Santísimo Cristo de la Salud de la hermandad de La Carretería (Pepe Ortega)
Santísimo Cristo de la Salud de la hermandad de La Carretería (Pepe Ortega)

Dónde ver las cofradías del Viernes Santo

Por  16:02 h.

En la tarde del Viernes Santo son siete las hermandades de Sevilla que realizan su estación de penitencia a la Catedral.

La Carretería

No se pierdan la salida imposible de los dos portentosos pasos de esta hermandad de su capilla en la calle Real de la Carretería, especialmente el portentoso misterio. A la vuelta, busquen hueco para ver el cortejo por la plaza del Triunfo.

La Soledad

En la Plaza Nueva, a la ida, hay espacio suficiente para contemplar a la Soledad de San Buenaventura con la familia, sin agobios ni aglomeraciones. Ya de noche, por los rincones de Castelar, Molviedro o Zaragoza.

El Cachorro

En el barrio de Triana El Cachorro es un milagro. Elijan cualquier punto de la calle Castilla, San Jorge, el Altozano o el Puente. A la ida o a la vuelta. No importa, Cristo no muere, tómese su tiempo.

La O

El dorado del paso del Nazareno de la calle Castilla refulge aún más si cabe en el Altozano, cuando su barrio lo despide camino de la Catedral. Estampas de Sevilla antigua se viven también por la calle Dos de Mayo en el Arenal. A la vuelta disfrute del bellísimo palio de la Virgen de la O por Pastor y Landero.

San Isidoro

Intente apostarse a la salida, para contemplar el cortejo y la algarabía de su creciente número de acólitos menores. Sobrecogedor el silencio del discurrir de la hermandad por Cuna, y la vuelta por la Cuesta del Rosario.

Montserrat

La extrema belleza del Cristo de la Conversión pudo ser contemplada el primer lunes de Cuaresma en el viacrucis organizado por el Consejo. Aproveche hoy para disfrutar de esta imagen en el conjunto del misterio, bien antes de llegar a la Campana, o a la vuelta por Castelar, Molviedro o Zaragoza. Romanticismo puro en la noche del Viernes Santo.

La Mortaja

Apueste este año por su salida del ex convento de la Paz, en la calle Bustos Tavera. Si prefiere contemplarla a horas más tardías, la vuelta por la calle Francos o Doña María Coronel no le dejará indiferente.

Misterio de la Mortaja en su salida / VANESSA GÓMEZ

Misterio de la Mortaja en su salida en la tarde del Viernes Santo / VANESSA GÓMEZ

Las claves del día

Dónde

abcdesevilla.es. El Viernes Santo es un día muy televisivo. A los puntos fijos de conexión como la Campana, la plaza del Salvador y la Cuesta del Rosario, se unen dos emplazamientos eminentemente trianeros como la calle Adriano y la puerta de la parroquia de La O en la calle Castilla. Desde allí se retransmitirá el tránsito del Cachorro y, a continuación, la salida de la hermandad de La O.

Qué

Viacrucis. El Cristo de la Conversión de la hermandad de Montserrat presidió este año el vía crucis oficial del Consejo General de Hermandades y Cofradías del primer lunes de Cuaresma. Todo un guiño histórico hacia la hermandad por cuanto la talla de Juan de Mesa cumplirá cuatrocientos años desde que la gubiara el imaginero cordobés entre 1619 y 1620. La calidad artística de la imagen habla por sí sola, pero esta Semana Santa tendrá el añadido de haber presidido el principal culto externo de todas las hermandades sevillanas.

Cuándo

15.45. A esa hora, la cruz de guía del Cachorro echa a andar desde la basílica en la calle Castilla. En muchas ocasiones, no hace ni una hora que han completado su entrada las cofradías de capa de la madrugada del Viernes Santo, por lo que esos minutos entre las tres de la tarde y las cuatro constituyen el único rato en que no hay cofradías por la calle desde que los Negritos y las Cigarreras inauguraron el Jueves Santo. Prácticamente veinticuatro horas seguidas sin descanso que todavía tendrán continuidad hasta la entrada de La O.

Cómo

Garras en los zancos. El paso de misterio de la Carretería tiene la particularidad de que los zancos están tallados con unas garras de águila en los que terminan las patas sobre las que descansa. Es un caso único en el paso que muchos conocen como «el barco del carbón» por el color oscuro de la caoba en que fue tallado. A principios de esta década, la rehabilitación de los hermanos Caballero recuperó buena parte del color original de las hojas de acanto que conforman la canastilla del paso de misterio.

Por qué

Dieciocho ciriales. La primera vez que se contempla causa extrañeza: al paso de la Piedad de la Mortaja lo anteceden dieciocho ciriales, cifra única en los cortejos procesionales sevillanos. ¿Por qué? Porque se supone que ese es el número de luces que alumbraron el traslado de Cristo al sepulcro, que es el motivo iconográfico que interpreta la composición escultórica. Otra teoría tiene en cuenta que eran dieciocho las escribanías (antecedentes de los notarios) en que se dividió la ciudad tras la toma por el Rey Santo.