El Cristo del Dolor de las Cigarreras
El Cristo del Dolor de las Cigarreras

El Cristo del Dolor de las Cigarreras, como nunca lo hemos visto

Por  23:18 h.

Abrimos el despacho. Buscamos el interruptor de la luz. Y la encendemos. Y nos llevamos el susto. Es lo que suele pasar siempre, dicen los hermanos. Nadie se espera encontrarse de frente con este coloso sufriente junto a la mesa del hermano mayor. Un hombre que ofrece su pecho, mientras aprieta los párpados tras recibir un latigazo de el esparraguero. Es el Cristo del Dolor. Aparece escrita en su peana tal advocación. Y aquí está olvidado. Hasta ahora.

Nos remontamos a su origen. El que fuera archivero de la hermandad José Manuel López Bernal nos cuenta que uno de los artífices de la factura del Cristo es el hermano del propio escultor, Gonzalo Bilbao. El famoso pintor de las cigarreras era además amigo personal del rey Alfonso XIII, entonces hermano mayor de la hermandad. Pero también tuvo mano el canónigo Francisco Muñoz y Pabón que en aquel tiempo era teniente de hermano mayor honorario.
Al Cristo del Dolor le conocía como «King Kong» / J. J. COMAS
Así pues en abril de 1916 se bendice esta nueva talla. Una magnífica obra que, no obstante, se alejaba del concepto clásicamente barroco de las imágenes de Semana Santa. Venía a sustituir al roldanesco Cristo atado a la columna procedente del convento del Pópulo, que venía siendo titular desde 1892. Por tanto el contraste era mayúsculo.
La imagen del nuevo Cristo del Dolor se enmarca en la tendencia de la escultura de la época, heredera del espíritu de Rodin. Por su estilo y por sus dimensiones, enseguida recibió críticas. Una de las más conocidas fue una saeta en los dos sentidos: como cante y como dardo a la junta de gobierno que había encargado la obra.

«Mare mía de la Victoria

Ya comprendo tu dolor

Que te han quitao a tu hijo

Y te han puesto al pagaor»

Se refería al cajero de la fábrica de Tabaco, Ramón Anido, hombre de gran corpulencia, comparable por tanto a la imagen recién estrenada. Y hasta hubo quien, como publica la web La gubia y el Tas, le puso al Cristo el apodo de King Kong, película que hizo furor en el año 1933. Resultado de este descontento en la calle y en el seno de la hermandad fue que la imagen fuera retirada del culto en 1938. Entonces las Cigarreras vuelve a retomar el culto al Cristo de Amaro Vázquez de 1608.

En todo este tiempo, una vez adquirida la nueva talla de Bilbao, el canónigo Muñoz y Pabón, se apresura a gestionar con el Arzobispado sevillano la cesión del Cristo del Pópulo para su pueblo de Hinojos. Y lo consigue. Algunos hermanos intentaron recuperarlo para las Cigarreras en 1927 y en 1939, y surgen impedimentos que lo hacen inviable. Pero esa es otra historia…

El deterioro de la imagen se nota en la barba, la pierna o las manos / J. J. COMAS

Estado de conservación

El hermano mayor Claudio Espejo nos abre las puertas de la hermandad para que hagamos el reportaje gráfico que merece una obra de tanto mérito. Ahora mismo se conserva en el despacho del hermano mayor, que es a la vez archivo de la hermandad. El hermano mayor lo valora como «una gran talla, lo que no lo habilita para que sea procesionable. Se retiró en su momento porque no encajaba en el paso ni con el misterio que en aquel momento tenía la hermandad. Pero su valor artístico, histórico y material es innegable».

Por eso la hermandad va a proceder a la restauración de la obra a principios de julio. La imagen está muy deteriorada. Grietas y falta de policromía. Una vez restaurado se expondrá en una zona donde pueda ser admirado, aunque no está claro dónde sería exactamente. Eso sí: nunca en la capilla, puesto que la imagen no volverá a recibir culto.

Algunas fuentes apuntaban desde hace unos años a que podría presidir la capilla que la hermandad tuvo en los Terceros. El hermano mayor lo desmiente: «Lo de recuperar la capilla de los Terceros no es proyecto a corto plazo. Si alguna vez lo hemos comentado, siempre ha salido en la conversación que presida aquella capilla la talla de Amaro Vázquez, que fue la que estuvo en los Terceros durante siglos… pero no hay nada en claro sobre eso».

La restauración del Cristo de Bilbao forma parte del programa de restauración del patrimonio de la hermandad, dentro del cual fue recuperado el cuadro de Rafael Blas de la Virgen de la Victoria. Por tanto, el Cristo del Dolor volverá al esplendor de su origen, cuando salió del taller de Joaquín Bilbao para ser durante 22 años el titular de las Cigarreras.

El Cristo de Joaquín Bilbao de las Cigarreras,
al taller de Carrasquilla en los próximos días