El Cristo gótico de la Vera Cruz de Salteras, en el taller de Carrasquilla

Por  11:06 h.

El Cristo de la Vera Cruz de Salteras ha sido retirado del culto para ser sometido a una restauración en el taller de Enrique Gutiérrez Carrasquilla en Sevilla. Se trata de una imagen que es la principal devoción de la localidad, junto con la patrona, la Virgen de la Oliva, y que está datado hacia el año 1550, de autor anónimo aunque atribuido al círculo de Roque Balduque.

El crucificado, de estilo gótico, necesita una profunda limpieza en la policromía y de las pátinas que tiene de anteriores restauraciones, ya que hace 30 años de la última intervención. La imagen del siglo XVI estará en el taller durante unos seis meses, estando prevista su reposición al culto a finales de octubre o principios de noviembre. El informe del restaurador contempla las siguientes intervenciones:

Cristo de la Vera Cruz de Salteras / EGC

Cristo de la Vera Cruz de Salteras / EGC

– Estudio fotográfico con luz normal y UV.
– Desmontaje de la cruz.
– Estudio del interior de la imagen
– Fijación generalizada de estratos de preparación y policromía.
– Resane y consolidación de ensambles de ambos brazos.
– Eliminación de dedos falsos y reconstrucción de unos nuevos más acordes con los originales
– Reposición de fragmentos perdidos.
– Construcción en la cruz de un cuarto punto de apoyo que libere a los brazos de tensiones. A través de este punto se colocaría un sistema de sujeción de acero inoxidable a la altura del sudario, que elimine el efecto palanca.
– Colocación de un sistema de sujeción de la corona eliminando los clavos actuales.
– Eliminación de suciedad superficial.
– Eliminación de repintes.
– Eliminación de pátina artificial (betún de judea) recuperando el colorido real de la policromía.
– Reintegración de las lagunas de preparación.
– Reintegración cromática.
– Aplicación de protección final.
– Eliminación de oxido y aplicación de protección en los clavos de manos y pies.
– Tratamiento de consolidación y limpieza de la cruz.
– Montaje en la cruz.

Una talla peculiar

Se trata de un crucificado de una enorme calidad artística y que, sorprendentemente, no ha sufrido ningún desastre a lo largo de su historia, siempre ligada a la corporación saltereña, que se fundó en torno al Cristo, que es la talla original de la Vera Cruz de este municipio.

Si bien nunca ha sufrido ningún incidente en sus casi 500 años de historia, como tantas imágenes sufrió una intervención poco afortunada en la que le sustituyeron los brazos fijos por unos artículados para que pudiera adaptarse como Cristo yacente, tal y como relatan testigos orales de la hermandad. No obstante, en los años 40, el escultor Sebastián Santos le volvió a recuperar los brazos fijos, eliminando toda huella de la anterior bisagra.

Las dos devociones de Salteras –el Cristo de la Vera Cruz y la Virgen de la Oliva– están atribuidas curiosamente al mismo escultor: Roque Balduque.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla