La Virgen de la Sede al comienzo del TAC / A. H.

LEBRIJA

Diagnostican con un TAC el estado de una Virgen del siglo XIV

La talla de la Virgen de la Sede prácticamente no ha sido modificada desde que se esculpió

Por  0:01 h.

Las técnicas más novedosas utilizadas para el diagnóstico de enfermedades, como la tomografía axial computerizada (TAC), siempre que no sean destructivas, también pueden ser usadas para trabajos relacionados con el arte y la restauración del patrimonio escultórico o pictórico. Una de las joyas del Monasterio de la Purísima Concepción de Lebrija ha sido sometida al TAC de un centro médico. Se trata de la imagen de madera policromada del siglo XIV titulada «Virgen de la Sede», también conocida como «Virgen del Refectorio».

La principal importancia de la talla radica en que prácticamente no ha sido modificada, conservándose casi como se esculpió, lo que la convierte en uno de los escasos ejemplos que aún perviven en Andalucía. Las imágenes medievales que tanta difusión tuvieron en la época de la conquista cristiana presentan, por regla general, gran cantidad de modificaciones y restauraciones, «siendo esta de Lebrija una imagen que mantiene gran parte de su estética original, lo que la convierte en una excelente fuente de información de la escultura mariana del Reino de Sevilla y de la imaginería en época medieval», aseguran los técnicos restauradores. El proyecto de investigación está siendo realizado por David Triguero Berjano, conservador y restaurador de Bienes Culturales, y José María Calderón Llamas, historiador del Arte.

La prueba se ha llevado a cabo con objeto de elaborar un informe diagnóstico que apoyará la propuesta de intervención a realizar sobre la talla para su proceso de conservación y restauración con motivo del quinto centenario de la fundación del convento lebrijano de las madres concepcionistas que se conmemora este año. Según el equipo de investigación, «mediante esta técnica es posible conocer con mayor precisión factores determinantes para poder afrontar una intervención de conservación y restauración de la misma con el fin de corregir los daños que presenta y realizar un completo estudio de investigación de la imagen». Estos factores tienen que ver con la composición estructural y material de la obra, y con su estado de conservación. En el caso de la Virgen de la Sede, la estructura de la talla no presenta problemas, al contrario que la policromía donde se observa un deterioro evidente.

La Virgen de la Sede o del Refectorio es una talla sedente fechada entre los siglos XIV y XV, de tamaño menor al natural y realizada en madera policromada. Es una imagen bastante desconocida, ya que se encuentra en la clausura del monasterio. La talla es anterior a la fundación del convento. No se sabe con exactitud su origen, pudiendo estar en la ermita antes de la fundación o proceder de otros monasterios exclaustrados, como ocurre con otras obras pertenecientes a la colección que custodia este monasterio de Lebrija, que llegaron del convento de San Juan de la Palma y el de Santas Patronas, ambos de Sevilla, y del convento de la Encarnación de Arcos de la Frontera.

La Virgen se sienta sobre un sitial cuadrado y sus pies apoyan sobre un escalón semicircular. Viste una saya de escote redondo cerrado acoplado al cuello, mangas ajustadas y un cinturón ceñido. Lleva sobre la saya un manto que cubre la pierna derecha, dejando al descubierto la izquierda, y un manto superpuesto que fue añadido en el siglo XVIII. La imagen del niño Jesús se mantiene de pie sobre la rodilla izquierda de su madre. Viste una túnica de escote redondo semejante al de la Virgen. Con la mano izquierda sostiene una esfera y parece bendecir con la derecha.