CORONACIÓN EN LOS NEGRITOS

Así te hemos contado la coronación de la Virgen de los Negritos

Sigue minuto a minuto todo lo que acontece en la coronación de la Virgen de los Ángeles de los Negritos

Por  0:25 h.

Los Negritos ya tiene a la Virgen de los Ángeles coronada. Tras la solemne misa pontifical celebrada en la mañana de este sábado 18 de mayo, la corporación regresará en salida extraordinaria hasta su capilla. A las 17:15 horas saldrá la cruz de guía por la puerta de palos. Todo ello tras el histórico traslado de este viernes a la hasta la Seo hispalense. Este acto, que tiene rango pontificio, tuvo su pistoletazo de salida desde la parroquia de San Roque, donde partió hasta la Seo hispalense recorriendo algunas de las calles más históricas del centro de la ciudad. Pasión en Sevilla te contará en directo todo el regreso triunfal de esta coronación. Sigue en directo, minuto a minuto, a través de fotos, crónicas, galerías, vídeos, situación y el recopilatorio de los momentos más destacados de este acto extraordinario de la Virgen de los Ángeles, día histórico para los hermanos de esta corporación más de seis veces centenaria.

El 18 de mayo será coronada en la Catedral la Virgen de los Ángeles de los Negritos. Con rango pontificio, algo que no sucedía desde 1984 con la Esperanza de Triana, se vivirá este acto central que dará comienzo a las 11 horas en el altar del Jubileo, presidido por el Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina. Tras la celebración del triduo y besamaanos extraordinario desde el día 13, con el rosario vespertino y traslado a la parroquia de San Roque, hasta el 16 de mayo; la imagen partirá en la tarde del 17 a la Catedral. Ese día, la Virgen de los Ángeles de los Negritos estará acompañada, al igual que a la vuelta, por la música de la banda de las Nieves de Olivares. En la tarde del 17 de mayo, la dolorosa saldrá a partir de las 19:00 horas desde la parroquia de San Roque -hecho que no sucedía desde hace más de medio siglo-, discurriendo por el siguiente itinerario: Plaza de Carmen Benítez, Recaredo, San Esteban (19:35 horas), Plaza de Pilatos, convento Santa María de Jesús (19:55 horas), Jesús de las Tres Caídas, Plaza de la Pescadería (20:35 horas), Cuesta del Rosario, Francos, Placentines, Argote de Molina (21:25 horas), Alemanes, Cardenal Amigo Vallejo, Plaza Virgen de los Reyes, y entrada en la Catedral por la Puerta de Palos a las 22:50 horas. En San Esteban, el convento de Santa María de Jesús y en San Isidoro se vivirán algunos de los momentos más destacados de este traslado de ida. Al día siguiente, el 18 de mayo, y tras ser coronada, comenzará el traslado de vuelta a las 17:15 horas. Efectuará su salida por la Puerta de San Miguel, continuando por la Avenida de la Constitución, Fray Ceferino González, Plaza del Triunfo (17:45 horas), Plaza Virgen de los Reyes (18:30 horas), Cardenal Amigo Vallejo, Alemanes, Hernando Colón, Plaza de San Francisco, Plaza Nueva – Ayuntamiento (19:30 horas), Tetuán, Jovellanos, Sierpes, Sagasta, Plaza del Salvador (21:00 horas), Villegas, Cuesta del Rosario, Plaza de la Pescadería, Ángel María Camacho, Plaza de la Alfalfa (22:15 horas), Odreros, Boteros, Salés y Ferré, Plaza del Cristo de Burgos (22:40 horas), Dormitorio, Alhóndiga, Plaza de San Leandro (23:00 horas), Cardenal Cervantes, Santiago (23:30 horas), Muro de los Navarros, Guadalupe, Recaredo y entrada a las 1:00 horas. Los momentos más emocionantes se vivirán junto al monumento de la Inmaculada en la Plaza del Triunfo, donde se rezará por el primer hermano de esta histórica hermandad; el Ayuntamiento, donde será recibida por la corporación municipal, por el convento de San Leandro y por Santiago, donde será recibida por el Beso de Judas.

El palio y la corona más original de Andalucía

Es una de las más destacadas de la Semana Santa; tanto por su diseño, por su color, su realización y su conjunto. La presea ha sido enriquecida con 1.184 piedras preciosas donadas todas por los hermanos de la corporación. Los trabajos han sido realizados en los talleres cordobeses de Miguel Ángel Cerezo, que ha sido el encargado de esta labor, el mismo que lo hiciera hace más de un año con la Virgen de la Victoria de las Cigarreras. La presea está enriquecida con brillantes que proceden de la ciudad belga de Amberes, mientras que las circonitas que han sido importadas desde Alemania. Esta peculiar pieza fue ejecutada por Manuel Román Seco en el año 1970, bajo diseño de Juan Miguel Sánchez. En ella se pueden apreciar temas decorativos de mayor tamaño a lo habitual en estas piezas, recordando los motivos modernistas creados en el París de finales del siglo XIX. La profusión de turquesas y piedras semipreciosas de este color le da carácter a un trabajo de orfebrería que no se puede entender sino enmarcado en el conjunto de paso de Virgen «más moderno y rompedor de la Semana Santa de Andalucía», como muchos expertos en arte lo califican. Después de crear un palio, un manto y una saya que escandalizaron en los 60 al siempre conservador mundo de las cofradías, Juan Miguel Sánchez se dispuso a completar su obra diseñando una corona de estilo modernista o “art decó” para la Virgen de los Ángeles. De todo el conjunto, podría hasta ser la pieza más complicada porque remataría la visión iconográfica y el aspecto de una dolorosa del XVII que en esos momentos aún no había sufrido una transformación radical en su rostro. Era finales de los 60. El empresario hermano de los Negritos Enrique García Carnerero, es el gran benefactor de la cofradía que revolucionó en su momento la estética de la Semana Santa. Es el propietario de una fábrica de hierros y de la ferretería García y compañía en la Plaza del Pan. Gracias a él se pudo hacer el palio, el manto y la saya. Desde que en 1913 la Joyería Reyes hiciera la de la Macarena, prácticamente todas las demás beben de esa fuente. Fernando Marmolejo con las coronas de San Gonzalo y El Cristo de Burgos es una excepción pero tampoco llega a los terrenos del modernismo. Se puede decir que el único elemento de esta corriente artística europea son las mariquillas de la Macarena que compró Joselito el Gallo en una joyería parisina. Así, «El diseño de la corona- indica el historiador Gabriel Ferreras en un reportaje para la revista Pasión en Sevilla– refleja los mismos motivos que las piezas bordadas en el manto el palio y la saya como las palmas, las palmeras, las estrellas… Y también se caracteriza por el enorme simbolismo que los elementos, algunos de los cuales no han aparecido hasta el momento en piezas como esa». En efecto, el canasto de la nueva corona de la Virgen de los Ángeles está compuesto por espigas y por racimos de uvas con sus pámpanos. Estos elementos enmarcados en motivos geométricos incorporan piedras de color turquesa que le aportan una policromía diferente. Los cuatro imperiales arrancan con una cabeza de querubín se adornan con bolas de turquesa a semejanza de las cuentas de un rosario y se remata con una estilizada estrella de ocho puntas adornada con piedras de circonita. Pero el elemento más característico de la corona es la ráfaga repujada a doble cara. Esta tiene su base en una cinta o filacteria cuajada de esquemáticas flores en la que se lee la letanía «Regina Angelorum». Las letras están esmaltadas, tanto las que aparecen en la cara anterior como las de la posterior, donde aparece la expresión «Ora pro nobis». De esa cinta nace un coro de cinco querubines y después, de manera alternada, unas palmeras que terminan con los tres clavos de Cristo y una estrella plateada de 8 puntas y unos rayos biselados que rematan con la misma estrella pero en este caso dorada. En el centro de las 22 estrellas que marcan el perímetro de la corona aparece una cruz con rayos adornada con cristales rojos que ahora serán sustituidos por granates. En el puente o fleje (elemento que sirve para ajustar la corona a la Virgen) se puede leer la inscripción: «Corona de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hermandad de Los Negritos costeadas por sus hermanos y devotos. Proyecto de Don Juan Miguel Sánchez Fernández realizada por Román Seco. Marzo de 1970».

La historia de la hermandad

Los Negritos es la hermandad que posee los documentos más antiguos de la Semana Santa de Sevilla. Corría el año de 1394, el 28 de enero tomó posesión como arzobispo de la sede hispalense Gonzalo de Mena y Roelas. Aún no se había iniciado la construcción de la Catedral que hoy se conoce y aún sus cimientos se asentaban sobre los de la antigua mezquita mayor de la ciudad. Durante tres años había estado vacante el trono por el gran problema de la Iglesia conocido como Cisma de Occidente. Este obispo vivió hasta 1401, cuando una de las innumerables epidemias de la época acabó con su vida en su retiro de Cantillana. Dos importantes hitos marcaron el paso del prelado por la sede sevillana: la creación del monasterio de Santa María de las Cuevas, para monjes cartujos, en la vega de Triana, y la fundación de una casa-hospital para negros desvalidos: origen de la actual hermandad de Los Negros. Se conoce que los primeros monjes cartujos llegaron a comienzos del año 1400. Aún así, se desconoce la fecha exacta de la fundación para los negros, que debió estar cerca de la antigua calzada romana que partía desde la puerta de Carmona. Era el inicio de una larga relación entre los negros, los arzobispos de la ciudad y el sector de la ciudad que se situaba en torno a la cruz del Campo: antiguo convento de San Agustín, templo de San Roque, el protector contra la peste, capilla de tradición franciscana dedicada a la Virgen de los Ángeles y Templete de la Cruz del Campo como una de las génesis de la Semana Santa. La tumba medieval de Gonzalo de Mena, hoy en la Catedral tras haber permanecido algunos siglos en la Cartuja, es testigo lejano de estos orígenes a fines del siglo XIV. Aún así, el siglo y medio largo que va desde la última década del XIV a la aprobación de la Regla de 1554 constituye lo que los historiadores denominaron como «los años oscuros» de la hermandad. El cercano convento de San Agustín, joya olvidada de la ciudad con restos ocultos entre nuevas construcciones, dio nombre al barrio en el que actualmente se asienta la hermandad y que creció extramuros de la ciudad, entre la Puerta de Carmona y el convento que acogió al Crucificado más milagroso de la ciudad, que hoy tiene una copia en San Roque. La zona se salía de los centros de poder e incluso recogía las deficiencias de la ciudad: el cercano corral del conde desaguaba en aquel sector. Por la cercana calle Amador de los Ríos pasaba el arroyo Tagarete. En un solar de esta irregular zona, junto al callejón conocido bien pronto como Conde Negro, en recuerdo de aquel Juan de Valladolid nombrado a fines del siglo XV como mayoral y juez de su etnia, comprarían los negros un espacio donde se acabaría situando la capilla de los Ángeles y que hoy es la sede de esta hermandad con más de seis siglos de historia. Fue nombrada durante un largo tiempo como capilla de la Virgen de los Reyes, ya en 1573 adquirió incluso el rango de parroquia con el nombre de San Roque, santo de gran devoción popular por su protección contra las epidemias de peste, siempre tan relacionadas con esta corporación. Cuando la parroquia se trasladada a su actual ubiación, ya en el siglo XVII, se mantendría en el tiempo la vinculación con la hermandad sacramental. Por su parte, la hermandad de los Negros se mantendría en su lugar, con ampliaciones y reformas en siglos posteriores, que tras resistir cambios en el viario, la presión urbanística, guerras y revoluciones y hasta alguna dramática inundación como las de 1942 o 1961, siguió adelante hasta la actualidad. Entre sus joyas está el crucificado de la Fundación: primer titular de esta hermandad realizado por Andrés de Ocampo en 1622. Con una edad ya avanzada el maestro escultor Ocampo ejecutó la que sería su última obra siguiendo el modelo de una obra ya realizada, el Crucificado destinado a Honduras que hoy se conoce como Señor de Salamé. Un Cristo de otros tiempos, de marcada rigidez y profunda austeridad, con elementos estéticos que llevan al Crucificado de la capilla bautismal de Santa Ana en Triana. Otra prueba de siglos. Collación de San Roque, Triana y Comayagua en Honduras. Tres ubicaciones para contemplar la imagen del Crucificado más cercano a la rigidez de un cadáver. Una hermandad anclada en la historia de siglos de esta ciudad que ha conocido desde la peste y la pobreza, pasando por los Siglos de Oro de la Capital del Mundo, ríos ya desparecidos que pasaban su feligresía y hasta el diseño más moderno y contemporáneo aplicado a una cofradía de la Semana Santa. Los Negritos está de celebración.