UTRERA

Consolación de Utrera se prepara para recibir a miles de peregrinos

La noche del 7 al 8 de septiembre toda la comarca mirará hacia la Virgen de Consolación

Por  0:01 h.

La Feria de Utrera alcanza su punto álgido en la noche del 7 al 8 de septiembre, momento en el que miles de peregrinos procedentes de la localidades del entorno llegan caminando al santuario de Consolación para rezarle a la patrona de Utrera. El grupo más numeroso llegará como es tradicional desde la localidad de Los Palacios, destacando también los peregrinos que parten desde Mairena del Alcor, Los Molares o Trajano.

Una riada de personas tomará el recién reestrenado paseo de Consolación para llegar hasta el santuario, que durante toda la noche será escenario de emotivos momentos. Desde la localidad de Los Molares partirá a las 4.30 horas una de las peregrinaciones más tradicionales, que participará en una eucaristía en el templo utrerano a las 7.00 horas, sin lugar a dudas una de las misas más multitudinarias de toda la jornada.

A las 21.15 horas, partirá un numeroso grupo de palaciegos desde la parroquia del Buen Pastor, que transitarán por la carretera que une ambos municipios, que precisamente permanecerá cortada al tráfico para garantizar la seguridad de todos los peregrinos.

También llegan a Utrera peregrinos procedentes de localidades como Mairena del Alcor, Dos Hermanas o Alcalá de Guadaíra, mientras que también este año la pedanía utrerana de Trajano ha organizado una peregrinación, estrenando un simpecado dedicado a la patrona de Utrera. La salida está prevista a las 00.00 horas desde el castillo conocido como de «Diego Corrientes». Este grupo de peregrinos caminará por la carretera de Las Alcantarillas, para llegar al santuario en torno a las 4.30 horas, donde asistirán a una misa y a la bendición del simpecado.

Una noche, la del 7 al 8 de septiembre, en la que toda la comarca muestra su devoción a la Virgen de Consolación, una advocación que en su día saltó incluso al otro lado del Océano Atlántico, para convertirse en un elemento fundamental de muchos pueblos americanos.