Carlos García Lara, Francisco Vélez, Juan Carlos Cabrera y Alejandro Marchena, en la visita a los palcos

El dinero de las cofradías

Cronología de cómo se gestó el asunto del IVA de la Carrera Oficial

El Consejo elevó una consulta a la Conferencia Episcopal tras el requerimiento de Hacienda, que dio una recomendación: repercutirlo y después reclamarlo

Por
Actualizado:

El Consejo de Cofradías actuó siguiendo las directrices de la Conferencia Episcopal tras recibir la notificación de Hacienda. El asunto del IVA de la Carrera Oficial lleva coleando desde que saltó el 2 de diciembre y se ha mezclado de forma errónea con otro asunto que nada tiene que ver como es el de la devolución del dinero de las sillas tras la suspensión de la Semana Santa y con el concepto de espectáculo público.

Aquel 2 de diciembre, el presidente del Consejo, Francisco Vélez, recibió una carta de la Delegación de la Agencia Tributaria en Sevilla en la que se exponía lo siguiente: «Con la finalidad de mejorar el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, se le remite, para su conocimiento, la consulta vinculante de la Dirección General de Tributos, V3622-16, referente al Impuesto sobre el Valor Añadido, al entender que dada la semejanza de parte de la actividad de la entidad consultante, la referente a la cesión de uso de las tribunas instaladas en la vía pública los días en que hay procesiones, con la que esa institución desarrolla, la misma puede serle de aplicación». Es decir, Hacienda desvincula la Semana Santa de la ley de espectáculos públicos e insta al Consejo de Sevilla —y al resto de consejos de España— a repercutir el IVA aduciendo que se trata de una actividad económica por la ocupación de la vía pública por la que se pagan las tasas oportunas al Ayuntamiento.

Vélez, nada más recibir el escrito, elevó una consulta a la Conferencia Episcopal Española. En concreto, al presidente del Consejo Asesor Fiscal, Fernando Jiménez Barriocanal, cuya respuesta fue que había que repercutirlo para luego reclamarlo por la vía judicial, con la experiencia de cómo actúa Hacienda y que es «primero se cobra y después de discute».

Tras esto, se reunieron en Sevilla los presidentes y tesoreros de las distintas agrupaciones de cofradías de Andalucía para establecer una medida de actuación común. Entre ellos, se encuentra un abogado experto en legislación fiscal, como es el presidente de la Agrupación de Cofradías de Málaga, Pablo Atencia, que recomendó también esa estrategia. Todos unidos entendieron que ya quedó juzgado que la Semana Santa no era un espectáculo público, como así lo aclara la ley por la que se ha desestimado la reciente denuncia de Facua. Sin embargo, lo que Hacienda reclamaba era el pago del impuesto por la generación de una actividad independientemente de su consideración como evento religioso.

Y así actuaron. La mayoría de los consejos repercutieron el IVA a sus abonados para evitar un coste superior en el futuro porque, llegado el caso, el expediente de la Agencia Tributaria podría generar un perjuicio superior por la obligación del pago principal, de los intereses de demora y de las costas del juicio. Aplicaron, de esta forma, el criterio de prudencia para evitar males mayores a la institución y a las hermandades.

Ahora, el Consejo de Cofradías de Sevilla reclama a Hacienda el reintegro de esas cantidades al considerar que la resolución del 2 de diciembre era cosa juzgada hace años, cuando se evitó no sólo el pago del IVA de aquel año, sino de los anteriores, lo que hubiera supuesto una ruina económica para las cofradías.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla