AUDIOVISUAL

Evocación de un Lunes Santo en Sevilla

Por
Actualizado:

Cuando el Señor salga hoy a las calles de nuestra nostalgia con las manos atadas nos enseñará que tampoco en este encierro somos nosotros los cautivos. Cautivo sólo es él, que en su soledad irá murmurando desde el Tiro de Línea cómo va a traicionarlo Judas en la calle Santiago, donde el olivo no dejará caer esta tarde aceitunas con el vareo de las esquinas, o cómo se tendrá que enfrentar al juicio de Caifás en el Tardón, donde por primera vez la cofradía blanca de San Gonzalo será de silencio, o cómo lo llevarán al sepulcro en la plaza de San Andrés, donde está enterrado el pintor que mejor definió esta sensación de hoy, in ictu oculi, en un abrir y cerrar de ojos, o cómo van a prenderlo en el Polígono, extrarradio de la humildad, o cuánto lloverá en la tempestad de las Aguas del Arenal, donde la Virgen de Guadalupe le ha dejado su pañuelo a Luis Álvarez Duarte en el primer lunes sin él, o cómo llora sus penas por San Vicente la Virgen de los Dolores, o qué obra de arte es superior, si las que están dentro del Museo o la Virgen de las Aguas cuando pasa por su puerta… Dios Cautivo está hoy clavado en la Vera Cruz de este tiempo extraño y atado a todas las tristezas de Sevilla.