El Cachorro cruza el puente de Triana sobre un mar de paraguas en un Viernes Santo de lluvia / PEPE ORTEGA
El Cachorro cruza el puente de Triana sobre un mar de paraguas en un Viernes Santo de lluvia / PEPE ORTEGA

¿Qué dicen las cabañuelas del tiempo para la Semana Santa de Sevilla de 2019?

Se trata de un antiguo método de predicción meteorológica no científico que se realiza cada mes de agosto

Por  10:40 h.

Más allá de las polémicas que cada año se despiertan en las redes sociales acerca de la poca fiabilidad de las cabañuelas, ya se ha analizado mediante este antiguo método cómo podría ser la predicción meteorológica para la temporada 2018-2019.  Alfonso Cuenca, del centro de interpretación, las ha hecho públicas una vez ha terminado con este proceso que se realiza durante gran parte del mes de agosto.

No es una ciencia exacta, pero para los agricultores resulta determinante para el periodo de siembra. No obstante, no existe un método infalible a día de hoy que indique cómo se comportará la climatología.

La Semana Santa de 2019 estará comprendida entre el 12 de abril -con las hermandades de vísperas- y el 21 de abril, que será Domingo de Resurrección. Asimismo, las cabañuelas estiman un año de mucha lluvia.

Para los primeros días de la Semana Santa, indica una nubosidad variable con lluvias débiles. A partir del 15 de abril de 2019, Lunes Santo, y hasta el Domingo de Resurrección este estudio indica nubosidad abundante con tormentas y lluvias generalizadas, mientras que las temperaturas oscilarían entre los 15 y 20 grados.

La primavera es una estación de inestabilidad que hasta incluso en el último instante no se sabe con certeza el tiempo que va a hacer, ya que varía constantemente. Alfonso Cuenca, del centro de interpretación de las cabañuelas, situado en la localidad jienense de Quesada, indica que «las cabañuelas nunca se equivocan, sino que el error está en la interpretación del cabañuelista». De momento este es un resumen de lo que nos espera este nuevo año hidrológico.

Según este informe pronostica que el año será de lluvias, no tantas como los agricultores necesitan, pero no habrá sequía sufrida en el campo como en épocas anteriores. Alfonso Cuenca, autor de este estudio indica que hasta los últimos días de septiembre no llegará la lluvia, por lo que podría afecta según las cabañuelas al rosario de la aurora extraordinario de la Esperanza de Triana y no a la salida extraordinaria de la Virgen de los Dolores del Cerro del Águila. Por otro lado, habrá lluvia cerrada durante los primeros días del mes de octubre, lo que podría afectar a los días claves de la coronación canónica de la Virgen de la Victoria de las Cigarreras.

Después de esas fechas no llovería más hasta el mes de diciembre, por lo que ha estimado que en noviembre habría poca lluvia, mes de la salida extraordinaria con motivo del sexto centenario fundacional de la Esperanza de Triana. El resto de las cabañuelas para el año hidrológico para el año 2018 /2019 pueden verlo en este informe realizado por Alfonso Cuenca. 

Previsión de las cabañuelas para 2018 – 2019

¿Acertaron en años anteriores?

El pasado año no acertaron, ya que indicaban que habría lluvias moderadas. Fue una Semana Santa casi plena, a excepción del Viernes de Dolores. En 2017 llegó a ser plena. En 2016 acertaron a medias, ya que el modelo indicaba lluvias moderadas entre el Viernes de Dolores y el Miércoles Santo, y una segunda mitad con nubosidad tormentosa y lluvias débiles.

En 2015 tampoco lo hicieron. Los modelos presentaban una primera mitad con nubosidad abundante y tormentosa con lluvias moderadas, y una segunda con sol y temperaturas medias-altas, cuando finalmente hubo pleno de cofradías en la calle. En 2014 pronosticaron lluvias leves y aisladas. Tan sólo llovió el Domingo de Resurrección, incluso predominaron las altas temperaturas.

Cabañuelas

Se trata de un método muy antiguo y no científico para predecir el tiempo que hará con un periodo de larga duración por delante. Popularizado en España y América, se basa en el sol, el viento, la luna, las estrellas, el arco iris, el granizo, la formas de las nubes, la mañana e incluso en los animales. Hasta la llegada de los avances tecnológicos y la profesionalización de la interpretación de la meteorología, era uno de los métodos clásicos que utilizaban, sobre todo, los hombres del campo para la cosecha. Una técnica utilizada incluso en las civilizaciones antiguas, que ya miraban al cielo durante el mes de agosto aunque los cabañuelistas lo ven un método distinto al actual.

Este estudio se hace con los veinticuatro primeros días del mes de agosto, siendo los doce primeros días (del 1 al 12), los equivalentes a los doce meses del año. Es decir, el 1 de agosto, por ejemplo, pronostica el mes de septiembre, y así consecutivamente.

Los otros doce días ocurre lo contrario. Del 13 al 24 de agosto, se realiza en orden descendente, es decir, la predicción del día 13 es el la del mes de agosto del año siguiente, seguido del día 14, que es julio y así hasta el día 24.