Gracias a esta iniciativa muchas personas pueden entrar en contacto con el mundo de las saetas / A.F.

UTRERA

El encanto de mantener viva la esencia de la saeta

La Escuela de Saetas «Ciudad de Utrera» afronta un nuevo curso con casi cuarenta alumnos

Por  0:01 h.

La saeta tiene asegurada su supervivencia en las calles de Utrera gracias a la puesta en marcha de la escuela de saetas «Ciudad de Utrera», que ya ha echado a andar este año y que alcanza su tercera edición formando a las personas que han dado un paso adelante para mantener viva esta tradición. Una iniciativa impulsada gracias a la saetera utrerana Consolación García Segovia, cuya inconfundible voz regala emotivos momentos cada Semana Santa.

Este curso se han incorporado al proyecto catorce nuevos alumnos, lo que ha elevado el número hasta la nada despreciable cifra de 36, que reciben sus lecciones en la sede del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Utrera, que se encuentra en la plaza de la Constitución.

Hay alumnos novatos y veteranos, ya que del grupo que recibía las clases en la última edición, este año continúan 22, lo que asegura la impulsara de la escuela que «denota que el proyecto está funcionando y es bien acogido por los propios alumnos».

En cuanto al alumnado, la nota predominante es sin lugar a dudas la variedad, ya que podemos encontrar tantos hombres como mujeres. Hay adolescentes, adultos, personas de hasta setenta años e incluso este año se ha incorporado una alumna de sólo 10 años.

La formación que reciban los alumnos en esta iniciativa del Ayuntamiento de Utrera, servirá para que puedan hacer sus primeros pinitos en los diferentes actos cofrades que se celebran en la localidad a lo largo de la Cuaresma. Aquellos que se encuentren más preparados, se podrán estrenar en las calles en 2019 cantándole a las hermandades utreranas que dan vida a la Semana Santa.

«La escuela se creó para que hubiera más saeteros y no se perdiera este cante, y está dando sus frutos. Por ejemplo, en el Centro de Día de Mayores les costaba trabajo encontrar saeteros cada Lunes Santo, y ahora tienen muchos entre los que elegir», precisa Consolación García Segovia.