propia y bien definida. Esta estabilidad y poco proclive a los cambios funciona positivamente y refuerza una identidad que se ha ido sedimentando poco a poco con los años. Esto puede justificar el crecimiento y la alta participación de hermanos nazarenos casi un 47%, pues vestir la túnica o participar de una manera u otra el Miércoles Santo, renueva unos valores, identidades, sentimientos y evocación que van mucho más allá de cumplir la mera Estación de Penitencia.

Por su parte Carlos García Lara, director de Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, se centró en el papel que juega el consistorio hispalense en la organización de la Semana Santa. De esta forma, García Lara alabó la labor de coordinación que hace todos los años el CECOP, «el nivel de coordinación hoy día es fundamental. Lo que hubieran dado las cofradías hace 350 años por tener esta coordinación y un órgano como el CECOP», señaló. El Ayuntamiento, para el director de Fiestas Mayores, es un organismo vivo que se mueve con las necesidades de las hermandades y para ello no se escatima en medios tecnológicos que ayuden a una cada vez mejor organización de la Semana Mayor. En el terreno económico, Carlos García Lara destacó como la Semana Santa supone una importante inyección a la economía local, ya que genera 400 millones de euros, lo que supone el 1,40 por ciento del producto interior bruto de Sevilla. 

Francisco Javier Gómez, hermano mayor de San Bernardo, al término de la mesa resaltó la importancia de la efemérides, «el Cristo de la Salud no sólo está ligado íntimamente a los hermanos y vecinos del barrio, sino que también es uno de los crucificados que más devoción despierta entre los sevillanos». Para Gómez, «a los hermanos de San Bernardo le gusta ver al Cristo de la Salud, como un crucificado dormido y no muerto. La dulzura de sus rasgos te llevan a la meditación y al rezo», dijo. Para el Hermano Mayor, esta mesa ha supuesto un conocimiento histórico y antropológico más profundo del momento en el que se talló y lo que representa en la actualidad.

Mariano López Montes, Francisco Robles, Javier Gómez. Manuel Jesús Roldán y Carlos García Lara en San Bernardo / MANUEL DE MEDIOS

El Cristo de la Salud es una obra atribuida al artista sevillano Andrés Cansino, se encargó para presidir el Oratorio de la Santa y Venerable Escuela de Cristo, ubicada en la Calle de los Colcheros, hoy en día Tetuán.

Redacción

Redacción

Redacción

Últimas noticias deRedacción (Ver todo)