HERRERA

El cura de Herrera sale en procesión llamando a misa en pleno estado de alarma

Detrás iba el monaguillo tocando una campana, y siete vecinas mayores

Por
Actualizado:

La alarma ha saltado este domingo en Herrera cuando el cura de la localidad ha salido a primera hora de la mañana con la custodia en la mano llamando a los vecinos para asistir a misa en pleno estado de alerta por contagio de coronavirus. Detrás iba el monaguillo tocando una campana, y siete vecinas mayores.

Un vecino ha grabado un vídeo en el que se ve al párroco de la iglesia Santiago El Mayor, Pablo Peña Vicens, en procesión por las calles de la localidad, con varios fieles detrás. De inmediato, el vídeo ha llegado al alcalde de la localidad, Jorge Muriel, que, a su vez, ha alertado a la Policía Local para que lo retuvieran y llevaran de vuelta a la iglesia.

Los agentes de la Policía Local, alertados por la situación, han localizado al párroco, monaguillo y acompañantes junto a la Residencia de Mayores, en la periferia de la localidad, y después de advertirle de que no podía salir nadie a la calle, lo ha acompañado hasta la Ermita de la Inmaculada Concepción, y ha mandado a sus casa a todas las vecinas que hacían con él el recorrido por el pueblo. «Se le ha advertido que como vuelva a incurrir en un hecho de este tipo y no actúe conforme a la ley, será sancionado», asegura Muriel.

«Todo el pueblo ha respetado el estado de alarma decretado por el Gobierno, los bares cerraron incluso antes de que el presidente lo hiciera público, todo los vecinos están confinados en su casa y el cura sale a la calle llamando a misa», cuenta el alcalde. «No sabemos por qué lo ha hecho porque no es algo habitual, a los agentes les ha dicho que pretendía ayudar».

Los vecinos de Herrera han criticado la actuación del cura por las redes sociales, con capturas de pantalla del vídeo y denunciando que la actuación de «la autoridad eclesiástica del pueblo denota irresponsabilidad», ya que se trata de una persona que «ostenta una representación tan importante», por lo que, dicen, «debe ser un ejemplo a seguir y el primero en acatar las normas».

El alcalde espera que todo quede en una anécdota y que el pueblo siga las indicaciones que el Ayuntamiento de Herrera transmite por todos los canales posibles de comunicación.