Estudio de Miñarro con una cámara termográfica. Soledad de San Lorenzo.

El estudio de Miñarro que mide la temperatura de las imágenes

El profesor ha utilizado cámaras termográficas para calibrar la temperatura de los pasos

Por  0:20 h.

El profesor Juan Manuel Miñarro es uno de los artistas vinculados a la Semana Santa que no cesa en su empeño por innovar y aportar al mundo cofrade. Si por todos es conocido su interés en el estudio de la Síndone y la transmisión de su reflejo a las tallas, en la pasada Semana Santa de Sevilla, Miñarro inició un estudio de las temperaturas que se registran en los pasos y como éstas pueden afectar a las imágenes. 

Tan solo ha podido realizar pruebas en dos pasos, la Trinidad y la Soledad de San Lorenzo,  por lo que todavía es pronto para sacar conclusiones. Gracias a unas cámaras termográficas que miden «radiación infrarroja. Nuestro ojo no lo percibe, pero la cámara no es ciega para esa longitud de onda. Por la intensidad de la radiación es capaz de determinar como afecta a la superficie de un objeto, en este caso, de la imagen», responde Juan Manuel Miñarro a Pasión en Sevilla.

Estudio de Miñarro con una cámara termográfica. Soledad de San Lorenzo.

Estudio de Miñarro con una cámara termográfica. Soledad de San Lorenzo.

Este estudio continuará en posteriores Semanas Santas y también en los cultos de las imágenes, en donde la candelería también es contundente. Lo de este Sábado Santo es solo el comienzo. Por ello, tampoco se pueden sacar muchas conclusiones. Teniendo en cuenta que hay que contar con la temperatura del viento, «las temperaturas no suben mucho. Si ponemos la cámara cerca de la candelería, la temperatura que ronda los 48 ó 50 grados, por lo que el rostro de la imagen está por encima de cuatro grados de la temperatura ambiente del aire. Es pronto. Lo ideal es tener una muestra de 10 ó 15 palios, porque es el tipo de paso donde más luces hay, y habrá que dividir entre palios de malla, de cajón o pasos con puntos de luz y abiertos como el de la Soledad de San Lorenzo» señala Miñarro que añade, «con esta muestra, lo que se puede observar es que el daño de la imagen es prácticamente nulo. Para que las variaciones de temperatura afecten a una imagen tiene que haber una variación de más menos 10 y que ésta sea brusca».

Para la Semana Santa de 2020, Miñarro tiene previsto incluir un puntero láser para «medir la temperatura de la superficie justa.

Estudio de Miñarro con una cámara termográfica.

Estudio de Miñarro con una cámara termográfica.

También queremos extender todo este estudio a los cultos internos, donde la no hay viento y eso puede influir ligeramente en el estudio. Mide la temperatura de la policromía de un punto cualquiera», señalaba el escultor.

Por último, el profesor Miñarro hace una reflexión: para la mejor conservación de las imágenes, es más favorable que las tallas se acostumbren a los cambios de clima y a las alteraciones para su perdurabilidad. «Mientras que no haya cambios bruscos, que es lo que realmente afecta a la imagen, hoy están sometidas a un microclima y ambiente más agresivo. A no ser que las pongamos en un museo. Y eso es malo si se les da ese regalo durante un año, para después sacarlas un día a la calle y someterlas a un cambio brusco. Una obra expuesta a cambios naturales desarrolla su propio sistema de equilibrio que la hace prácticamente como más inmune a la enfermedad», concluía Miñarro.

 

Ignacio Cáceres

Ignacio Cáceres

Ignacio Cáceres

Últimas noticias deIgnacio Cáceres (Ver todo)