El Ministerio de Cultura saca a la luz imágenes prohibidas de los cristos de Sevilla

El Gobierno ha publicado sin permiso de las hermandades fotografías hirientes hacia el sentimiento religioso del Gran Poder, Pasión, el Cachorro, Buena Muerte o la Fundación

Por  16:32 h.

El Ministerio de Cultura ha publicado las imágenes más íntimas e hirientes de las restauraciones efectuadas por los hermanos Cruz Solís sin permiso de las hermandades. En un portal donde se pueden consultar los registros digitalizados, el Gobierno ha sacado a la luz fotografías de las intervenciones del Gran Poder, Pasión, el Cachorro, el Cristo de la Buena Muerte de los Estudiantes, el de la Fundación de los Negritos, el de la Expiración del Museo o el del Descendimiento de la Quinta Angustia. También se encuentra el informe previo a la restauración de la cabeza y las manos de la Esperanza Macarena, aunque el archivo no se muestra.

Se trata de unas imágenes en las que aparecen las principales devociones sevillanas diseccionadas, llenas de hierros, lo que ha desatado una enorme polémica dado el impacto visual que causan.

El Ministerio ha tratado estos informes que en su momento redactaron los Cruz Solís cuando afrontaron estas restauraciones como si fueran obras de arte sin el componente religioso y devocional que despiertan. Llama la atención la publicación de estas imágenes cuando el ministro, José Guirao, fue director general de Bienes Culturales en Sevilla cuando era consejero de Cultura Torres Vela. Y, por otro lado, el actual director de Bellas Artes en el Ministerio es Román Fernández Baca, quien fuera hasta el año pasado director del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico.

En una nota emitida por el Gobierno de Pedro Sánchez este lunes, se ponía en conocimiento del público en general más de 41.000 documentos generados por el Archivo del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE), entre los que se encuentran aquellos redactados tras los distintos procesos de restauración y conservación desde mediados del siglo XX.

Así, entre los primeros documentos que aparecen de forma cronológica, está el informe de los hermanos Cruz Solís cuando, en 1974, intervinieron de urgencia al Cristo de la Expiración de la hermandad del Cachorro tras el incendio que se desató en el templo y que calcinó a la Virgen del Patrocinio. Sin embargo, las imágenes más dolorosas son las que el Gobierno central ha hecho públicas sobre la restauración del Gran Poder, el Nazareno de Pasión o las del Cristo de la Fundación de los Negritos. Aparecen los cuerpos diseccionados.

La polémica está servida, toda vez que el Ejecutivo de Sánchez no ha tenido pudor alguno a la hora de sacar a la luz estos informes que, si bien en algunos casos se trata de meras obras de arte, en el caso de las imágenes religiosas causan un fuerte impacto entre quienes sienten devoción por ellas y que ABC no va a publicar para no herir la sensibilidad de los lectores por ser ofensivas contra los sentimientos religiosos.

El celo de las hermandades

El debate sobre la publicación de este tipo de fotografías viene de largo. Las hermandades siempre se han mantenido muy celosas a la hora de sacar a la luz los detalles más íntimos. El último episodio ocurrió recientemente con la Virgen de la Esperanza de la Trinidad. El IAPH colgó en su web el informe de restauración que contenía imágenes que molestaron sobre manera a la corporación, por lo que el Instituto tuvo que retirarlo.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla